España ganó en el alargue y terminó tercero en la Copa Confederaciones

Con un gol de Xabi Alonso en el segunda parte del suplementario, el equipo del Del Bosque venció 3-2 a Sudáfrica. Mphela (2) para los locales y Güiza (2) para los europeos habían marcado en el tiempo reglamentario.
El premio consuelo fue, finalmente, para España. Con mucho sufrimiento y en un partido vibrante, el equipo de Del Bosque venció por 3-2 a Sudáfrica en el alargue y se quedó con el tercer puesto de la Copa de las Confederaciones. El partido había finalizado 2-2 al término del tiempo reglamentario.

Contrariamente a lo que fue la producción española en el certamen, el partido de menor a mayor. Discreto primer tiempo con un leve predominio de la Furia Roja. Villa tuvo dos oportunidades para abrir la cuenta. En una el arquero local Khune se la sacó del ángulo. En la otra, el delantero más codiciado por los clubes más importantes de Europa falló en la puntada final. También Sudáfrica desperdició dos ocasiones. Y en ambas el protagonista fue Booth. El único jugador de raza blanca del equipo local definió en ambas acciones como lo que es: un defensor. Y fue alivio para los españoles.

La segunda parte fue diferente. Del Bosque movió el banco y sacó a dos de sus máximas estrellas: Villa y Torres. Los dos querían convertir para conseguir el Balón de Oro, premio que se le otorga al goleador del torneo. Pero el técnico los reemplazó a los 11 minutos por Güiza y David Silva. Curiosa determinación del entrenador...

A los 27, el primer grito. Tshabalala desbordó por la izquierda y envió un centro al área chica. Allí, en soledad, estaba Mphela, que no falló ante la pasividad del fondo español. ¿Merecido? No. España, hasta la apertura del marcador, había sido superior. Pero al partido le quedaba, todavía, lo mejor.

El reloj marcaba 42 minutos cuando el ingresado Güiza convirtió el empate tras un gran pase de Xabi Alonso. Y sesenta segundos después, el mismo delantero enmudeció al estadio. ¿Qué hizo? Se escapó por la derecha y envió un centro que se metió por atrás del arquero. Casi imprevistamente, los campeones de Europa, pasaban al frente. Pero... Cuando se jugaban 47, y el tercer puesto parecía que viajaba a España, el delantero Mphelan clavó un tiro libre impresionante que superó la estirada de Casillas. Entonces, fue el tiempo del alargue en un final para el infarto.

El premio para España llegó al minuto del segundo tiempo suplementario. Xabi Alonso ejecutó un tiro libre que cruzó el área y entró al arco casi pidiendo permiso. Fue, entonces, podio para los campeones de Europa, que llegaron a Sudáfrica por la gloria y se van con el premio consuelo.

Comentá la nota