España: escándalo por supuesta causa de espionaje en el Partido Popular

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid abrió una investigación tras las denuncias presentadas de una supuesta red de espionaje que vigilaba a miembros del Gobierno regional y de la Alcaldía de la capital española, gobernados ambos por el opositor Partido Popular (PP).
Según las denuncias presentadas e informaciones de prensa, las supuestas labores de espionaje las habrían realizado ex agentes al servicio de la Comunidad Autónoma de Madrid, que preside Esperanza Aguirre, una de las principales dirigentes del conservador Partido Popular.

Al frente de la Alcaldía madrileña está Alberto Ruiz Gallardón, otro destacado líder del PP, que mantiene posturas enfrentadas con Aguirre.

La fiscalía citó como testigo a Francisco Mercado, periodista del diario 'El País' autor de las informaciones que han destapado la supuesta red de espionaje.

La investigación fue abierta tras las denuncias presentadas ante la Fiscalía por el vicepresidente del Gobierno regional, Ignacio González, 'número dos' de Aguirre, y por Manuel Cobo, vicealcalde de Madrid y mano derecha de Ruiz-Gallardón, por los supuestos seguimientos de que han sido objeto.

A estas denuncias se unió la del ex consejero de Justicia del Ejecutivo madrileño Alfredo Prada, tras leer con "estupor" en el citado periódico que fue espiado en los meses previos al congreso nacional del PP, celebrado en octubre de 2008, por "ex agentes a sueldo de la Consejería de Interior", de la que es titular Francisco Granados, secretario regional del PP.

Prada, fichado en septiembre de 2008 por el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, para la dirección de esta formación política después de ser destituido por Aguirre en el Gobierno regional, ha pedido a la Fiscalía que investigue quiénes son las personas que ordenaron el espionaje del que supuestamente fue objeto.

Según las informaciones publicadas por medios madrileños, el ex inspector de Policía Marcos Peña dirigía el "servicio de espionaje".

Desde las filas del Partido Popular, la "número dos" del partido, María Dolores de Cospedal, declaró que el PP está "indignado" por los supuestos casos de espionaje en la comunidad de Madrid y afirmó que tomará "las más enérgicas medidas" en cuanto se esclarezca.

Cospedal también dijo que Rajoy le encomendó que investigue la supuesta red de espionaje.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, implicó al Ministerio del Interior de España al afirmar que la información obtenida por la red de espías no se puede tener sin la connivencia de ese departamento.

Esa insinuación fue respondida por el presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, quien instó a la dirección del PP a "mirar a quien tiene que mirar" y no al Ministerio del Interior, para aclarar la supuesta trama de espionaje en la Comunidad de Madrid, y le ha pedido que "asuma responsabilidades y tome decisiones".

Zapatero agregó que se trata de un asunto "muy serio" que exige "un poco de rigor y de seriedad" por parte del Partido Popular.

El Partido Popular con Mariano Rajoy al frente vivió meses de crisis interna después de que el pasado mes de marzo perdiera por segunda vez las elecciones generales frente al Partido Socialista de Zapatero.

El liderazgo de Rajoy fue entonces cuestionado, entre otros por Esperanza Aguirre.

El descubrimiento de la supuesta trama de espionaje coincide también con un momento de fuertes tensiones en torno a Caja Madrid, la cuarta entidad financiera de España, en la que Aguirre intenta cambiar a su presidente, Miguel Blesa.

Comentá la nota