"Esos son problemas de los argentinos"

"Esos son problemas de los argentinos"
El ex canciller y actual senador del Frente Amplio dijo que no corresponde hablar de los asuntos de Argentina. De campaña por Buenos Aires, señaló además que el conflicto por las papeleras "no es un factor que nos divida".
Tarde fría de sábado, sala repleta. Unos 200 uruguayos residentes en Buenos Aires se mezclaban con argentinos en un centro cultural del barrio de Almagro. En el ambiente sobrevolaban las polémicas declaraciones del candidato del Frente Amplio, José "Pepe" Mujica. En el libro Pepe, coloquios el ex guerrillero tupamaro vierte opiniones sobre los políticos argentinos, incluyendo a los Kirchner. A esos uruguayos el oficialismo vino a convocarlos a viajar para votar el 25 de octubre por Mujica y por dos referéndum: la anulación de la Ley de Caducidad y el Sí al voto en el exterior. El senador socialista Reinaldo Gargano dijo a Página/12 que esperaba que los dichos de su candidato no tuvieran repercusiones negativas. "Los problemas de los argentinos son de los argentinos", recalcó el ex canciller.

–Tabaré Vázquez ganó sin necesidad de ir a ballottage. Hoy se pronostica una segunda vuelta entre José Mujica y Luis Alberto Lacalle (Partido Nacional o Blanco), ¿a qué se lo atribuye?

–La cosa está más brava para los que quieren que no lleguemos al 50 más uno de los votos. La gente votó por un cambio y está demostrado que el cambio existió. Bajamos al 20 por ciento el nivel de pobreza (estaba en el 30 por ciento), se triplicó el salario mínimo, aumentó el consumo pese a la crisis. Uruguay va a crecer porque la economía funciona.

–Las polémicas declaraciones que hizo Mujica sobre el gobierno y los políticos argentinos, ¿pueden tener un efecto en la campaña?

–No quiero abrir ningún juicio personal, cada uno tiene la libertad de expresarse como desee. Espero que no tenga ninguna repercusión negativa y que, por el contrario, se refuercen los lazos con el pueblo argentino. Mujica ha dicho que venimos de la misma entraña, que somos hermanos. Habló sí, de los hechos que ocurren acá. Pero a mí no me corresponde hacerlo. Los problemas de los argentinos, que los resuelvan los argentinos.

–Eso lo dice usted...

–También Tabaré y el compañero candidato a presidente.

–¿Se ha vuelto más agresiva la campaña contra los blancos?

–Se exagera. Nadie debería sentirse agraviado. Aunque los dirigentes del Frente Amplio han dicho algunas verdades.

–¿Como cuáles?

–No las puedo decir, y menos fuera del país.

–¿Qué piensan hacer para mejorar los indicadores sociales?

–Queda mucho por hacer. Tenemos como propuesta crear 300 mil puestos de trabajo y bajar a la mitad ese 20 por ciento de pobreza que todavía hay.

–¿Qué opina sobre la Ley de Caducidad?

–Que hay que anularla. Es una ley contraria al derecho internacional y humano. Fui el que propuso el referéndum cuando se discutió en el Senado.

–¿Por qué no se derogó antes?

–Nosotros no quisimos que fuera sólo el voto de los representantes. El pueblo estaba amenazado y votó bajo el terror. Ahora le damos la posibilidad de votar bajo la libertad.

–Tabaré vetó parte de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva que podría haber sido una norma de vanguardia para la región. El partido socialista propuso ingresar un nuevo proyecto. ¿En qué momento están?

–Al mismo tiempo que Tabaré decidía vetarla, mandaba una renuncia al partido diciendo que seguía siendo socialista pero sin carné. Seguiremos instalando el tema, tal como dijo el partido.

–Usted que fue canciller en pleno conflicto con Argentina en torno a Botnia, ¿cómo ve las relaciones bilaterales?

–Las relaciones diplomáticas, comerciales y políticas entre ambos países nunca estuvieron en peligro. Yo estuve conversando constantemente con mis pares. La presidenta argentina Cristina Fernández ha dicho que no tiene que ser un factor que nos divida. Y de hecho no nos divide. Nosotros seríamos los primeros perjudicados, de haber contaminación. Los técnicos uruguayos e internacionales dicen que las plantas no contaminan.

Comentá la nota