Eskenazi será el que busque petróleo en la provincia

Luego de reiterados anuncios de busqueda del "oro negro", se firmará con YPF el primer convenio de exploración petrolera. La petrolera tiene como accionista a Eskenazi, quién además es dueño del Banco de Entre Ríos (BERSA).
El acuerdo se rubricará el 9 de febrero

Entre Ríos firmará con YPF el próximo 9 de febrero un convenio de exploración petrolera en nuestra provincia, lo que significa otro hecho histórico y del alto significado para el crecimiento y desarrollo entrerriano. Se trata del primer acuerdo que se firma en el marco del plan nacional lanzado recientemente. "Si le sumamos la industria petrolera a nuestra capacidad para producir agroalimentos, Entre Ríos sí que no tiene techo en su economía y en su desarrollo humano", resaltó el gobernador Sergio Urribarri al anunciar esta trascendente iniciativa.

"En Entre Ríos es muy probable que haya petróleo y esa es una industria poderosa con unos vectores de inversión y desarrollo tremendamente importantes. Si le sumamos industria y regalías petroleras a nuestra capacidad especializada para producir agroalimentos, Entre Ríos sí que no tiene techo en su economía y en su desarrollo humano, porque justamente el desafío es que todo eso desarrolle un círculo virtuoso que impacte positivamente en las personas y en las familias", comentó el gobernador.

De esta manera Urribarri anunciaba la firma de un convenio (el primero del plan lanzado para el país) de exploración entre la provincia de Entre Ríos con YPF en el marco de su anunciado plan de desarrollo de reservas en la Argentina que prevé una inversión por 500 millones de dólares.

Hecha la ley

En tal sentido hay que recordar que el recurso es propiedad de la provincia y Entre Ríos ya cuenta con un proyecto de ley, con media sanción, que autoriza la búsqueda del recurso hidrocarburífero y las modalidades de la explotación a través de terceros, como así también que se trata de la primera vez en la historia de la provincia que se encara una iniciativa de este tipo.

"Estamos muy entusiasmados con esta decisión de YPF de comenzar su plan de exploración nacional por la provincia de Entre Ríos y estimo que no lo harían si no pensaran que van a tener éxito", agregó el primer mandatario provincial.

Finalmente, el gobernador remarcó: "La industria petrolera debió adaptarse a nuevos estándares ambientales en todo el mundo, así que descartamos eventualmente cualquier tipo de problemas al respecto y hay decenas de ejemplos en el mundo donde zonas de producción primaria conviven perfectamente con desarrollos petroleros.

Ley de Hidrocarburos

Para acompañar esta iniciativa, el Poder Ejecutivo provincial presentó en noviembre de 2008 el proyecto de Ley de Hidrocarburos, que tiene media sanción de la Cámara de Diputados y esta para su tratamiento en la Cámara de Senadores, donde se prevé abordar el mes próximo.

El secretario de Energía, Raúl Arroyo, explicó que la ley habilitará para "llamar a exploración y eventual explotación de hidrocarburos: petróleo y gas".

Resaltó que se tienen "todos los instrumentos legales y administrativos hechos. Existen dos opciones: llamar a una licitación o realizar una asociación con YPF en el marco del Programa Nacional de Exploración de Petróleo y Gas". Por otro lado, la otra alternativa es que el plan de YPF plantea realizar la búsqueda en las zonas del país que ya están exploradas y también en las que nunca se exploraron y entre ellas está Entre Ríos con siete bloques.

El secretario subrayó que esta es una posibilidad que se adecua a la política propuesta por el gobernador Urribarri que "nos pidió que a la provincia esto no le cueste un peso" y en este caso YPF pretende asumir el costo de la exploración.

Cómo encaja el dueño del BERSA

El dueño del Banco de Entre Ríos (también de Santa Cruz, San Juan y Santa Fe) Enrique Eskenazi es hoy accionista de YPF. La operación realizada por el grupo argentino Petersen -que preside Eskenazi)- por el 14,9 por ciento de la compañía petrolera, superó los 2.200 millones de dólares, incluyó una compleja trama de préstamos, deuda y sociedades intermediarias.

El grupo argentino Petersen tomó un crédito de 71,5 millones de dólares garantizado con fondos que mantiene en el banco Credit Suisse con el objetivo de dotar de capital a una subsidiaria australiana que compró una parte de YPF.

El crédito fue otorgado por la financiera suiza Chervil Capital Invest, según documentos presentados ante las autoridades financieras de EE.UU.

Los Eskenazi compraron el 14,9% de YPF y tienen una opción para adquirir otro 10% en los próximos cinco años. Según los documentos enviados a la Securities and Exchange Commission (SEC) de EE.UU., la operación, que se realizó por un total de 2.235 millones de dólares, fue fondeada con deuda por los compradores prácticamente en su totalidad.

La transacción incluyó un crédito de Repsol por 1.015 millones de dólares y otro préstamo de 1.026 millones de dólares de un consorcio de bancos liderado por Credit Suisse. Pero ninguna empresa puede embarcarse en una operación de esta magnitud sin una base de capital razonable, según informó Clarín.

Según los primeros informes, Petersen Energía SA, una sociedad constituida en Madrid, contaba con un capital mínimo de unos 60.000 euros. Pero los informes enviados a la SEC revelan que Petersen S.A. fue capitalizada por otra subsidiaria de la familia Eskenazi en Australia, Petersen Energía PTY, en 110 millones de dólares.

¿Cómo consiguió Petersen PTY reunir ese dinero? Nuevamente con créditos, muestran los contratos, cartas y otros documentos enviados a la SEC. Chervil Capital Invest, una subsidiaria de Credit Suisse, le prestó 71,5 millones de dólares a seis años. Este crédito está garantizado "por todos los activos, valores e inversiones que en el presente o en el futuro tengan depositados en Credit Suisse, Petersen PTY, Matías Eskenazi, Enrique Eskenazi, Sebastián Eskenazi y Hazel Sylvia de Eskenazi", dice la declaración del grupo Petersen ante la SEC. Esta garantía fue ratificada en una carta que le envió a Chervil un representante de Credit Suisse, Michael Lienhardt, según el matutino.

Los documentos no especifican a cuánto ascienden los activos de Petersen y la familia Eskenazi en Credit Suisse. Pero el préstamo fue concedido a una tasa de interés baja, de 2% sobre LIBOR, un indicio de que el crédito es considerado de bajo riesgo y que cuenta con respaldo suficiente.

En comparación, el crédito de 1.026 millones de dólares que obtuvo el grupo Petersen del consorcio de bancos, lleva una tasa de interés de 5,65% por encima de la tasa LIBOR.

"Adicionalmente a estos arreglos financieros, Petersen PTY recibió de la familia Eskenazi contribuciones de capital por un total de 3.072.000 dólares", dice el informe.

Inscribir una sociedad en España de cuyo capital de 110 millones de dólares, 107 millones son préstamos, hubiera colocado a Petersen Energía SA en condición de empresa subcapitalizada, sin derecho a deducir de impuestos pagos de intereses por créditos. "Tal vez por ese motivo impositivo crearon una sociedad intermediaria en Australia", dijo un abogado especialista a ese medio.

Comentá la nota