El eseverrismo, sin resto para sumar votos, retiró su candidatura y le dejó el Concejo a la oposición

A partir de este lunes, el eseverrismo enfrenta al Concejo: ahora lo conduce el ultra-opositor Franco Cominotto. Y el oficialismo no puede frenar ordenanzas armadas contra su voluntad. Ante la derrota voto contra voto, el intendente José Eseverri le bajó a la tropa la abstención. Ernesto Cladera condujo la sesión donde ganó una alta cuota de poder.
El eseverrismo, sin resto para sumar votos, retiró su candidatura y le dejó el Concejo a la oposición

A partir de este lunes, el eseverrismo enfrenta al Concejo: ahora lo conduce el ultra-opositor Franco Cominotto (foto, atrás). Y el oficialismo no puede frenar ordenanzas armadas contra su voluntad. Ante la derrota voto contra voto, el intendente José Eseverri le bajó a la tropa la abstención. Ernesto Cladera (foto, al frente) condujo la sesión donde ganó una alta cuota de poder.>>>

------------------

Marcelo Oliván / infoeme.com

El Gobierno local comienza su etapa política más complicada, luego de que en la noche del lunes decidiera retirar su postulación a la Presidencia del Concejo y dejarle libre el camino a una alianza entre claderistas y Unión-Pro, que instaló a Franco Cominotto como presidente de cuerpo para los próximos dos años.

Tal como adelantó este Diario en la tarde del lunes, en La Plata y Buenos Aires se terminó de avalar una alianza sorpresiva entre el macrismo, los colorados de Francisco De Narváez y la Coalición Cívica para arrebatarle al eseverrismo K la conducción del órgano deliberativo de la Ciudad, el distrito más grande de la Séptima Sección.

La sesión que comenzó a las 20:00 en el HCD fue de una altísima carga política porque, realmente, hasta el momento de la votación mismo no se supo quién sería el titular. Apenas se conocía que María Irene Blanco tenía 8 votos (seis propios y dos del curismo) y que el resto había cerrado otros 8 alrededor de un candidato que iba a ser o Marcelo Urlézaga, o Sergio Milesi, o Franco Cominotto. Y con eso se quedaban con la Presidencia del recinto.

En el Salón Rivadavia hubo en la noche del lunes cerca de 350 personas, entre representantes de fuerzas vivas y dirigencia política, entre ellos el Gabinete completo encabezado por José Eseverri y el jefe de Gabinete, Héctor Vitale.

En la primera fila, de cara al ahora ex presidente del cuerpo Julio Alem, estaba en la primera fila los diez concejales electos el 28 de junio: de izquierda a derecha Ernesto Cladera, María Victoria Wright, Gonzalo Dolagaray, Adriana Capuano, Miguel Santellán, Silly Cura, Celeste Amarante, María Cecilia Conte, Julio Frías y Sergio Milesi. Detrás, los que siguen hasta 2011.

Lo primero que hizo Julio Alem (y lo último como presidente del Concejo) fue llamar a Ernesto Cladera para que asumiera como presidente por ser el edil de mayor edad de la lista ganadora.

La votación llegó rápido, una vez que los diez ingresantes juraron. Cladera asumió con un "sí, juro" al grito, de tono castrense, como una descarga al público. De allí pasó casi de inmediato a la votación.

Cedió la palabra y la pidió Ignacio Aramburu. Parecía que iba a proponer un candidato pero pidió "un cuarto intermedio para definir el tema en tratamiento", es decir, a quién postulaban para la Presidencia.

Fue el principio de la salida de cauce de toda previsión: como los concejales nuevos ya habían asumido, familiares, amigos, allegados y miembros de agrupaciones se fueron sobre las sillas a saludar efusivamente, mientras un grupo de concejales usaba los codos para juntarse en el centro del salón y tratar de sacar un último acuerdo.

El eseverrismo no propuso nada de nada. Unión-Pro y la Coalición mostraron lo que llevaban a votación (Franco Cominotto presidente, Marcelo Urlézaga vice, Carola Patané vice segunda, Mariano Ferro secretario) a unos pocos concejales que hasta ahora se abstenían: a Miguel Santellán, a Julio Alem, a Gustavo Alvarez. Ninguno cambió de decisión: se abstenían.

Vueltos a la votación, el único que pidió la palabra fue Héctor "Chacho" Cavallieri. Propuso a Cominotto para presidente y a partir de allí se repitió cuatro veces, calcada, la misma votación. Los cinco concejales de la Coalición (Ernesto Cladera, Franco Cominotto, Héctor Cavallieri, María Victoria Wright y Gonzalo Dolagaray), los dos de Unión denarvaísta (Marcelo Urlézaga y Sergio Milesi) y la de Pro (Carola Patané) a favor de lo propuesto, y los doce restantes lo mismo: abstención.

Así se consagró el formato Cominotto-Urlézaga-Patané, con Ferro secretario y una sola interrupción: la del concejal eseverrista Julio Frías, solamente para decir que "queremos decir que al contrario de lo que pasó en las cámaras nacional y provinciales donde se apoyó la presidencia de la primera minoría, acá no se respetó ese acuerdo y se va asumir la Presidencia con solamente ocho votos, con lo cual creemos que ese mandato nace muy debilitado".

Cladera dijo que tomaba nota. Pero se quedó con la presidencia a través de Cominotto, a quien deberá seguirle los pasos de cerca y darle marco donde caminar.

Comentá la nota