Sin escuelas ni hospitales

El Frente Gremial docente realizará un paro por 48 horas hoy y mañana. Udocba confirmó que cese de actividades para los mismos días. El gobierno provincial sostiene que es "inentendible" la medida de fuerza. Peligra el inicio del ciclo lectivo 2010.
A tres semanas de finalizar el ciclo lectivo 2009, la situación entre el sector docente y la administración bonaerense sigue siendo tensa y no se vislumbra una solución que permita terminar el año relativamente normal.

Desde el hoy, el Frente Gremial Docente Bonaerense (Suteba, FEB, UDA, AMET y Sadop) realizará un paro de 48 horas. Similar medida fue ratificada por la Unión de Docentes la provincia de Buenos Aires (Udocba). De ese modo, esta semana durante dos jornadas no habrá clases en las escuelas bonaerenses.

El reclamo del sector se basa en un incremento salarial y el aumento del presupuesto 2010. Desde el gobierno provincial reiteraron en varias oportunidades que este año "no habrá aumento".

En este escenario, la presidenta de la FEB, Mirta Petrocini, aseguró que el paro "va a ser contundente" y advirtió que "si el Gobierno sigue sin dar una respuesta al pedido del sector, los docentes podrían decidir no comenzar el próximo ciclo lectivo".

La titular de la Federación indicó que "las medidas asumidas por los docentes ponen de manifiesto el descontento porque el gobierno sigue ignorando nuestro reclamo".

A su vez, Petrocini sostuvo que "en el último Congreso de la institución, muchos docentes manifestaron que de continuar la negativa de las autoridades provinciales para otorgar un incremento salarial, podrían decidir no iniciar las clases en 2010".

Desde el lado del Ejecutivo bonaerense, el director general de Cultura y Educación Mario Oporto consideró "inentendible" el paro docente de 48 horas.

Oporto señaló que es exagerado convocar a un paro cuando faltan 3 semanas para finalizar el ciclo lectivo, al tiempo que indicó que "cuesta entender cuál es el logro del paro". Si bien el titular de la cartera educativa sostuvo entender el cese de actividades como una herramienta válida en un conflicto abierto, consideró que no es el caso de los docentes de la Provincia que este año recibieron aumentos salariales y no hubo atraso en los pagos. "Me parece que es una equivocación", insistió el funcionario.

Por su parte, el secretario general de Udocba, Miguel Díaz, le confirmó a Hoy el paro de 48 horas para esta jornada y la de mañana. Díaz señaló que esperaban una propuesta del gobierno, pero sostuvo que hasta el momento "no ha habido ninguna".

En ese sentido, el referente de Udocba anunció que los docentes pertenecientes al gremio van a "estar en todos los actos y reuniones donde estén los funcionarios, demostrando sus reclamos".

La tensa relación entre los distintos gremios docentes y la administración bonaerense no anuncia un fin de año escolar tranquilo. Hay quienes dicen que se tendría que dictar la conciliación obligatoria para empezar a encausar el escenario. Lo que sí es cierto es que los alumnos, en las últimas semanas, han perdido varios días de clase, y desde hace tiempo que no se cumplen los cinco días hábiles de clase.

Ante la falta de avances en el conflicto, los padres empiezan a mostrar su preocupación y empiezan a formalizar reclamos.

Huelga de médicos y profesionales de la salud

Durante la jornada de hoy los 77 hospitales bonaerenses, la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires (Cicop) iniciará un paro de 48 horas junto con los gremios estatales y el Frente Gremial Docente.

"La cerrada negativa del gobierno provincial a discutir salarios en paritarias y a recomponer los salarios de los estatales antes de finalizar el año motiva esta nueva medida de fuerza", sostiene un comunicado de Cicop.

A lo que agrega: "Las finanzas provinciales están en rojo en gran medida por la ficticia deuda que mantiene con el Estado nacional, su mayor acreedor. Mientras que en el territorio de la provincia de Buenos Aires se recauda el 41 por ciento de los impuestos coparticipables, fundamentalmente IVA y ganancias, se termina percibiendo sólo el 19 por ciento. El Gobierno nacional no puede hacerse el distraído y debe reponer los recursos necesarios para compensar semejante exacción".

Hugo Amor, titular de Cicop explicó que "no se sale de la crisis sin aumentar los salarios para sostener la actividad económica y sin invertir en políticas públicas universales (Educación, Salud, Desarrollo Humano, Viviendas y otras)".

EN FOCO

Plantear la verdadera discusión

Una vez más, millones de bonaerenses se verán perjudicados ante la imposibilidad de acceder a servicios básicos, como es la escuela pública y los hospitales. Así va creciendo un conflicto, que tiene en vilo a la sociedad y que afecta principalmente a la clase media y a los sectores populares, que no pueden abonar una prepaga ni un colegio privado no subvencionado.

Llegó el momento en que se debe poner las cartas sobre la mesa. Por un lado, los funcionarios del gobierno bonaerense deben explicar públicamente cuál es la real situación y los motivos por los cuales no se puede aumentar los salarios. Acto seguido, es indispensable que se comience a reclamar los fondos que son incautados indebidamente por el Gobierno nacional y que deberían ingresar en la Provincia. En ese sentido, los acuerdos políticos no pueden estar por encima de las necesidades de la población, y más si se tiene en cuenta que los hospitales vienen arrastrando un déficit estructural de insumos y recursos humanos, a lo que se suma el cuanto menos polémico manejo que se hace del IOMA, la principal obra social de la Provincia.

La discusión no pasa solamente por la coparticipación, sino por los cientos de millones de pesos que por ley deberían estar destinados a la Provincia que más aporta al PBI nacional y que quedan en la caja manejada discrecionalmente por los Kirchner. Esos recursos posibilitarían mejorar sensiblemente servicios como la salud y la educación, como así también aumentar salarios para hacer frente a la pérdida del poder adquisitivo causada por la inflación.

Los gremios también tienen responsabilidad en este conflicto. La actitud de dejar sistemáticamente sin clases ni atención hospitalaria a millones de bonaerenses, que nada tienen que ver con la imposibilidad de otorgar aumentos salariales, lo único que provoca es que la crisis esté siendo pagada por los que menos tienen. Cada día de clase que se pierde difícilmente pueda ser recuperado: se está poniendo en juego el futuro de una generación, en un país que tiene el 40% de su población por debajo de la línea de la pobreza.

Los gremios obviamente tienen la función de defender los intereses de los trabajadores, pero no son una isla alejada por los problemas del país: ellos también deben y pueden plantear alternativas para resolver el conflicto, y no sólo recurrir a los paros. Es más, algunos de esos sindicatos apoyaron públicamente al Gobierno nacional, y se han visto favorecidos con candidaturas, por lo que no pueden mirar para otro lado. Ellos también deben exigir lo que les corresponde a los bonaerenses y elaborar propuestas superadoras.

Comentá la nota