Más de 20 escuelas empiezan las clases en medio de refacciones

Aunque durante toda la semana pasada se trabajó contrarreloj, más de 20 escuelas primarias empezarán hoy las clases en obra. Es que a las tareas de ampliación de 14 edificios que albergarán nuevas aulas para el secundario —que arranca el próximo lunes— se sumó la reparación de 65 establecimientos dañados por la tormenta del 2 de febrero pasado. De todas formas, desde el Ministerio de Educación de la provincia aseguran que "los trabajos no impedirán el desarrollo de las clases".
Lo cierto es que en algunos edificios, alumnos y docentes estarán más cómodos que en otros. Varios tendrán restringido el uso del patio y otros deberán esperar para acceder al salón de actos o la biblioteca.

   Según explicó el director provincial de Infraestructura y Equipamiento Escolar, Alejandro De Stéfano, hay 14 escuelas primarias afectadas a la construcción de aulas para el secundario que aún están en obra. "Es que se trata de proyectos integrales de ampliación que no incluyen sólo cuatro paredes y un techo, sino galerías, baños e ingresos", indicó el funcionario, y reconoció que las tareas estarán listas "a lo sumo en dos meses".

   Así, los chicos que empiecen en los establecimientos donde funcionarán el 1º y 2º año de las escuelas medias Nº 408, 539, 519, 685, 243, 514, 360, 544, 350 y 1102 de Rosario; 516, 448 y 364 de Villa Gobernador Gálvez, y 254 de Fray Luis Beltrán convivirán durante un tiempo con andamios y albañiles.

   Sin embargo, el funcionario aclaró que "en ningún caso esto será un problema para iniciar las clases, ya que se trabajó con los docentes para ubicar a los chicos u organizar actividades alternativas mientras duren las obras".

Sobre llovido. Pero no son estas las únicas escuelas donde el comienzo de clases demandará una tarea extra. La tormenta del pasado 2 de febrero causó serios problemas en otros 65 establecimientos. Y muchos aún no terminaron de reponerse. "Hubo cosas menores como cambio de vidrios y otras más graves donde se volaron techos. El tema se tomó con prioridad pero desafortunadamente la tormenta fue muy próxima al inicio de clases", indicó el director de Infraestructura.

   La escuela de barrio Tío Rolo (de Avellaneda y Cumparsita) perdió los techos de tres aulas y si bien uno de los salones logró recuperarse, todavía falta terminar otros dos.

   En la Nº 116 (Avenida de los Trabajadores 1129) tuvieron más suerte. El meteoro rompió más de 50 vidrios de la parte superior, sin embargo se pudieron terminar todos los salones. "Todas las aulas estarán listas para el lunes —comentaron el viernes las docentes del colegio donde concurren 540 alumnos— va a faltar sólo la biblioteca donde las aberturas son muy viejas y hubo que arreglarlas. Pero mientras no llueva no va a haber problemas".

   Por la Escuela Nº 1.257 del barrio Las Flores, donde asisten 900 chicos, el panorama no era tan alentador. "Se volaron techos y rompieron vidrios de varias aulas. Además falta trabajar en los espacios abiertos. Vamos a ver como empezamos", rezongaban sus directivos el viernes pasado.

   No obstante, según indicó De Stéfano, en todas las escuelas podrán volver los chicos a clase. "Será por ahí un poco incómodo —reconoció— pero no será imposible organizarse".

Comentá la nota