Más escuelas sin clases en Tartagal por decisión de los padres.

Los padres de la escuela Coronel Vicente Uriburu, uno de los establecimientos en los que había familias evacuadas tras el alud que el 9 de febrero pasado azotó Tartagal, decidieron firmar un acta por la cual informaron que no mandarán a sus hijos hasta el 30 de marzo, día que se hará una nueva reunión con las autoridades educativas de la zona para decidir si los chicos van o no a clases, dependiendo del estado de la escuela.
Así lo informaron ayer Videotar y Tartagal Noticias, medios ante los cuales los padres se manifestaron en contra de que sus hijos fueran a clases por las condiciones que presentaba la escuela Uriburu en la que hay agua estancada, colapso de las cloacas, ropa donada tirada en un aula, y algunas secciones en construcción.

El peligro que más asusta a los padres es que sus hijos puedan contraer dengue dado que por las imágenes que mostraron medios de la localidad norteña, muchos de los lugares son los que generan condiciones favorables para que haya un criadero de mosquitos transmisores de la enfermedad.

Ya son al menos cuatro escuelas las que no dan clases porque los padres decidieron no enviar a sus hijos. Según se informó, para hoy está prevista una reunión entre padres de los colegios privados de Tartagal y el ministro de Educación, Leopoldo Van Cauwlaert. Uno de los puntos que se discutirán será la discordancia entre lo que decidieron los padres y lo impuesto por la cartera educativa que, según informaron los tutores, intimó a los directivos de los establecimientos a tomar asistencia a los chicos a pesar de la determinación de sus padres. La determinación genera temor en los tutores ante la posibilidad de que sus hijos queden libres.

Otro de los establecimientos en el que aún no se dio inicio al ciclo lectivo es la Escuela de Comercio Alejandro Aguado, en donde el estado de los baños obligó a las autoridades a suspender las clases hasta el jueves por lo menos, cuando se prevé que los sanitarios estén listos para ser usados. En este caso en particular, se denunció la demora de las obras de acondicionamiento del Colegio que recibió un total de 11 mil pesos para hacer las obras necesarias.

Comentá la nota