Escuela 13 –Villa Rosa Escándalo: En una escuela de Pilar, la Dirección funciona dentro de un baño

Es por falta de infraestructura. Entre inodoros y mingitorios, conviven mapas, papeles y computadoras. Las increíbles fotos de un colegio que refleja el abandono de la educación pública del distrito.
"Créalo o no", rezaba un viejo programa de televisión norteamericano, donde se exponían rarezas insólitas. Las cámaras de ese show, hoy remozado y de nuevo al aire, podrían haber llegado a Pilar.

Es que por más que suene absurdo, la Dirección de un colegio público de Pilar funciona !dentro de un baño!. Sí, así como leyó. Un baño. En medio de mingitorios, cañerías destartaladas, inodoros quebradizos y cañerías oxidadas, asoman, descolocados, como de otro planeta, un pequeño escritorio, una computadora, rollos de cartulinas, papeles administrativos, mapas tizas y algún borrador sin la felpa que le da vida.

Detrás, rudimentaria, sin cumplir su función del todo, una frazada intenta tapar lo intapable. La dirección está dentro de un baño.

La situación fue denunciada a la prensa en las últimas horas, pero se da desde hace 3 años, cuando por falta de infraestructura y ante la obligación de aumentar la capacidad para recibir alumnos, la Escuela 13 de Villa Rosa tuvo que mover la Dirección a uno de los baños que existen en el establecimiento.

El hecho fue denunciado por una docena de padres de alumnos que concurren a la escuela, quienes se presentaron en la escuela donde fueron recibidos por la directora María Inés Sánchez.

Según publica un sitio electrónica local, Sánchez les había manifestado a los padres que "el colegio no tiene fondos para tomar otras medidas y los inspectores directamente optaron por no volver a pisar el colegio".

"Nos dijeron que el colegio no tiene dinero y tampoco espacio para mudar la dirección", explicó una de las madres, y agregó: "la inspectora directamente no va al colegio, mandó al marido para que vea las condiciones en las que está".

A su vez, los padres habrían denunciado a la misma página que "la directora del establecimiento habría recibido amenazas por parte de la inspectora correspondiente, quien le habría advertido que su puesto de trabajo estaba comprometido si el caso tomaba estado público".

Además del funcionamiento de la dirección en uno de los baños, el colegio afronta diariamente otra serie de dificultades, como falta de vidrios en las ventanas, o ausencia de estufas, pese a que estas ya habrían sido donadas. A su vez, la Escuela fue víctima de un hecho delictivo, cuando sustrajeron parte del alambrado perimetral, que aún sigue sin reponerse.

Según relataron los padres, tampoco se habrían acercado miembros del Consejo Escolar, en quien recae la responsabilidad de responder y trasladar las inquietudes y necesidades de la institución educativa a la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires.

Mientras tanto, la principal oficina de una escuela sigue "adornada" con inodoros y mingitorios y los chicos no se deciden en hacer "lo primero o lo segundo" cada vez que son enviados a la Dirección.

Comentá la nota