La escuela de AMAF seguirá dando clases durante el año entrante

Desde la Asociación Mutual de Ayuda entre Ferroportuarios, Gustavo Fió indicó que una empresa portuaria que “se quiere mantener anónima”, se hará cargo del pasivo de la escuela. “Fue el resultado de una larga negociación”, aseguró, lo que permitirá mantener el servicio de las instituciones educativas. Mientras tanto, padres de alumnos, continúan manifestando malestar e incertidumbre.
La Asociación Mutual de Ayuda entre Ferroportuarios (AMAF), anunció en el pasado agosto el cierre de los servicios educativos a partir de 2009. El comunicado, firmado por el presidente de la Comisión Directiva de AMAF Edgardo Cecchi y los representantes legales Gustavo Fió y Javier Geloso, expresaba textualmente: “La Comisión Directiva les comunica a los padres del Instituto AMAF, EGB y Jardín Dientitos Flojos, que lamentablemente no se producirá la apertura del establecimiento educativo para el ciclo lectivo 2009”.

El anuncio generó de inmediato la preocupación del cuerpo docente del establecimiento y de los padres de alumnos que asisten regularmente al Instituto, quienes realizaron diversas reuniones con autoridades de la ciudad y del campo educativo, en busca de una alternativa que asegure la continuidad de la escuela.

Sin embargo, días atrás, el cuerpo directivo de AMAF comunicó que continuará con la escuela y el dictado de clases durante el año próximo. Respecto de los motivos que posibilitaron dicha continuidad de la institución, Gustavo Fió indicó que una empresa portuaria que “se quiere mantener anónima”, se hará cargo del pasivo. Es decir que, cuando la escuela no logre cubrir los gastos, será la empresa la que lo haga.

“Fue el resultado de una larga negociación”, aseguró Fió, lo que permitirá mantener el servicio de las instituciones educativas de AMAF. La Comisión Directiva, a su vez, asumió el compromiso de elevar el nivel educativo y realizar un constante seguimiento de la calidad en la enseñanza. La escuela mantendrá el mismo nombre.

El Instituto AMAF tiene actualmente una matrícula de alrededor de 450 alumnos y se desempeña en su comunidad educativa, un cuerpo de alrededor de 50 docentes.

Malestar e incertidumbre

Ante las afirmaciones iniciales de la Comisión Directiva del establecimiento y las rectificaciones realizadas con posterioridad sobre la continuidad o no de la escuela, los padres de los alumnos manifestaron malestar e incertidumbre. Tal es el caso de Marina Lucié, una de las madres que participó de las reuniones con los directivos de la institución y que había confeccionado un proyecto -junto a otros actores sociales- para hacerse cargo de la casa de estudios. “Lo trágico fue cuando fuimos a la escuela y nos encontramos con carteles por todos lados que decían que cerraba y se vendía. Fue terrible para las mamás, los chicos y las maestras, que tampoco sabían nada”, declaró considerando, entre otras cosas, la dificultad para conseguir banco para los chicos en otras escuelas y el impacto que generaría a los docentes que allí se desempeñan.

Recordemos que de esas reuniones participó una multiplicidad de actores, como el intendente Carignani, el presidente del Concejo Deliberante Mauricio Larroucau y las inspectoras de educación Claudia D’Adamo y Diana Lita. También arquitectos del área de Infraestructura del Ministerio de Educación de la Provincia y el Pastor de la Iglesia Evangélica, Eduardo Morello.

Ante la demanda de un lugar físico que garantizara la continuidad de la escuela, el Pastor Omar de Felipe, titular del Hogar “El Amanecer”, se había comprometido a donar, por un plazo inicial de tres años, el inmueble en que funcionara una casa de contención, en Las Heras 135.

Otra de las ideas que se habían discutido, planteaba la administración del Instituto por parte del Ministerio ELOHIM -una ONG presidida por el Pastor Morello-.

“Movilizamos a todo el mundo y cuando se va a firmar el proyecto para hacernos cargo de la escuela nos dicen que no, que ellos se quedaban con la escuela”, reclamó Lucié.

Comentá la nota