Escudero exhibe sus logros y le pega duro a Sentís por “haber hecho de la política su medio de vida”

El mutualista exhibe sus logros y cree en su capacidad de construir un PJ generador de proyectos. Responde con inusual dureza a su rival de mañana, Rubén Sentís, y lo acusa de haber vivido y vivir de la política.
Raúl Escudero está otra vez en la línea de largada. La interna justicialista de mañana se convertirá en la segunda oportunidad, en tan sólo tres años, en la que deba enfrentar a José Rubén Sentís, ahora por la conducción del PJ.

En diálogo con El Eco de Tandil, el concejal mutualista, natural de Azucena, exhibe sus logros y su capacidad de gestionar en la actividad privada, y explica cómo piensa proyectarlos al seno partidario.

Asimismo, contraataca a las críticas de Rubén Sentís y denuncia presiones de su adversario para obtener el voto de los afiliados.

La hora señalada

-A horas de la elección interna, ¿en qué andan Escudero y su equipo?

-Con mucho trabajo, chequeando las visitas de los referentes de los barrios a otros compañeros, ajustando todo para el domingo (por mañana). Esta elección interna tiene una característica muy importante, que es la movilización, y en función de eso estamos trabajando.

-¿Por qué el afiliado justicialista debería votarlo?

-Netamente desde lo político y sin intentar bajar el nivel de la discusión, hemos decidido hablar de nosotros, de qué somos capaces de hacer. Tenemos qué mostrar y nos sirve de referencia para respaldar nuestro proyecto. Entrar en la crítica personal es una actitud de bajeza, significa subestimar al adversario y a la gente, porque a estas alturas la gente sabe quién es quién. Nuestra agrupación no ha estado gestionando a niveles que han estado otros, por lo tanto, lo único que pedimos es que nos den la oportunidad de gestionar a ese nivel.

-Usted hace referencia a lo político, pero durante la corta campaña sobraron referencias personales...

-Hay que dejar definitivamente de lado el pase de facturas. Desde el ’91, año tras año fueron sucediendo pases de factura permanentemente. Esto hizo que llevemos 20 años sin poder recuperar el Municipio. Entonces, no quiero mirar para atrás, quiero mirar el presente y, fundamentalmente, el futuro. Esa es la única condición que nos va a poner de cara a la sociedad como alternativa. Estoy convencido de que el justicialismo tiene la fuerza generadora de proyectos que no tiene ningún otro partido político. Me imagino un justicialismo gestionando proyectos de turismo, de radicación de industria, que apunten a solucionar el déficit habitacional, trabajando en conjunto con la Universidad. Estas me parece que son las cosas que nos diferencian a nosotros, que somos capaces de generar un ámbito de convivencia donde exista el presente y el futuro.

-Se ha hablado mucho de eso, pero nunca se ha logrado...

-Tenemos que tomar esta consigna como una cosa bíblica, debemos pregonar unidad, unidad y unidad. Tengo la firme convicción de que vamos a generar un cambio importante.

La puja con Sentís, a full

-Escudero, usted habla de no mirar más para atrás, de los años de continuos fracasos, pero Rubén Sentís sostiene que en su lista están “los mariscales de la derrota”. Ante tamaña crítica, ¿cómo se puede limar asperezas?

-Mire, en el año 2005, Sentís era presidente del Partido y yo, secretario general. Cuando llegaron las internas, hacía cuatro meses que habíamos ganado la conducción, y a mí, lisa y llanamente, me echó del Partido. Me dijo que no tenía el perfil para integrar la lista de concejales, me dijo que era piantavotos. ¡Vaya si me subestimó! Participamos y le gané. Y de esto él es responsable. ¡Que se haga responsable! Porque si no es muy fácil criticar. Y en 2007, ¿por qué no participó en la elección a Intendente? Muy simple, porque él ha hecho de la política un medio exclusivo de vida, para él y para su familia. Entonces, su único interés es el personal, por encima del interés de la gente. Raúl Escudero no vive ni pretende vivir de la política. Ha demostrado que es capaz de generar cosas muy importantes para la comunidad, como una institución (Amemt) que la utilizan entre 45 mil y 50 mil personas por mes. En cambio, Rubén Sentís, ¿qué ha generado, qué ha demostrado? ¿Por qué la gente tiene que tenerle confianza? Sentís es un fracasado en la actividad privada y un fracasado político, entonces ahora se dedica a criticar a los demás. Encima, el año pasado no participó porque su única pretensión era que su mujer (Corina Alexander) fuera candidata a concejal. ¿Se da cuenta? Prioriza lo personal sobre lo colectivo, lo ideológico y lo político. Lo digo y lo sostengo, porque si no, sería un hipócrita.

-¿Sería capaz de invitarlo a sumarse después de estos duros cruces?

-Por supuesto. Yo invito a todo el mundo. Estoy convencido de que vamos a ganar, y a partir del 1 de diciembre las puertas del Partido van a estar abiertas para todos los que quieran trabajar en un proyecto que le sirva al justicialismo. Si eso no se logra, no me voy a sentir fracasado, no necesito el sello del PJ para que la gente sepa quién es Raúl Escudero y qué es capaz de generar. Como las 120 viviendas que hicimos en Tandil con la Mutual de Empleados Municipales, cuando hoy no las ha construido ninguna institución, ni siquiera el Municipio. Sentís dice que mejoró el edificio del PJ, me parece bárbaro, todos aportamos para eso. Pero debemos utilizarlo para que se organicen la juventud, los técnicos, los profesionales, para que discutamos políticas. No lo podemos convertir en un salón de fiestas de fines de semana.

La K, “lealtades y alcahueterías”

-Y a propósito del anclaje, en Pinto al 800 sobresale una K inmensa. ¿Escudero es el menos kirchnerista de los que participa por adentro del Partido?

-Creo que sí. Con orgullo, puedo decir que nunca saqué los pies del plato del PJ. En el ´97, cuando fue la gran convergencia, muchos sectores del justicialismo se fueron con (Julio) Zanatelli. Es más, en algún momento Sentís repartió boletas de Zanatelli. Yo me quedé con Jorge San Miguel, tengo la tranquilidad de conciencia que no sé cuántos tienen. Y si no han hecho de la política su medio de vida, que muestren los recibos de sueldo, ¿a ver dónde trabajan?

Me parece una barbaridad lo de la K. Vuelvo a lo anterior, la necesidad política personal lleva a tener actitudes como la de Sentís, de poner una K en la sede. Hubo gente que dejó de ir. ¿Esa es la inteligencia y la capacidad de conducir que tiene? ¡Por favor!

-Bueno, pero él sostiene que si usted no ha sido capaz de aglutinar al resto de los concejales de su signo, menos que menos podrá conducir al conjunto del peronismo...

-Del Frente para la Victoria hay dos bloques, y también están divididos internamente. De eso no participo, porque yo soy del Partido Justicialista. El, como presidente del Partido, no pudo hacer que se trabaje en conjunto. Entonces, no sé qué critica.

-Quedó flotando su posicionamiento respecto a los Kirchner...

-El partido es de todos los peronistas, debe contener a todas las corrientes internas. Lo de él fue una muestra de alcahuetería política.

Con todos, paso a paso

-Un triunfo suyo mañana, ¿le abriría las puertas de una futura candidatura a la Intendencia?

-No, no.

-Es que dentro de un contexto local en el que nadie se atreve a ejercer liderazgos, usted se muestra con disposición...

-Mire, milité tantos años y recién en el 2005 me decidí a participar en primera persona. Ahora estaba decidido a no participar, pero ocurrieron algunos hechos y actitudes hipócritas que me llevaron a cambiar de decisión. No me apuro, el presente político mío está en esto, después se verá. No quiero cometer el error de algunos que hoy, noviembre de 2008, hablan de candidaturas para 2011, y encima en un marco de unidad. Me parece un poco apresurado.

En Cambio Justicialista hay una convergencia de sectores muy importante, convencidos de que debemos jugar juntos para construir un peronismo local muy fuerte. Si logramos esto, en 2009 le vamos a ganar a este radicalismo vecinalista y nos vamos a preparar muy bien para 2011.

-¿Imagina una movilización espontánea importante para mañana, o los remises serán la clave?

-Pienso que hay muchos justicialistas que quieren un cambio, y esos justicialistas van a ir a votar sin necesidad de que los vayan a buscar o les prometan nada. Le doy un dato: hay personas a las que le han hecho una pensión por discapacidad, o porque tienen familia numerosa, y ahora les dicen que es obligación votar a la otra lista porque si no se la van a sacar. Eso me parece aberrante, de una bajeza total. Yo nunca pienso en gestionar por algo a cambio, y la gente me lo reconoce. Vamos contra el aparato, del Partido, de la Universidad, de los concejales del Frente para la Victoria, pero nuestra convicción hace que lo enfrentemos.

Comentá la nota