Escuchas en vivo y en directo

Escuchas en vivo y en directo
El legislador de Identidad Porteña denunció que en el contestador de su abogado apareció una conversación que él había mantenido en la calle. Failde, integrante de la Comisión de Seguridad, señaló que todo forma parte de la trama de espionaje.
La causa que investiga la red de escuchas ilegales montada en la ciudad de Buenos Aires es una caja de sorpresas: cada día aparece un nuevo dato que desafía la capacidad de asombro. Ayer, el legislador porteño Pablo Failde, del bloque Identidad Porteña, denunció que la grabación de una conversación personal que mantuvo hace unos veinte días fue dejada el miércoles en el contestador telefónico de un cercano colaborador suyo, el abogado Juan Manuel Di Teodoro. El detalle llamativo es que Failde no mantuvo esa charla por teléfono, sino que fue grabada por aire, mientras caminaba por la calle. Tanto Failde como Di Teodoro están involucrados en el trabajo legislativo alrededor de la Policía Metropolitana.

Aunque todavía no hay más que indicios circunstanciales que liguen este caso a la red de espionaje, ya que la metodología utilizada no coincide con ninguna de las escuchas ilegales denunciadas anteriormente, las víctimas de este episodio no dudan de que es un nudo más del entramado por el que está procesado el espía Gerardo Ciro James, detenido el primer jefe de la Policía Metropolitana, Jorge "Fino" Palacios, investigado su sucesor, Osvaldo Chamorro, y cuya responsabilidad política podría trepar hasta el mismo jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

"No tengo dudas de que es un mensaje", aseguró, tajante, Failde, en diálogo con Página/12. Aunque el modus operandi es novedoso y difiere del utilizado en todos los casos de espionaje denunciados hasta hoy en esta causa, para el legislador, "en el contexto de una investigación tan importante, es algo netamente intimidatorio", aseguró. "Yo siento que es intimidatorio: soy miembro de la Comisión de Seguridad de la Legislatura, estoy en la nueva comisión que va a revisar los legajos del personal de la nueva policía, soy autor de la ley de la Policía Metropolitana. No puedo abstraerme de lo que ha estado pasando. Yo trabajé en contra de la designación de Palacios, no lo puedo disociar", explicó el legislador.

La trama comenzó el miércoles por la mañana, cuando el abogado y colaborador del bloque Identidad Porteña, Juan Manuel Di Teodoro, entró a la casilla del contestador automático de su teléfono celular. "Tenía un mensaje de las 9.54 que es una conversación callejera del diputado Failde –narró Di Teodoro, consultado por este diario–. Fue una conversación que tuvo en persona, no por teléfono, por lo que la sospecha es que usan los celulares como micrófonos." Además del diálogo, se escucha un importante ruido de ambiente, lo que refuerza la teoría de que la grabación se realizó por aire. "Esto tiene que ver con todo el material de espionaje encontrado a Ciro James", sugirió el abogado.

Ayer, Failde y Di Teodoro se presentaron de manera espontánea ante el juez Norberto Oyarbide para realizar una declaración testimonial en el marco de la causa que investiga la red de espionaje montada alrededor del ex agente de la Policía Federal Ciro James. Además, se entregó como prueba la grabación que recibió el abogado en su casilla de mensajes, y ya se ordenaron peritajes sobre las empresas de telefonía involucradas. Desde el juzgado anticipan que el próximo paso será averiguar si, además, los teléfonos del legislador están o estuvieron pinchados a través de la metodología típica que se observó hasta ahora: involucrar a la víctima en una causa de homicidio o robo que no tiene la menor relación con los espiados para que un juez ordene a la SIDE las escuchas, cuyos casetes retiraba, con autorización, James, por la sede de la central de inteligencia.

Tanto Failde como Di Teodoro cumplen un rol importante en la ofensiva de la oposición parlamentaria para ahondar las investigaciones por el escándalo de las escuchas hasta sus responsables políticos, a la vez que buscan retrasar la salida a la calle de la Policía Metropolitana, prevista para el 15 de diciembre, hasta que no se aclaren los casos de espionaje. Failde integra la Comisión de Seguridad de la Legislatura porteña y pidió la interpelación del ministro de Justicia, Guillermo Montenegro, a raíz de esta causa. Junto con Di Teodoro trabajaron en la redacción de la ley que creó la nueva policía porteña y la que estableció el Instituto Universitario de la Policía Metropolitana. Además, una vez que se confirmó la designación de Palacios al frente de la fuerza, promovieron la creación de un Comité de Seguimiento de Políticas de Seguridad, con representantes de los poderes Ejecutivo y Legislativo y de la Defensoría del Pueblo.

Di Teodoro también actúa como abogado defensor de un grupo de vendedores ambulantes y hasta de una orquesta de tango que está siendo perseguida por tocar en la calle, en el barrio de San Telmo. "Todo esto tiene que ver con el accionar de la fiscalía contravencional de la Ciudad –acusó–, y la Policía Metropolitana es el brazo ejecutor que le está faltando a esta fiscalía." Failde, por su parte, le aclaró a este diario: "Yo estoy convencido de que tiene que haber una policía porteña, que esté cerca del vecino y se complemente con la Federal. Lo que de ninguna manera puedo aceptar es que se transforme en una pyme de inteligencia".

Comentá la nota