Escuchas ilegales: Macri tuvo que dar la cara y le apuntó al Gobierno

Sostuvo que el espía fue infiltrado por la Policía Federal para boicotear la nueva Policía Metropolitana y anticipó que hará una denuncia penal contra el Gobierno. Aníbal Fernández salió al cruce y dijo que "Macri debiera dejar la adolescencia".
Mauricio Macri eligió el contrataque para defenderse de las acusaciones por la contratación de un espía en su gobierno. Rodeado de las principales figuras de su espacio político, el jefe de Gobierno porteño acusó al Gobierno nacional de boicotearle la nueva Policía Metropolitana.

"El Gobierno nacional no ha parado, junto a la Policía Federal, de boicotear en forma permanente e incansable el lanzamiento de la Policía Metropolitana", dijo Macri al responder por el escándalo de la contratación del ex policía federal Ciro Gerardo James en su Gobierno. James está detenido, acusado de haber espiado a un familiar de una víctima del atentado contra la AMIA. La Justicia detectó innumerables contactos telefónicos entre James y el primer jefe de la Metropolitana, el ex comisario federal Jorge Palacios, cuestionado por su actuación en la investigación del atentado contra la AMIA.

Sin decirlo con todas las letras, Macri insistió así en la teoría de la "infiltración". Es decir que James fue "infiltrado" por la Policía Federal para complicarle la vida al jefe de Gobierno porteño y su nueva Policía. Cerca suyo, por lo bajo, creen que el Gobierno nacional no quiere entregar "la caja" de la Federal.

A su lado, el ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, enumeró una serie de hechos que formarían parte del "boicot" denunciado. Que el Gobierno nacional traba una importación de pistolas desde Italia. Que las autoridades de la Policía Federal jamás recibieron a las de la Policía porteña. Que la Federal sumarió y hasta filmó a sus agentes que fueron a averiguar para anotarse en la nueva Fuerza.

"No lo dijimos antes porque confiábamos que iban a cooperar", dijo Montenegro sobre el Gobierno nacional y al justificar por qué recién ahora denuncia estos hechos. Montenegro, quien ayer recibió un fuerte respaldo de Macri, aseguró que formulará una denuncia penal contra el Gobierno nacional con todas estas cuestiones. La más llamativa de ellas sería la supuesta presencia de una camioneta de Asuntos Internos de la Federal que habría filmado o fotografiado a los agentes de la Federal que iban a anotarse en la Policía de Macri.

"Están tapando el sol con las manos y no lo pueden sostener. James tuvo más de cien comunicaciones con Palacios y más de 100 con (Osvaldo) Chamorro (actual jefe de la Metropolitana", respondió el jefe de Gabinete del Gobierno nacional, Aníbal Fernández. "Macri debiera dejar la adolescencia y hacerse cargo de sus funciones porque para eso lo eligieron, estamos hablando de un hecho gravísimo", añadió Fernández.

Sobre la contratación de James, Macri reiteró que su paso por la Federal no saltó cuando ingresó como contratado al Ministerio de Educación porque no se hace un cruce con la caja de jubilaciones de la Policía Federal, pero que sí se detectó cuando se anotó en la Metropolitana, donde puso que había trabajado en la Federal. En la Federal, James había trabajado bajo las órdenes de Palacios.

De acuerdo con Macri y Montenegro, James mandó intervenir teléfonos cuando aún estaba en la Federal y bajo las órdenes del subcomisario Mario Vila. Además, ambos abrieron sospechas sobre la actuación del juez que mandó detener a James, Norberto Oyarbide. "Hay una marcada intencionalidad", dijo Montenegro.

Comentá la nota