El escrutinio final confirmó el triunfo de Livni, pero Netanyahu se perfila para formar gobierno

El escrutinio final confirmó el triunfo de Livni, pero Netanyahu se perfila para formar gobierno
El resultado final de las elecciones en Israel no presentó cambios para ninguno de los candidatos y tanto la ministra de Relaciones Exteriores Tzipi Livni como el líder opositor Benjamin Netanyahu seguían con los esfuerzos por convocar a otros partidos para formar una coalición.
Tras el recuento de los últimos votos de los comicios legislativos celebrados el martes, la Comisión Electoral en Jerusalén confirmó que el partido centrista Kadima de Livni sumó 28 de los 120 escaños de la próxima Knesset (Parlamento), uno más que el derechista Likud del ex primer ministro Netanyahu.

En tanto, en vista del claro giro hacia la derecha, Hamas llamó a continuar con la "guerra y el terror" contra Israel.

Según los medios israelíes, el jefe del Likud, de 59 años, tiene más posibilidades que Livni de ser convocado la semana que viene por el presidente Shimon Peres para que forme una coalición.

La radio israelí informó que alrededor de 50 de los 120 diputados quieren proponer a Netanyahu como futuro jefe de gobierno, mientras que Livni tiene sólo los votos de su partido.

Sin embargo no está claro si la ministra recibirá también el apoyo del partido de la izquierda pacifista Meretz y de su ex socio de coalición, el Partido Laborista del titular de Defensa y ex jefe de gobierno Ehud Barak.

Si bien algunos partidos esperaban y otros temían un corrimiento del resultado electoral a último minuto, no hubo cambios tras recuento final de votos.

El resultado suministrado hoy contempla también los votos de los soldados, diplomáticos, presos y enfermos internados en hospitales.

En elecciones pasadas los miembros de las Fuerzas Armadas se inclinaron más hacia los partidos de derecha por lo que los analistas no descartaban un corrimiento de los resultados.

Netanyahu también había manifestado sus esperanzas de ponerse a la par de Livni.

En base a los resultados, el partido ultranacionalista Nuestra Casa Israel del ex ministro de Asuntos Estratégicos Avigdor Lieberman se convirtió en la tercera fuerza más votada con 15 diputados, mientras que el partido de Barak quedó relegado al cuarto puesto con 13 mandatos, su peor resultado, por delante del ultraortodoxo Shas, con 11 escaños.

El portavoz del grupo radical islámico, Fausi Barhum, dijo que Israel sólo conoce el idioma de la guerra y el terrorismo. Hamas continuará con la lucha hasta que se les restituyan todos los "derechos legítimos" a los palestinos.

Por su parte, en Ramallah, el presidente palestino, Mahmud Abbas, instó hoy al futuro gobierno israelí a continuar seriamente con el proceso de paz. Condición para ello es poner fin a todas las actividades de construcción en asentamientos judíos, afirmó.

Además, el gobierno deberá cumplir con todos los acuerdos pactados con los palestinos, agregó Abbas.

Comentá la nota