Escrache a Guil en el aniversario de Palomitas

Ex presos políticos, hijos de desaparecidos y militantes de derechos humanos realizaron ayer un escrache frente a la casa del represor Joaquín Guil, uno de los imputados por este hecho.
Los manifestantes fueron filmados por la policía. El escrache se realizó en la avenida San Martín al 2.300, en la esquina con la calle Adolfo Güemes, de San Lorenzo, donde el ex jefe de Seguridad de la Policía de Salta cumple prisión domiciliaria.

En buena parte de la avenida San Marín los manifestantes pegaron carteles con una fotomontaje que muestra a Guil con el traje a rayas acompañado por la leyenda: "Alerta vecino: en San Lorenzo vive un asesino.

Joaquín Guil. Genocida, asesino, torturador, partícipe activo en la masacre de Palomitas" y su dirección. A los automovilistas y transeúntes se les entregaron folletos con fotomontaje y leyendas similares en los que se invita a los vecinos a denunciar si es que ven a Guil fuera de su vivienda.

Luego, frente a la casa quinta en la que pasa sus días de arresto, se hizo un pequeño acto de repudio. Con aerosoles se pintaron leyendas, en la puerta y en el pavimento, denunciando su condición de "asesino" y represor.

Y arrojaron huevos a la vivienda.

Casi sobre el final del escrache un policía comenzó a filmar a los manifestantes y pidió que se identificaran.

En su calidad de jefe del área de Seguridad, Guil, que llegó al grado de comisario general, tuvo activa participación en la represión estatal llevada a cabo en Salta en los 70.

Está imputado en varias causas por violaciones a los derechos humanos, entre ellos las emblemáticas del secuestro y desaparición del ex gobernador Miguel Ragone y por la masacre de Palomitas, de la que ayer se cumplieron 33 años.

Sus vinculaciones con círculos de poder le posibilitaron eludir a la Justicia; recién en junio de 2007 fue indagado y se lo detuvo, aunque inmediatamente se le concedió el beneficio de la prisión domiciliaria.

Acto

Por la tarde militantes de organizaciones de derechos humanos y de partidos políticos realizaron un acto de homenaje a las víctimas de Palomitas en el monolito que los recuerda, en el Parque San Martín.

Allí se aseguró que mientras falte el trabajo, haya quienes padecen hambre y no se reconozcan los derechos de los pueblos originarios "no podemos hablar de que se respeten los derechos humanos".

Se criticó también la lentitud de la administración de justicia, y se reclamó la restauración de la democracia en Honduras.

Comentá la nota