Escrache bajo la lluvia: inspectores municipales pegaron fajas a morosos

La lluvia de ayer no impidió que el municipio inaugure una nueva modalidad para presionar a morosos, de clara capacidad tributaria, a pagar sus impuestos, aunque limitó su accionar a inmuebles y locales comerciales, salvándose en esta ocasión los automóviles.

El mal tiempo los salvó por un día a los automovilistas porque los inspectores de Recursos Tributarios no pudieron colocar todavía los afiches en vehículos de grandes deudores.

Fidias Sanz, el bulldog proveniente del mestrismo al que el intendente Daniel Giacomino le confió la política tributaria, participó ayer del operativo, y explicó que la colocación de fajas a morosos se limitó a inmuebles y locales de las calles Ituzaingó y Ambrosio Olmos.

Se trata, en estos casos, de contribuyentes de categoría 1, la mejor, que le deben al municipio montos importantes pero no abonan, explicó el funcionario en declaraciones radiales. Agregó, que mientras sigan las lluvias no se podrá colocar los autoadhesivos a los vehículos.

Las fajas colocadas ponen en evidencia pública el incumplimiento de las obligaciones, usando colores rojos y blancos para hacerlas más visibles, para incomodidad de sus propietarios, obviamente.

Después de esta intimación "estilo Montoya" (el recaudador cordobés que se hizo famoso en Buenos Aires por su agresividad para cobrar impuestos a deudores crónicos), los morosos contarán con cinco días hábiles para regularizar su deuda, luego de lo cual el municipio ordenará el cobro judicial a través de su Oficina de Procuración Fiscal. El intendente Giacomino y su secretario de Economía, Miguel Pozzolo, coincidieron ayer en señalar que sólo se escrachará a deudores importantes, con deudas superiores a seis meses.

Pozzolo explicó que a través de un rastreo se verificó la titularidad de los inmuebles con deudas, confirmando los inspectores irán directamente a personas de altos ingresos y, consecuentemente, sin ningún problema para cumplir sus obligaciones fiscales.

Aunque todavía no se inició con los automotores, el funcionario precisó que los operativos estarán dirigidos a vehículos con valuaciones de $ 80.000 en adelante.

La deuda que se pretende recuperar, al menos parcialmente, es de casi 200 millones de pesos: 113 millones en Inmobiliario, 56 millones en Automotor y 20 millones en Comercio e Industria. Sin embargo, la Municipalidad se dará por bien paga si al menos se logra, a través de los escarches, recuperar el 10 por ciento de lo adeudado, lo que significaría cerca de 20 millones de pesos para las complicadas finanzas municipales.

Comentá la nota