Una escombrera se transformó en un basural de residuos domésticos

El humo generado por los incendios de basura y el mal olor perjudica en especial a los vecinos del sector denominado de las 160 viviendas, al costado de la ruta 39.
Los vecinos del barrio Próspero Palazzo que hasta hace pocos años se quejaban de la existencia de las piletas de tratamiento a cielo abierto, hoy cuando se revirtió esa situación tienen un nuevo problema ambiental a partir de la existencia de una escombrera municipal que se transformó en un basural clandestino de residuos domésticos por acción de las personas inaprensivas que llevan su basura al lugar.

GENTE DESAPRENSIVA

Quienes viven en el sector denominado de las 160 viviendas observan a diario cómo es que distintos particulares y empresas arrojan residuos en un predio que originalmente tenía la finalidad de poder tirar restos de tierra o de alguna construcción de cemento, para rellenar esa vieja cantera.

Sin embargo, pese a que hace unos meses el municipio de Comodoro Rivadavia instaló en el lugar una casilla y un portón, para poder regular el ingreso de los camiones con escombros, algunos inadaptados se robaron ambos elementos y en pocos días esa escombrera se volvió tierra de nadie, comentó el vecino Luis Flores.

Ese basural clandestino se sumó al existente en proximidades de Kilómetro 11, donde se había prometido el saneamiento y la clausura del viejo basural municipal, sobre todo ante el constante pedido de aquellos que recibieron casas del Instituto Provincial de la Vivienda justo frente al acceso, pero la gente sigue reclamando que se cumpla con la promesa de sanear el lugar.

HUMO Y MAL OLOR

El nuevo sector contaminado está delimitado por los barrios 160 viviendas, Petroleros Privados, el cementerio de Kilómetro 9 y las ex piletas de tratamiento. Allí todos los días alguien enciende fuego y como la basura tiene mucho material inflamable, la quema empieza a generar un fuerte olor y mucho humo, con lo cual la presencia de los Bomberos Voluntarios de Kilómetro 8 es una constante en la escombrera.

Por esa razón, la queja también procede de los bomberos. Temen que algún día apagando los incendios intencionales que se producen en la escombrera, donde utilizan el agua del carro en apagar los focos que algunos desaprensivos encienden en el basural, no puedan concurrir a un caso que realmente sea de importancia y gravedad.

Los vecinos se quejan además de que el mal olor que sienten cada tarde proviene no sólo de ese basural sino de las piletas de tratamiento que si bien fueron desagotadas, no resultaron aseadas en su totalidad y conservan en el fondo los restos de los residuos provenientes del líquido cloacal.

La gente teme porque hay chicos que van y juegan en ese sector. Además, hay personas de distintas edades revolviendo la basura y otras que con sus vehículos personales o de empresas descargan todos los días basura que se acumulan como montículos a la vera de la ruta 39.

Quienes se sienten damnificados aseguran que hay falta de control en el acceso a la escombrera y piden la inmediata intervención del municipio para revertir una situación que se convierte en caótica para los vecinos que a diario toleran el mal olor y la basura que se vuela sobre sus patios por acción del viento.

Comentá la nota