El “escollo electoral” y la mise en scène

Por Jorge Lanata.

Se trata de mantenerse, como sea, en el poder. Que no me digan que eso tiene algo que ver con la democracia.

La Presidenta que llegó para restaurar las instituciones propuso ayer violar la ley. El Gobierno –¿los copresidentes? ¿Sólo él? ¿Sólo ella?– cree que el deterioro del poder se detiene con el río revuelto.

Como el Gobierno pierde, el segundo tiempo durará veinte minutos. Nadie se animaría a hacerlo con el fútbol, pero se sabe que una elección es mucho menos importante. A una elección Néstor K puede presentarse como candidato por Buenos Aires, o Gabriela Michetti puede dejar su cargo para ser legisladora, o Reutemann puede histeriquear en su pelea con los K pero consolar a Rossi en privado. Una elección es, con suerte, una mise en scène: todos hacen como que eligen y otros hacen como que fueron electos.

–Los votos dan –dice el Gobierno–. Modifiquemos la fecha de las elecciones.

Durante el anuncio, la Presidenta se refirió al “escollo electoral”. Segundos después atinó a corregirlo:

–Nuestra vocación democrática está ampliamente demostrada.

La reelección permanente en su provincia, el cogobierno en la Nación, los decretos de necesidad y urgencia, el clientelismo, los pactos con Saadi, Barrionuevo, Rico, Ischii, los superpoderes, etc., etc., demuestran lo contrario.

–El mundo se cae a pedazos –advierte Cristina desde Disneylandia, en su primera y seria crisis de gobernabilidad: el kirchnerismo se ilusiona con un tibio triunfo o una derrota menos estentórea, cualquier cosa con tal de no aceptar sus equivocaciones.

Hacer tiempo.

Primerear.

Ganar de mano.

Manotear.

¿Ventajear?

Correr la línea.

Retener la pelota.

Especular.

Se trata de mantenerse, como sea, en el poder. Que no me digan que eso tiene algo que ver con la democracia. Hay quienes vieron, en el caos, una oportunidad:

–Mauricio no se imagina el favor que nos hizo. Nosotros queríamos adelantar la fecha desde hace tiempo, pero nos faltaba una buena excusa –decía ayer, a este diario, un operador cercano al copresidente.

–Esto garantiza la gobernabilidad –dijo ayer el copresidente. Es verdad. Ayer, por primera vez, se vio que la gobernabilidad estaba en riesgo. Tapar un escándalo con otro peor puede no ser la mejor solución.

El “escollo electoral” y la mise en scène

Comentá la nota