Escollera Norte: “El eje tiene que ser la central de cruceros”

Lo dijo este viernes el secretario general del gobierno bonaerense, José Scioli, luego de mantener una reunión con algunos concejales marplatenses en esta ciudad. El funcionario recalcó que “no hay que detener un proceso de un proyecto que será transformador como es la central de cruceros” en la Escollera Norte y agregó que “hay que poner toda la energía para que Mar del Plata tenga definitivamente la central de cruceros con actividades conexas relacionadas con la nocturnidad y gastronomía”.
Cabe recordar que el intendente Pulti impulsa un polémico proyecto para relocalizar una treintena de boliches de Alem a la Escollera Norte.

En declaraciones a 0223.com.ar, José Scioli explicó que “este viernes a la mañana tuve una reunión en el Concejo Deliberante y converse con algunos concejales. Me hice eco de la que fue la Audiencia Pública sobre la Escollera Norte. Intercambiamos ideas. No hay que detener un proceso de un proyecto que para la ciudad de Mar del Plata será transformador, como es la central de cruceros”.

En tal sentido, dijo que “desde mi punto de vista, cuando se hizo la Audiencia Pública, se focalizó exclusivamente en el problema de la nocturnidad, que es una problemática, pero el tema central es cómo le damos más actividad económica a la ciudad de Mar del Plata y cómo hacemos para que esta ciudad tenga definitivamente una central de cruceros”.

A su vez, remarcó que “a partir de este diálogo con el Concejo Deliberante haremos hincapié y poner toda la energía para que Mar del Plata tenga definitivamente la central de cruceros con actividades conexas relacionadas con la nocturnidad, gastronomía y otras actividades que surgirán de un concurso de proyectos que se tiene que hacer, donde el eje o la columna tiene que ser la central de cruceros”.

A reglón seguido, expresó que “no queda descartada la posibilidad del traslado de los boliches de Alem a la Escollera Norte pero lo más importante de todo es darle actividad a un turismo de cruceros”.

HABLAN LOS EMPRESARIOS GASTRONOMICOS DEL PUERTO

En el pasado mes de febrero, se llevó a cabo una Jornada de Trabajo a fin de analizar el proyecto “Terminal de Cruceros y Traslado de Comercios Vinculados a la Actividad de Nocturnidad de la zona de Alem a la Escollera Norte del Puerto de Mar del Plata”.

En esa reunión, el representante de la Cámara de Permisionarios del Nuevo Centro Comercial del Puerto, Carlos Alonso, afirmó que “e proyecto Escollera Norte indefectiblemente debe ser dividido en dos factores y debe ser tenido en cuenta en dos factores fundamentales como son, lo operacional y lo netamente comercial”.

Puntualizó que “con respecto a lo operacional, existen elementos sumamente importantes para la toma de decisiones que son la necesidad económica de la ciudad. Todos sabemos que la ciudad depende en un sesenta por ciento de su economía, del movimiento comercial del puerto en todo lo relacionado al tratamiento de mercaderías y tráfico marítimo, elementos fundamentales para la mantención de fuentes de trabajos permanentes. Vale sólo recordar los paros de la pesca, los cien días del año 1998 y noventa días de 2000 y setenta y cinco días de 2005, verdadera catástrofe económica comercial para la ciudad, con el resultado de pérdidas y suspensiones de fuentes de trabajo y con la inminente y profunda merma en el consumo interno”.

A su vez, remarcó que “existen en la actualidad funcionarios municipales que han pertenecido al directorio del Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata, organismo de administración del puerto. Ellos no desconocen el gran problema operativo ocupacional del sector y entregar un espacio tan importante para la operatividad es cercenarle al puerto el único espacio de expansión existencialmente apto. Sin dejar de lado las medidas de seguridad adoptadas por organismos internacionales respecto al a protección de buques y puertos (el código PByP), que obligó al puerto de Mar del Plata al descerramiento de zonas netamente importantes para el control de posibles atentados luego del 11 de septiembre”.

A reglón seguido, remarcó que “no nos imaginamos que sean compatibles los boliches bailables con el ingreso de cruceros internacionales a pocos metros y en un mismo sector, como así también acotar la operativa de buques de gran porte con asiento en nuestra ciudad que realizan tareas de asistencia en nuestro puerto. Podríamos ampliar enormemente las necesidades del puerto en materia comercial, industrial u operacional, pero las cámaras representativas que han expresado acertadamente sus propios problemas ya lo han hecho”.

“Con respecto a lo netamente comercial nos permitimos recordarles que los que conforman nuestra cámara poseíamos nuestro comercio en un espacio genuino para la explotación gastronómica frente al mar, en el sector de la banquina de pescadores. En el año 1977 y mediante el Decreto 3958 del Presidente de facto Jorge Rafael Videla fuimos obligados y expulsados por la fuerza, del sector, porque el decreto rezaba la necesidad de alejar los comercios gastronómicos de los sectores operativos, hacia el sector sur de la avenida Martínez de Hoz y su intersección con la avenida A. Los comercios fueron demolidos en el año 1982- prácticamente con el personal adentro- y con violencia inusitada. Locales con muchos años de trabajo y con inversiones fabulosas, terminaron en escombros sin mediar una sola posibilidad de diálogo”, recordó.

Y agregó que “fuimos obligados a realizar la construcción de nuevos locales en el sector que en la actualidad se erige en centro comercial del puerto, sector que es un orgullo para la ciudad, levantado con mucho sacrificio, con inversiones privadas, créditos privados no blandos, en un lugar donde la construcción se realizó sobre plateas dado que el suelo no era apto por su relleno, que había sido ganado al mar. Inversiones que costaron la quiebra de muchos de los emprendedores. Las distintas administraciones del puerto y las variadas normas aplicadas desprotegieron a los comerciantes, no permitiendo desde esa fecha y hasta la actualidad la posibilidad de realizar inversiones en sectores aledaños al mar, que son los lugares genuinos que los marplatenses y turistas reclaman. Y nunca permitieron extender más allá de diez años de tenencia a pesar de las grandes inversiones posteriores que se realizaron en el sector, nos fue negado sistemáticamente realizar inversiones sobre la escollera norte y sobre la banquina de pescadores”.

Recalcó que “según respuesta de los organismos oficiales no estaba claro de quién dependía la administración, si de la Armada o de las administraciones del puerto, sea Nación, Provincia o el actual Consorcio. Hoy vemos con asombro la cesión por treinta años de la escollera norte y cómo se digita quiénes serán los beneficiarios, con créditos blandos y con inversión municipal, sin considerar la necesidad de transparencia que cualquier proyecto popular merece. No estamos de acuerdo”.

En tal sentido, aseveró que “hoy en la actualidad cualquier permiso de uso que se vence en la zona portuaria de acuerdo al Decreto 185/07 debe ser publicado para demostrar el grado de transparencia que intenta ejercer la provincia sobre los otorgamientos de suelos provinciales, a pesar de las cuatrocientas cincuenta familias que en forma indirecta conforman nuestra fuente de trabajo”.

“Somos conscientes que cuando existe la voluntad política de realizar obras o emprendimientos, se ejecutan pese a cualquier tipo de obstáculo que se pueda plasmar. Por eso, de existir la voluntad política de la realización del proyecto Escollera Norte nuestra cámara quiere estar presente o ser tenida en cuenta. Por lo expuesto por los actores principales del puerto, estamos convencidos que se realizará una valuación coherente del proyecto Escollera Norte”, finalizó.

Comentá la nota