La escollera Norte estuvo abandonada 70 años

Por: Gerardo Gómez Muñoz.

La increíble falta de visión de los sucesivos gobiernos permitió que hoy la escollera Norte no sea un escenario turístico de excepción sino un predio de mil metros por ochenta, sin pavimento, con pozos innumerables, donde a veces llegaban cruceros ante cuyos pasajeros nos avergonzábamos discretamente por la recepción que le brindábamos.

El lastimoso toque folclórico de los pastelitos, churros, alguna fritanga de cornalitos o lombrices y magrú podrido para los interesados en pescar con línea, nada que ver con los viajeros acostumbrados a distinguir lo auténtico del rebusque de ocasión. Nada se hacía porque nos habían convencido que la incuria reinante era consustancial con la menguada actividad pesquera que también allí se cumple. Hoy se está sabiendo que es inminente la inspección del Senasa para determinar que ese ámbito no es adecuado siquiera para la carga y descarga de los barcos pesqueros.

Muchos opinantes muy respetables ellos y unas pocas personas reconocidas como pertenecientes a la actividad portuaria salieron a la palestra. Tras la apabullante sucesión de "tenemos entendido", "nos parece que", "por qué no se hizo tal", y "se hiciera en tal o cual lugar". Los animosos concejales de oposición y algunos "ex" -escasas 12 de personas- respondieron a la convocatoria para una demostración de rechazo al proyecto oficial de "nueva escollera". Un concejal allí, en una dimensión estratosférica que políticamente no suele resultarle muy distante, se angustió "porque la actividad nocturna puede afectar el ciclo biológico de los pececitos del Inidep". Uno de los más airados opositores del "cutomorenismo" en tránsito del kirchnerismo hacia el "katzismo" pasando asiduamente por la noche de Alem, se lamentó porque "no pudo asistir a la convocatoria".

En el HCD y el Consorcio

Había habido jornadas de trabajo como se consigna más arriba, era por tanto dable esperar las sesudas argumentaciones técnicas que hicieran tambalear el proyecto del Ejecutivo. Todo terminó no más allá de las habituales salvas a veces coloridas y otras de puro humo a las que suele recurrir una minoría que se sabe derrotada de antemano. Ni siquiera había elaborado una propuesta de minoría. Por el contrario, Eduardo Pezzati, además de integrante del bloque de Acción Marplatense presidente del Consorcio Portuario, junto con el secretario de la Producción Horacio Tettamanti, se había reunido con representantes de cámaras y de gremios directamente ligados y con experiencia personal en la actividad portuaria y pesquera. El edil aportó terminantes definiciones de los interesados directos en la actividad. Entre los presentes estaba el representante del Cepa Oscar Fortunato y Mariano Pérez del Cipa. Este enfatizó "nos ha quedado claro que está garantizada la normal operatoria portuaria que se va a potenciar con las nuevas obras de infraestructura que se están desarrollando en la escollera" y lo festejó "porque esto es auspicioso para el sector y se recuperan muelles que por falta de asfalto y de servicios tenían limitada su actividad".

No menos claridad aportó Pablo Trueba del Simape. "Estamos totalmente de acuerdo en que se amplíe una industria como el turismo sin que se perjudique a otras industrias como la naval, la pesquera y la portuaria". Completó su optimismo con el testimonio de la armonía operativa "en importantes puertos del mundo como Valencia y Miami donde conviven el puerto industrial y el turístico". Aportaron también lo suyo otros dirigentes como Rubén Manno del Somu y y Walter Castro del Saon.

Y Pulti eufórico dice que la escollera Norte aportará a Mar del Plata una nueva y gran industria: la del turismo con renovadas atracciones que también serán para los marplatenses que recuperarán un paseo paras familias junto al mar.

Pero cabe prevenir que hasta el momento no se ha respondido con firmeza y precisión acerca de los peligros que para la seguridad de los jóvenes ofrecerá la cercanía del mar y es esencial que la comuna avente toda intranquilidad al respecto.

"Cobos no es confiable"

Así, con tal directa sinceridad se expresan en la interna y en sus alrededores altas boinas radicales. No se quedan en meros desahogos verbales sino que han salido a "marcar la cancha". Sus derivaciones ya han llegado a la costa marplatense. Ahora se confirma el objetivo de la presencia de Leopoldo Moreau, de la mano de su fiel seguidora Vilma Baragiola en el comité de la UCR. Para no levantar el avispero no estuvieron los representantes del cobismo que responden al ruso Katz. El "Marciano" vino en un virtual inicio de campaña para la presidencia del comité provincial del radicalismo. Lo apoyan Fredy Storani, Coti Nosiglia y sin mostrarse mucho el inefable Jaimito que hace solo dos años acusaba a Moreau de ser con Fredy el responsable de la decadencia de la UCR, que nunca ganaron una elección y habían tirado al partido al abismo del 2 por ciento electoral, según "consta en actas"... Pero el intendente de Junín: Mario Meoni, un poco más coherente que Jaimito -no hace falta mucho para serlo- salta airado porque "Moreau fue siempre nuestro enemigo". Tratan de convencerlo señalando que es mucho más lo que se juega: "Si el comité es nuestro la candidatura de Cobos está en el buche". De todos modos en el cobismo provincial la tranquilidad no vuelve y la desconfianza crece. Piensan que Katz con el trofeo en la mano irá a Cobos por la vicepresidencia: "Yo te conseguí el comité de la provincia".

Los leales en pelea

Sin embargo esta vez los leales u orgánicos se han conjurado en la defensa de la integridad de la UCR, la trayectoria de sus dirigentes y la lealtad partidaria. Desde Ernesto Sanz presidente de la UCR nacional bajó la consigna de pelear por la integridad del centenario partido y no dejarlo en manos de negociantes sin límites. Por tanto hay que defender la reelección de Daniel Salvador y se han comenzado a sumar hombres como Ricardo Campero, Juan Manuel Casella y diversos intendentes y legisladores como el mismo Gerardo Morales en reclamo de esa lucha.

Pero hay otro renglón que evidencia hasta el punto que ha llegado el malestar: Tanto Ricardo Alfonsín como Ernesto Sanz deben calzarse la ropa de aspirantes a la candidatura presidencial. De allí que Ricardito ha vuelto a expresar con pretendida inocencia "voy a salir de campaña a presentarme como candidato, por si los correligionario me piden".

"El Plan B"

El ya mencionado como "Plan B" contra Cobos contempla, además del aliento a Salvador en el comité de la provincia, la instalación de Sanz y Alfonsín como virtuales contendores. Detrás de todo no sólo están las idas y venidas del vicepresidente y su poco airosa participación en el "affaire" Redrado sino su dependencia del tortuoso Katz y la deportiva e irresponsable postulación del presidente de la Suprema Corte de la Nación, Ricardo Lorenzetti como eventual vice de Cobos.

El ya denominado "Plan B" ante Cobos se potencia por las impensadas ínfulas carismáticas del cuyano. Al respecto cuentan anécdotas que hablan por sí solas. El hombre y se las cree con mayúsculas cual si fue fuese Yrigoyen, despidiendo a sus visitantes de altos rangos partidarios con un comprometedor "gracias por esta visita y por sumarse a esta campaña que hemos iniciado". El caso es que en la charla no hay manera de hacerle hablar de estrategias, ni de posiciones políticas y minga de repartir espacios políticos. Tan luego para los radicales de estirpe partidaria venir a plantarse como un Maradona dueño de la pelota y de la cancha. Otra respuesta vendrá con la estrategia de reabrir negociaciones con Hermes Binner, suturar heridas con Lilita Carrió y echarle flit a Francisco de Narváez un nuevo, asiduo e indeseado contertulio del engrupido vice. En definitiva una recreación a fondo del Acuerdo Cívico y Social.

El kirchnerismo timorato

A estas alturas el kirchnerismo inicial parece un conglomerado timorato que lleva cuatro semanas e innumerables, pero no muy concurridas, reuniones tratando de pergeñar políticas y movilizaciones en respaldo al gobierno y al proceso iniciado en 2003. Ardían los concurrentes a Santa Teresita en proyectos después de escuchar a Scioli y Kirchner y hasta ahora apenas salió un trabajoso comunicado. Para colmo en la última reunión fieles acólitos -Duayon, L.Martín, Golatto- que hablan por el diputado Daniel Rodríguez comenzaron a anticipar críticas del tenor de las que luego algunos legisladores, según se dice, deslizaron en Pinamar. Muy poco para tanto fervor y para tantos honrados con altos cargos y funciones. Lo que no militaste en estos años difícil que florezca de pronto.

Cafés indiscretos

Hay encuentros que por tan buscada discreción dicen demasiado. Por ejemplo uno que reunió a Pagni, Serebrinsky y Baragiola. ¿Sería para armar "el Moreau-cobismo-katzismo" local? No, dicen algunos porque si no estaría Diego Garciarena. Bueno, es que éste gustaba su cafecito en San Martín y La Rioja con Mario Luchessi y Cuto Moreno. ¿Estarían sentando las bases del bloque de concejales del "cutomorenismo" o Luchessi lo vuelca al otro hacia Rodríguez Saa o el Diego cada menos kirchnerista lo arrastra a su contertulio hacia el Ruso Katz, para quien implícitamente juega con frecuencia el Diego?

Comentá la nota