Esclarecedora charla informativa sobre arsénico en agua .

Esclarecedora y tranquilizadora fué la charla que sobre arsénico en agua brindó el Dr. Carlos Padial este lunes. El agua de red Bolívar contiene bajos niveles de arsénico y es apta para consumo, fué el mensaje del especialista. Tendría niveles inferiores a algunas aguas envasadas
Esclarecedora y tranquilizadora fué la charla que sobre arsénico en agua brindó el Dr. Carlos Padial este lunes. El agua de red Bolívar contiene bajos niveles de arsénico y es apta para consumo, fué el mensaje del especialista. Tendría niveles inferiores a algunas aguas envasadas. El informe.

La conferencia tuvo lugar en el Salón Verde de la Municipalidad de Bolívar, este lunes a las 12 hs, con una importante presencia de público. El Director de Bromatología, Adalberto Sardina, tuvo a su cargo la presentación del disertante. El funcionario expresó que teniendo en cuenta el tema del arsénico instalado públicamente y las opiniones encontradas, se busca clarificar en la sociedad.

Es un tema que causa temor, manifestó Sardina, a la vez que puso de relieve la necesidad de trabajar en conjunto todos los sectores, y ante todo seguir trabajando desde el conocimiento.

También comentó que en oportunidades anteriores, se trajeron otro tipo de especialistas, pero ahora se buscó un especialista desde la óptica de la salud.

Carlos Eduardo Padial es santiagueño, médico egresado de la Universidad Nacional de Tucumán, con especialización en Medicina del Trabajo en la Universidad Nacional de Córdoba. Magíster en medicina, ciencia, tecnología y sociedad en la Universidad Nacional de Quilmes. Trabaja como médico de atención primaria en las provincias de Chaco y Santiago del Estero. Actualmente ejerce su profesión en el departamento de La Banda, Santiago del Estero. Tiene innumerables trabajos de investigación y atención de pacientes vinculados con este tema, y realiza una enorme tarea en la lucha contra el H.A.C.R.E. (Hidro arcenicismo crónico regional endémico).

Es un médico rural, pediatra, pero por las características de la zona donde trabaja, atiende todo tipo de patologías. Las poblaciones de la región, consumen agua de pozo contaminada con arsénico (por no tener agua de red), lo cual genera innumerables casos de H.A.C.R.E.

Resaltó que para luchar contra esta problemática, se necesita una sociedad comprometida y un Estado presente. Que trabajen de manera mancomunada para preservar la vida de la población.

En la primer parte de su disertación, se refirió específicamente a los efectos que causa la presencia de arsénico en el agua por encima de las proporciones admitidas. Describió que las patologías han sido identificadas como H.A.C.R.E. (hidro arceniscismo crónico regional endémico):

* Hidro por agua;

* Arcenicismo por arsénico, elemento tóxico que contamina el agua;

* Crónico porque se prolonga en el tiempo;

* Regional porque abarca una extensa región geográfica de Argentina, llamada región Chaco Pampeana (Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Formosa, Chaco, Córdoba, Santa Fé, el norte de la Provincia de Buenos Aires, Mendoza, San Juan, San Luis y La Pampa;

* Endémico porque siempre se producen nuevos casos.

La presencia de arsénico en agua se origina en rocas volcánicas que se originan en la época del Cuaternario, y se puede medir en miligramos por litro, partes por millón o microgramos por litro.

La Organización Mundial de la Salud ha fijado normas en cuanto a la presencia de arsénico en agua, tomando como límite permitido la cantidad de 0,01 mg/l o 10 partes por millón, aunque según las apreciaciones del Dr. Padial, basadas en el conocimiento de las estadísticas mundiales, no existe lugar en el mundo donde se hayan podido alcanzar esos niveles mínimos de arsénico.

Según la experiencia basada en la casuística estudiada a través de más de veinte años, no existen casos de H.A.C.R.E. en niveles inferiores a 0,10 mg/l ó 10 partes por millón, dato este que lo repitió enfáticamente en varios momentos de su alocución.

Para tener una idea de la problemática que enfrenta Santiago del Estero, el Departamento Banda de esa provincia, tiene niveles de hasta 14.970 partes por millón. En el caso de Bolívar, los análisis observados por el Dr. Padial arrojan resultados de 40 partes por millón, o lo que es lo mismo 0,04 mg./l. Se trata por lo tanto de dos casos extremos, uno con valores muy elevados, y otro con valores cercanos a los mínimos admitidos.

El Dr. Padial realizó trabajo de investigación durante muchos años en una región donde el H.A.C.R.E. es importante. A través de su trabajo, buscó la relación entre la concentración de arsénico en el agua que toma la gente, la observación de las lesiones producidas, y estudió en profundidad como se manifiestan las diferentes patologías en los pacientes.

Resaltó que en cada caso que aparecen con síntomas de H.A.C.R.E., es necesario hacer los análisis de laboratorio para afirmar que se está ante un paciente que tiene H.A.C.R.E.. Esto significa asegurarse que su enfermedad proviene por la presencia de arsénico en agua, y no por ningún otro factor.

Cuando y como se manifiesta:

El H.A.C.R.E. se manifiesta de uno a diez años después de consumir de manera permanente y prolongada agua con presencia de arsénico en niveles elevados. Y se exterioriza con lesiones en diferentes órganos internos y externos. Se empieza a observar endurecimiento en las palmas de las manos y la planta de los piés y se observan manchas en las mismas. Estas lesiones se van agudizando y también la enfermedad va invadiendo diferentes órganos internos hasta terminar con la muerte de los pacientes.

El consumo de agua debe ser entonces permanente y con elevados niveles de arsénico. De otra manera no origina el H.A.C.R.E. Resaltó el profesional:

“No existen casos de H.A.C.R.E., según mi experiencia, en valores inferiores a 0.10 mg/l (de arsénico en agua). Con los valores que he visto se manejan aquí, 0,02, 0,03, 0,04, 0,05 no he visto casos. Todo lo que les he mostrado a ustedes, ha sido con valores por encima de los 0,10 mg/l.”

Luego de su exposición que duró por espacio de aproximadamente 40 minutos, y tras una breve pausa, comenzaron las preguntas del auditorio.

El Dr. José Bucca, que desde hace aproximadamente 8 años viene estudiando la situación en nuestra ciudad, fue el primero en tomar el micrófono.

Felicitó al Dr. Padial por su trabajo en el tema del arsénico en su población y comentó que está trabajando en Bolívar desde el año 2000 con la Universidad de Buenos Aires, con quién también hacen los análisis, resaltando su visión de que todos tenemos que trabajar juntos para resolver el tema

Luego planteó un cuestionamiento al expresar: “No entiende porqué si la OMS indica 0,01 mg/l, porqué hay que estar hablando en el agua de consumo por encima de esos valores”.

Manifestó también que no coincide con los valores que se hablan en Bolívar respecto de los niveles de arsénico. Según su opinión se está en valores más altos de los que se dicen (no dió precisiones).

También se refirió a las afecciones que el arsénico produce, agregando que en nuestro caso no vamos a tener casos tan graves como los de Santiago del Estero, pero sí otro tipo de problemas.

El trabajo de investigación lo va a realizar a lo largo de 10 años, y está próximo a terminar (faltan 2 años).

Debemos trabajar para que los valores estén dentro de lo que fija la Organización Mundial de la Salud y el Código Alimentario Nacional, dijo el médico bolivarense.

Finalmente indicó que valora el trabajo que realizó el Dr. Padial en Santiago del Estero, pero para Bolívar propone seguir trabajando entre todos.

Luego de las palabras del Dr. Bucca, el Dr Padial expresó:

“Quiero ser taxativamente claro. Que quede en ustedes esto: lo que mostramos es la realidad fáctica de mi trabajo... No estoy aquí para dejar contentos a uno y a otros. No he venido a polemizar con nadie. He venido a mostrar y a decirles lo que sé en la causa común que es la causa de los hombres de bien con compromiso social para resolver en conjunto los problemas de la sociedad. ... Quiero decirles con total honestidad intelectual como he demostrado que tengo, que yo no tengo casos registrados de H.A.C.R.E. en niveles inferiores a 0,10 mg/l. ... No hay que crear falsas expectativas. El agua es un bien escaso, muy valioso y es lo que tenemos. Y si nosotros hacemos planteos de esta naturaleza (refiriéndose al Dr. Bucca), vamos a explotar los pozos, y entonces qué agua consumimos?. Hay que tener mucho cuidado, por eso quiero dejar claro que en mi casuística no he visto manifestaciones dérmicas y mucho menos oncológicas en valores por debajo de 0,10 mg/l.”

Agregó luego enfáticamente que aunque la Organización Mundial de la Salud ha bajado a 0,01mg/l el nivel de arsénico permitido en agua, “no hay agua en el mundo que tenga esos valores. No existe. Eso crea una gran confusión y una gran polémica”

Una señora del público, manifestó que llevó agua de red de la que consume en su casa a la ciudad de La Plata para ser analizada en el Laboratorio Central de Salud Pública, Instituto Biológico del Ministerio de Salud, y dichos análisis (que exhibió) dieron un resultado de 0,05 mg/l, agua potable.

El Dr. Padial le preguntó desde cuando consume agua de red, a lo que la señora respondió desde que hay agua corriente en Bolívar (aproximadamente 40 años), entonces el Dr. Afirmó: “usted estaría muerta si consumiera agua con arsénico”. Le recomendó que siga consumiendo agua de red, y que si compra agua la haga analizar porque puede tener más arsénico que la que consume en su casa.

“En términos de salud pública, tenemos problemáticas que tienen que ver con el crecimiento del cáncer de piel, que no necesariamente tienen que ver con el consumo de agua con arsénico, y que sí tienen que ver con el factor cambio climático. Hay un crecimiento exponencial de los cáncer melanoma y no melanoma en los últimos años debido al agujero de la capa de ozono. Si fuera así los señores del Ministerio de Salud Pública deberían proveernos a todos sombrillas. Eso sí produce mucho más cáncer de piel, enormemente mucho más cáncer de piel.

Si estamos con acuíferos más explotados, es muy probable que por disminución de caudal estén más concentradas las sales disueltas en el agua.

También se encontraba entre el auditorio el Director de Obras Sanitarias de Daireaux, quién entre otras cosas expresó:

Coincido totalmente con lo que dice el doctor. He ido a muchas charlas, a muchos cursos por este problema del arsénico, y coincido respecto al límite de 0,01 mg/l es inalcanzable. No hay ninguna parte de nuestro país que tenga 0,01 mg/l. Yo les aseguro, busquen, en ningún lado de nuestro país hay esos valores.

En mi localidad hacemos los análisis en un laboratorio certificado, con el métodos más exacto que es por absorción atómica (al igual que en Bolívar), es mucho más preciso.

No sé porqué el Código Alimentario Nacional no se pone de acuerdo respecto del arsénico. Pareciera que hay un arsénico malo y un arsénico bueno. Si el Código Alimentario Nacional dice que 0,05 mg/l es lo que puede tener el agua corriente, porqué el agua mineral tiene más. Si ustedes analizan una botella de agua mineral, van a ver que el contenido tiene 0,08 ó 0,10 mg/l y hasta 0,15 mg/l. El agua mineral puede tener esos valores, y para nosotros es 0,05? Entonces guarda lo que estamos tomando, porque es un gran negocio para todos aquellos que venden agua, no vaya a ser que sea peor el remedio que la enfermedad (aplausos).

El Dr. Padial agregó para los casos que utilizan agua mineral para todo tipo de consumos (mate, té, guisos, pastas, etc.), el agua mineral tiene conservantes, y según la Organización Mundial de la Salud, cuando se pone a hervir agua mineral, el proceso potencia los conservantes y cambia la composición de la misma. Y para demostrar la presencia de conservantes agregó: “Si uno toma agua de red que no sea clorada, la coloca en una botella y la deja dos días al sol, esa agua se pone verde. Ustedes pongan agua que llega a sus casas en bidones, en botellas, que viene en camiones al sol, el que las transporta las lleva al sol, se queda verde el agua?... no.” Esto demuestra la presencia de conservantes.

Otra pregunta que surgió del auditorio fue si existe la posibilidad de bajar el nivel de arsénico a niveles inferiores a 0,01 mg/l a través de la instalación de una planta potabilizadora.

El Dr. Padial respondió que por el conocimiento que él tiene, el arsénico no baja de ese nivel de 0,01 mg/l. Una planta de ósmosis tiene un costo muy elevado, operativamente es muy complicada, y no se obtienen resultados satisfactorios. Las plantas de ósmosis inversas en Santiago del Estero no han funcionado nunca, no son operativas, el material es extremadamente caro, y puso un ejemplo donde hubo algunos resultados pero para comunidades muy chicas, igualmente llevando los niveles de arsénico a los que tenemos en Bolívar.

Ante el comentario de que el costo no debería tener importancia tratándose de un tema de salud, el Dr. Padial agregó que los recursos del Estado son escazos, y que en políticas de salud se debe priorizar adonde van los recursos. Se debe hacer un análisis de costo – beneficio, para destinar los recursos a las problemáticas verdaderamente importantes. Hay determinadas cuestiones (como la de la planta potabilizadora), que según su opinión no entran en la ecuación de costo-beneficio, y no porque no se le dé importancia a la salud.

Agregó que hay otras cuestiones que son verdaderamente importantes, como la accidentología (los accidentes de tránsito), que son una verdadera epidemia en la que mueren miles de personas al año, y que él no ha observado verdaderas políticas del Estado. O en igual sentido, el gran incremento de los cáncer de piel producidos por el agujero de la capa de ozono, que también merece campañas de prevención desde las políticas públicas por parte del Estado, que les diga “señores, se van a morir, pónganse factor de protección solar, y no ya 40 sino 70”. Agregó que hay que priorizar, dejando claro que en nuestro caso, los niveles de arsénico en agua que tenemos no ameritan la instalación de una planta potabilizadora.

También reflexionaron acerca de la necesidad de cuidar el agua como recurso escaso y valioso que es. No se debe baldear, regar y realizar otros usos de manera indiscriminada, las pérdidas (en canillas, sanitarios, etc.) también son indiscriminadas. Hay que hacer conciencia de la importancia que la misma tiene y asumir las responsabilidades que como ciudadanos tenemos en este sentido.

Daireaux analiza en Salto, Bolívar en I.A.C.A. de Bahía Blanca. Ambos con el mismo método y en laboratorios que certifican normas.

A manera de síntesis:

· los niveles de arsénico en agua permitidos por la Organización Mundial de la Salud son de 0,01 mg/l;

* esos niveles según las expresiones del Dr. Padial son inalcanzables, y ningún país del mundo los ha logrado;

* no existen casos de H.A.C.R.E. en niveles de arsénico inferiores a 0,10 mg/l según la experiencia del Dr. Padial;

* en nuestra ciudad, los niveles de arsénico en agua son de 0,04 mg/l según los análisis realizados en laboratorios que certifican normas;

* el agua envasada que se compra para consumo, contendría niveles de arsénico superiores a los del agua de red de nuestra ciudad;

* el agua envasada también tiene conservantes, que cambian la composición de la misma, y se potencian cuando dicha agua es hervida para procesar alimentos o para tomar infusiones (mate o té);

* las plantas potabilizadoras de agua, con procesos de ósmosis inversa, no son operativas, son extremadamente caras y no consiguen buenos resultados;

* en los casos como el de nuestra ciudad, se puede tomar agua de red con total tranquilidad, no siendo un motivo de preocupación en los niveles actuales.

Comentá la nota