Escepticismo en los mercados mundiales tras la reunión del G20

Wall Street abrió en baja después de la difusión de malos datos sobre la industria y el recorte de empleos del Citigroup; las bolsas del Viejo Continente mantienen retrocesos en sus promedios; resultados mixtos en Asia
En la apertura de una nueva semana bursátil, los mercados de todo el mundo parecían mostrarse escépticos a los magros resultados de la cumbre del G-20 desarrollada en Washington y el anuncio de la entrada en recesión de Japón, la segunda economía más poderosa.

Antes de la apertura de Wall Street, otro dato oscuro sobre la economía de los EE.UU. vio la luz. El indicador manufacturero del Estado de Nueva York mostró en noviembre un nuevo récord mínimo según la Reserva Federal local.

El índice "Empire State" de la Fed de Nueva York sobre las condiciones generales de negocios descendió a menos 25,43 desde menos 24,62 en octubre. Así se ubicó en sus mínimos desde la creación del indicador, en julio del 2001. Economistas sondeados por Reuters anticipaban una lectura de menos 26,10.

Además se conoció que el Citigroup, uno de los más golpeados por la crisis financiera internacional, estaría pensando en recortar 50.000 empleos y un 20% los gastos.

En ese contexto, la bolsa de Nueva York abrió en baja. El Dow Jones de industriales retrocede un 1,54%, mientras el Nasdaq pierde un 1,29%. El más abarcativo S&P 500 cae un 1,67%.

A media jornada, las bolsas europeas muestran ligeras bajas, retomando la desconfianza de las plazas asiáticas. El índice FTSE de la Bolsa de Londres perdía un 1,60%, mientras que el DAX de Francfort, principal indicador de la zona euro, retrocedía un 2,15%. En tanto, el CAC de la Bolsa de París caía un 2,41% y el Ibex de Madrid bajaba un 3,47%.

Japón se sumó a la zona del euro, a Alemania, a Italia, a Irlanda y Hong Kong en la lista de países y territorios que oficialmente entraron en recesión por el impacto de la crisis financiera mundial. Esta recesión se explica esencialmente por una fuerte disminución de las inversiones de las empresas, que limitaron los gastos en previsión de la agravación de la crisis mundial, y especialmente por la desaceleración de la demanda en Estados Unidos, primer cliente de las exportaciones japonesas.

Sin embargo, el anuncio oficial de la entrada de Japón en recesión no tuvo influencia en el mercado, que esperaba esta noticia desde hacía tiempo, según los corredores. Así, la Bolsa de Tokio terminó la sesión con una ligera alza del 0,71%, debido a una recuperación técnica gracias a que los inversores compraron acciones a bajo precio tras una caída del 2,88% durante la mañana.

Los otros mercados asiáticos siguieron en su mayoría la misma tendencia, reduciendo pérdidas tras haberse visto arrastrados al inicio de la sesión por la ausencia de resultados concretos durante la cumbre de países industrializados y emergentes en Washington.

La Bolsa de Seúl terminó la sesión con una baja del 0,91% y la de Hong Kong perdió un escaso 0,1%. También cerraron en números rojos Sídney (2,54%), Nueva Zelanda (0,93%) y Taipei (0,29%). La Bolsa de Shanghai, sin embargo, cerró con un alza del 2,22%, tras la noticia de que dos de las mayores aerolíneas del país podrían recibir ayuda del gobierno.

El G-20, cuyos países miembros generan el 85% del PBI de todo el mundo, enumeró anteayer una serie de "acciones inmediatas" para impedir que la economía mundial caiga en una larga recesión, sugiriendo la utilización de "medidas presupuestarias para estimular la demanda interna con resultados rápidos" o con recorte de tasas de interés en algunos países.

Agencias AFP, EFE y Reuters

Comentá la nota