Escenarios

Si los anuncios que señalan un acuerdo entre la Provincia de Buenos Aires y los líderes de la venta ambulante en Mar del Plata se cumplen, habrá una paz relativa, una nueva demostración de poder por parte de Florencio Aldrey Iglesias y un acomodarse en la Playa Popular 1 para mantener en pie un negocio que en temporada mueve algo así como cinco millones de pesos.
El empresario coruñés había puesto fecha para la erradicación de la venta ambulante de los bajos del edificio del Casino: al retornar el intendente Gustavo Pulti de su periplo internacional, la cuestión debía estar finiquitada.

Convencido de que Pulti jamás enfrentaría a los hermanos Lencina, líderes del SIVARA y dueños de este particular negocio, FAI la emprendió sobre el gobernador Daniel Scioli en ocasión de su presencia en el alicaído encuentro de IDEA en esta ciudad. Allí le dejó saber que alistaría sus cañones si no había respuesta a su exigencia de modificar esta situación en su evidente beneficio.

Scioli puso en marcha todo su esquema de poder, y le exigió al subsecretario de Turismo de la provincia de Buenos Aires, Ignacio Crotto, que encontrara una solución al tema. Ya en julio, dos reuniones convocadas por Jorge Trujillo, el "pope" de la UOCRA, habían fracasado. José Lencina había sido entonces bien claro: "Don Florencio, nosotros lo respetamos, pero ahí no vamos". "Ahí" era el actual playón de secuestros que la comuna alquila en Avenida Luro entre Salta y España.

Jorge Trujillo, hoy por hoy un auténtico dependiente del coruñés, maquinó otra alternativa. En septiembre, la gente del SIVARA fue nuevamente a una reunión con Aldrey, pero el tono de la misma fue ya más elevado, y la exigencia perentoria: debían buscar un arquitecto y diseñar un espacio que ubicara la venta ambulante sobre la calle Entre Ríos entre Avenida Pedro Luro y Diagonal Juan B. Alberdi, ocupando una plazoleta ubicada sobre lo que alguna vez fue el hoy desaparecido Club Mar del Plata.

El anuncio surgido en estos días deja a la vista la falta de integridad política de esta administración. El Intendente coloca al Gobernador como un juguete en manos de Iglesias y relanza la pregunta acerca de qué clase de secreto o información non sancta puede poseer el galaico para tener a estos dos hombres elegidos por sus respectivas sociedades en un puño. Está claro que no son sus medios, ya que en la actualidad, la circulación del matutino La Capital no alcanza los 5.000 ejemplares diarios, en tanto que las radios de AM peregrinan hacia el fondo de la tabla de audiencia en cualquier encuesta.

Quienes son lectores consecuentes de Noticias & Protagonistas conocen la historia varias veces contada en estas páginas de la fallida concesión del estacionamiento medido y los trescientos mil dólares que cayeron en manos de Gustavo Arnaldo Pulti. No obstante, sigue siendo un misterio la naturaleza de la relación entre Scioli y Aldrey, porque no cierra por ningún lado que esté sostenida por lazos afectivos legítimos y recíprocos.

Es evidente de toda evidencia que hay negocios o negociados, y que se necesitan para impulsarse y taparse mutuamente. De corroborarse plenamente la información que esta columna volcó en la pasada edición, alguien deberá explicarles a los marplatenses por qué se entregaron a Iglesias tres millones de dólares a sola firma para colocar los equipos de frío/calor en el Gran Hotel Provincial, cuando las mejoras deben correr por su cuenta toda vez que los beneficios sólo irán a parar a sus bolsillos. Tal como ya señalé en este espacio en anteriores oportunidades, hay movimientos judiciales en marcha. Tanta impunidad no será eterna. Algún día será justicia.

Comentá la nota