Escenario Político Gutiérrez parece reenfocarse hacia el «voto Solano». Hoy, el mal humor viene del voto Tijera

Por estos días está por cumplirse el primer aniversario de la consulta electoral del 28 de octubre que representó el final de la versión más intransigente y extrema del anibalismo.

Hace tan sólo un año atrás, el escenario absolutamente otro. La cita busca que cada lector acerque información propia para darle más trasfondo a la actualidad. Las sociedades no viven en la historia, ni se satisfacen de laureles marchitos por el paso del tiempo; mucho menos en los vertiginosos tiempos que corren donde pareciera que vamos consumiendo varios días, cada 24 horas.

Es decir, tenemos datos concretos de nuestra historia reciente, ocurrida tan sólo hace un año atrás; y también tenemos un vertiginoso escenario de cambios políticos, sociales y económicos, que apuran.

EL PESO DE LA TIJERA

Imposible sobrevolar una referencia como la que estamos intentando sin hacer un aparte para destacar el lugar calificado que ocupó la tijera en éste cambio de página en la historia reciente de la ciudad. El resultado final de la contienda mostró una diferencia de 5300 votos, con 15 cortes de boleta a favor del ganador. Ese antiguo implemento tan cotidiano, ocupó un sitial fuertemente político al provocar que ciudadanos que no hubieran votado a los candidatos surgidos por dentro del Frente para la Victoria se aliaran a otros muchos, aportando las voluntades necesarias como para propinarle una histórica derrota a un grupo de funcionarios que «posaban de invencibles».

EL COSTO DE LA PELEA

A ésta altura del año pasado, Quilmes era testigo de la campaña electoral más costosa y rojo rabioso desde el regreso de la democracia. Este dato de la realidad puede servir para anotar la importancia de sectores claves en la formación de opinión y del humor social de un Distrito.

Muchos mitos de pegatinas con «comunicación a presión» se cayeron a pedazos. Algo similar ocurrió con la prensa.

Hablamos de «prensa arrodillada», de «periodismo felpudo», de medios de prensa convertidos en «una verdulería»; como formas de repasar el estruendoso fracaso en público, que han sufrido quienes aceptaron por dinero, hacerle el coro a la intolerancia, a la represión; justificando y explicando las listas negras y la prepotencia del poderoso.

CARA CON FONDO CELESTE

La historia está ahí para ayudarnos a pensar; también para desafiarnos de cara a las dificultades que ofrece la realidad presente. A esta altura del año pasado, Francisco Gutiérrez hacía campaña presentando afiches con su rostro (amigable); Aparecía sólo. Así ganó. Sin Néstor Kirchner en Quilmes, sin Cristina Kirchner levantándole la mano. El único dirigente nacional que vino a poner la cara en el acto de lanzamiento en Argentino de Quilmes fue Carlos Kunkel. El resto ocurrió dentro de los límites de la ciudad.

ANDAR CON SU VERTIGO

Otro dato a no perder de vista lo aporta el hecho que, cómo una consecuencia directa de lo que aportaban las encuestas de opinión por ese entonces, Gutiérrez lograba que la casa Rosada, a última hora, le habilite la posibilidad de participar con el Polo Social, pero por dentro del Frente para la Victoria.

Es decir, si bien es cierto que los Kirchner no estuvieron en persona en la ciudad, ese permiso de ingreso al espacio del Frente terminó siendo un momento esencial en la construcción de aquella victoria.

Con la perspectiva que ofrece el paso del tiempo, y los 5.300 votos de diferencia, resulta claro que otras hubieran sido las chances del Intendente que se presentaba a su reelección, si hubiera logrado el monopolio de la representación de espacio K.

Clave:

Reforma Fiscal en zona roja

Comienza una semana clave para la Reforma Fiscal que impulsa la administración quilmeña. Hoy se cumple la jornada Nº 19. En el ámbito del Deliberante local no se han registrado novedades como para alentar la posibilidad de que finalmente vea la luz del día un gran acuerdo superador, capaz de introducir cambios en el proyecto ya votado en la comisión de Presupuesto, que a su vez, permita su aprobación en el recinto.

REFORMA EN ZONA ROJA II

Durante la semana pasada, los concejales reglamentaron la instalación de antenas de telefonía celular, en lo que representó, más allá del presupuesto anual, la primera ordenanza de fondo aprobada en el marco de la actual administración. Al cierre de la semana, se mencionó la próxima llegada del Proyecto que impulsa Techint que integra la Costa lindante con Avellaneda. En relación a la Reforma, el viernes por la tarde trascendió un mensaje escrito desde el correo electrónico del Ministro de Justicia, en el que descartaba de plano todo posible acuerdo que destrabe la iniciativa.

REFORMA EN ZONA ROJA III

Para el próximo viernes 27, está previsto el cierre de listas para la interna del justicialismo provincial. La fecha, que anticipa reuniones y acuerdos de última hora al máximo nivel aún dentro de la Casa Rosada, dejará aclarado si en Quilmes, habrá internas que compitan la ya presentada candidatura del Intendente Gutiérrez; y en ese caso, quién será finalmente el candidato de Aníbal para la disputa. Es en éste marco que se especula que finalmente quedará sellada la suerte de la Reforma Fiscal. La situación que se presenta en Quilmes, se repite en otros distritos. Por ejemplo en Lanús, dónde el veterano, hoy derrotado Quindimil, disputa con el senador Pampuro, la conducción partidaria en aquel Distrito.

EL PERONISMO Y EL VOTO INDEPENDIENTE

Este repaso, nos trae a un punto muy sensible que podríamos titularlo más o menos así: Gutiérrez gana con una base electoral más amplia que la que representa el peronismo histórico en Quilmes. Vayamos despacio. Gana, porque acortó notoriamente la distancia que pudo haberle sacado el aparato anibalo-villordista entre los sectores más postergados del Distrito. El comportamiento del electorado en Solano es un ejemplo sumamente interesante, que haríamos mal en perder de vista.

La otra pata de la victoria de Gutiérrez la aportó el electorado que podríamos sintetizarlo en lo ocurrido en Ezpeleta. Y finalmente, hubo otro protagonista que fue la tijera; clave en Quilmes Oeste y en toda la franja Este del Distrito.

PERFIL DEL VOTO SOLANO

De los 280 mil electores en condiciones de votar, Solano aporta, entre 70 y 80 mil y tuvo un 69% de voto K (37% contra 32% de Gutierrez). La última experiencia mostró que si bien las franjas más castigadas por la pobreza tienden a votar a los oficialismos, por una cuestión de necesidad y dependencia en cuestiones básicas de subsistencia diaria, el mensaje de Gutiérrez llamando a la construcción de una ciudad más justa, transparente y solidaria, cruzó todas las barreras y logró achicar las diferencias hasta el borde de una victoria sobre el oficialismo de entonces.

Estamos ante un elector muy identificado con el peronismo de los emblemas partidarios y también con fidelidades de última hora; y eso Gutiérrez lo sabe por experiencia directa.

Luego de cuatro años de aquella gestión «caliente» y a la hora de una reelección consagratoria para el anibalo-villordismo Solano pasó a ser tan importante, que el entonces Intendente instaló allí su cuartel central electoral del Distrito. Desde ahí tenía previsto comenzar los festejos; sobrevenido el traspié, ese día fue dónde soportó sus peores, inolvidables e irrepetibles momentos políticos.

VOTO EZPELETA TUVO LO SUYO

Solano probó ser capaz de abandonar el voto oficialista y arriesgarse por un «voto peronista alternativo», que no ganó. Ante cualquier duda pregúntele al anibalo-villordismo; Ezpeleta, en cambio, puede servir como mirador de las expectativas de las clases trabajadoras. Ahí Gutiérrez ganó sin atenuantes. Las barriadas obreras es gente de trabajo que quería la dignidad del militante y el vecino.

No aceptó el desprecio y la subestimación que terminó representando el discurso omnipotente, seguido de un subsidio o de un asfalto, que en realidad sonaban como una extorsión política. Tampoco toleró el tren de vida que decían darse los dirigentes de aquel día, exhibiendo impunemente cada uno de los atributos del poder como si fueran del dominio privado.

En los barrios se escucharon tantas historias abuso y manipulación de la Justicia, que finalmente la gente las creyó posibles; fue como un gotero provocador de mal humor, nunca atendido.

A ese escenario, Gutiérrez se acercó con promesas de austeridad. Un discurso llano que hablaba de participación ciudadana, de municipalización de los servicios, transparencia en la gestión y de desarrollo de los barrios. De esa combinación surgió el voto «Ezpeleta».

LA TIJERA; Y LOS SECTORES MEDIOS

Finalmente apareció el «voto castigo» representado por la Tijera. Lo protagonizó el sector más complejo de toda sociedad.

El sector más informado y también el más enojado con el Quilmes de aquel entonces. El mal humor es un viento que cruza a las sociedades de nuestros días. Se trate de un sentimiento muy analizado y atendido contra el cual luchan los funcionarios que pretenden el favor ciudadano.

El mejor ejemplo de nuestros días lo aporta el conflicto con el campo, y cuánto terreno perdió el gobierno nacional. Aunque las siete cuadras de manifestantes reclamando «basta de abuso» en el marco de la protesta de la escuela de Bellas Artes, será el dato para la historia quilmeña.

LA TIJERA II

Las encuestadoras, las mediciones de opinión, la comunicación y la respuesta a las demandas sociales, son cuestiones centrales para cualquier gobierno que se precie de democrático. No fue así con el ocurrentemente titulado: « Mejor Intendente de los últimos 50 años».

El anibalo-villordismo no mostró interés por atender, ni conceder ante el mal humor social. Lo paseaban como si fuera una parte esperable de su «exitosa gestión de gobierno».

La historia irá ayudando a entender si en realidad eligieron no hacerlo apoyados en sus convicciones políticas, y de ahí las expresiones tenidas como de corte-nazi de su gestión. También puede ser que queriendo agradar a la ciudadanía y ser aceptado, querido y respetado, no haya sabido cómo lograrlo, o simplemente hubiera estado equivocado.

LA TIJERA III

Lo cierto es que aquellos 15 mil electores que usaron la tijera, se sumaron a aquellos votantes K que eligieron directamente al Polo Social. Representan un segmento social independiente de mucho peso político. Sin duda, el ARI y el PRO, son quienes más sintieron el rigor local de la tijera.

Aquí resulta imperioso recordar que de las doce bancas que se disputaban, Gutiérrez obtuvo cuatro; el anibalismo, otras cuatro. El ARI, obtuvo dos y el PRO las otras dos. En otro lenguaje podríamos decir que tijera mediante, el peronismo K obtuvo seis de cada diez votos.

¿Gutiérrez está cambiando su base electoral?

A un año de aquel momento, nos encontramos con Gutiérrez en pleno despliegue de sus verdaderas ideas, de sus verdaderas intenciones, de sus verdaderas formas de entender la política, la comunicación, la transparencia y la participación en las cosas públicas. Es el lenguaje contundente y rotundo que aportan los hechos consumados. Si apeláramos a la simplificación que hemos intentado para pintar el cuadro, podríamos apuntar que hasta aquí, las prioridades de la gestión están enfocadas en atender los reclamos del «voto Solano».

HACIA EL PERONISMO

Así como un día se abrió la posibilidad de que la candidatura de Gutiérrez sostenida en el Polo Social ingrese dentro del espacio K; una vez en el gobierno de Quilmes, se abrieron las puertas para que así como Néstor Kirchner accedía a la Presidencia del PJ nacional, Gutiérrez lo haga a nivel del P. J. local.

Ese reacomodamiento político, con fuertes señales de carácter ideológicos, termina reforzando la idea que las prioridades serán bien marcadas y no precisamente para evitar el mal humor entre «el votante independiente «.

LA PRIORIDAD

Parece como si el gobierno quilmeño estuviera apuntando a cambiar la base electoral que le permitió ganar las elecciones.

Profundizar ésta mirada puede explicar enojos, distanciamientos y rupturas con agrupaciones vecinales claves y aún dentro del mismo grupo de funcionarios. Si revisamos bien, el voto Solano no pide transparencia o coherencia política. Son los sectores más informados los que esperan una mejor calidad institucional, acceso a la información en manos del Estado o independencia de las pocas formas de control sobre el manejo de los dineros públicos.

LA PRIORIDAD II

Por ejemplo, el sensación de informalidad y desorden, la falta de control sobre la noche o sobre los vendedores ambulantes, son cuestiones que pesan sobre cierto humor colectivo.

Los «aplausos» a la Policía o la ausencia de denuncias sobre hechos concretos de corrupción, le dice cosas a ciertos sectores sociales. Si la situación persiste y se instala como forma, puede dañar la imagen de la gestión entre los que llamamos el «voto Ezpeleta».

Atención: Ninguno de los dos sectores respondieron al estímulo roban pero hacen .

Comentá la nota