Escenario Político Gutiérrez discute con sí mismo qué hacer con el Estado

Llega a las elecciones de mitad de mandato, con el récord absoluto de casi 6000 municipales.

- Durante el 2008 destinó el 130% de la recaudación surgida en el Distrito (en total 150 millones de pesos) al pago de sueldos.

- Al mismo tiempo, pagó otros 93 millones a empresas privadas que prestaron servicios públicos.

- Más de 7 millones fueron destinados a pagar servicios de muy difícil comprobación y sin licitación conocida, prestados por distintas cooperativas.

Gutiérrez es el séptimo intendente al comando del Estado municipal desde el regreso de la democracia; Se hizo cargo de un Estado desvastado y llega a la cita electoral del 28 de junio, con sólo dos concejales propios en el Deliberante.

Cinco de esos intendentes, fueron igualmente justicialistas. Salvo dos, (uno radical y el otro del PJ), todos salieron del Distrito envueltos en escandalosas denuncias de corrupción de distintos colores. Frente a éste cuadro de situación, la actual administración se organizó en 14 secretarías y apeló a profesionales que no tienen, ni tendrán nada que ver con Quilmes para los cargos claves.

PARA COMUNICAR, SOLO POR ESCRITO

Más allá del hecho concreto que a un año y medio de mandato, la gestión no ha logrado poner en marcha ningún resorte creíble de lucha contra la corrupción estructural del Estado, otra característica que viene llamando la atención desde el primer día de mandato es su política de comunicación.

Con muchas dificultades a la hora de ofrecer información confiable a la ciudadanía, la administración se muestra firme en su determinación de ofrecer poco trato personal con la prensa y la menor información posible sobre su administración.

Al insistir sólo con el material «auto generado» y por escrito, como toda forma de vinculación con la ciudadanía interesada en «saber de que se trata», Gutiérrez expresa toda una definición política del lugar que ocupa en su ideario de gobierno el ciudadano informado como actor de una sociedad plural.

- Gacetillas de prensa, en la práctica de muy mala redacción, poca y áspera relación con los editores, es todo lo que hay en relación al acontecer diario.

- Cada fin de mes, un recuento de los principales acciones de gobierno impreso a colores, sintetiza la información con la cual Gutiérrez considera saldada su relación con el ciudadano.

Aunque por cuestiones de escala las realidades son muy distintas, por ejemplo, Canal Siete o Telam, son emprendimientos de prensa igualmente en manos del Estado.

Ambos soportan una férrea presión política y social por garantizar su pluralidad. Nadie los imagina disputando espacios con la prensa independiente, el gobierno tampoco.

- Este impreso llamado La Hoja, puesto casa por casa, con personal que no se conoce quién organiza y financia, no expresa la pluralidad de la sociedad que lo financia. Sin embargo, no es tenido como propaganda que debería sostener una agrupación política.

PRENSA O PROPAGANDA

La ciudad viene de la experiencia anibalo-villordista, que vio posible arrodillar a los medios de prensa, de modo de tenerlos a disposición. Algunos, aún dispuestos a cerrar sus puertas, resistieron.

Para entender mejor el camino elegido por la actual administración vale señalar dos datos:

- Mientras se destaca puntualmente el ahorro presuntamente obtenido en la compra de remedios y justamente en publicidad, durante el 2008 esta experiencia editorial llamada «La Hoja», aparece como habiendo representado sólo en su impresión, un gasto concreto de 1.4 millones de pesos.

Roxana Bataglia, sería el nombre del proveedor. Resta que la autoridad del área informe ¿Cuánto le cuesta a la ciudad su redacción, su diagramación y su distribución?

EL MEDIO MAS LEIDO

El otro dato de interés surge del hecho que para el gobierno, se trata del «medio mas leído en la ciudad».

Esa repetida postura, supone que el funcionario ingresa en el terreno de la comparación y competencia con medios privados. De ser así, el Intendente en su carácter de funcionario del Estado que dispone de recursos públicos, aparece compitiendo con distintos emprendimientos de riesgo privado.

Toda una novedad.

La ausencia de espacio para toda voz alternativa o crítica en ese emprendimiento financiado con el dinero de todos, en el ideario de la actual administración no lo coloca en el estante de la propaganda; sino que es información de prensa, financiable por el Estado.

Es decir, una hoja repartida casa por casa una vez por mes, sólo con la voz oficial, se puede pagar con la plata pública. Además, pesa más que toda la batería de medios de prensa que, por su tarea diaria representan uno de los mayores capitales culturales actuales de la ciudad; además de haber dado probadas muestras de capacidad de subsistencia, también, en las peores crisis económicas del país.

Un tema para el debate público

Estamos ante un buen tema para alimentar el debate público. Hasta hoy, ni el Intendente ni ningún funcionario de su entorno, ha profundizado nada sobre ésta forma de mirar oficial.

Sin embargo, es probable que con el correr de los meses, con el desarrollo lógico que tendrán, lleguemos a la conclusión de que en realidad, el gobierno piensa que a la ciudad y a los vecinos les conviene que haya una hoja de circulación más continuada.

Así se ahorrarían todos los otros gastos que supone la obligación de dar a conocer las acciones de gobierno y en reemplazo de tanto programa de radio y demás molestias. De paso, se ahorran los recursos públicos que se destinan a informar sobre el vencimiento de tasas,

- Los llamados a licitaciones públicas,

- Los programas de vacunación,

- La agenda cultural,

- O toda otra campaña pública de educación sobre cualquier tema de interés ciudadano. Como la recolección de la basura, la iluminación de las calles o su barrido, ¿por qué no municipalizar la información?.

Municipalizar, fue una de las banderas centrales de la llegada de Gutiérrez al gobierno local.

PRENSA DE CAMPAÑA

Como si se tratara de una pieza salida de un laboratorio de arte preparada especialmente para la ocasión, el domingo por la mañana todo el sector medio del Distrito recibió «gratis» casa por casa en sobre de celofán, un impreso destinado a decirle «algo».

Como un pintor, el Intendente recurrió a sus mejores acuarelas para presentar ante un indiferente y por momentos fastidiado electorado medio, la cara de la gestión más amigable que pudo arrancarle a su paleta.

Como resulta razonable y esperable en toda campaña electoral, la promesa, la ilusión, los deseos una y otra vez, traicionan a los candidatos.

En éste caso, en varios tramos del escrito repartido, parecieron quedar de lado las artes del retratista; para dar lugar a los amplios recursos del caricaturista, capaz de hacer del defecto, una virtud.

GOBIERNO SIN QUILMEÑOS, PARA ALGUNOS

El extendido corte de boleta entre los sectores medios, clave para el triunfo en las elecciones del 2007, fue un mensaje de repudio al abuso, a la intolerancia y al miedo, como forma de gobernar. También fue un claro reclamo en materia de la transparencia, el acceso a las fuentes de información en manos del Estado y un grito de hartazgo ante la corrupción trepidante.

La experiencia hasta aquí ha mostrado a un Gutiérrez afirmado en su idea de gobernar para y con los más desfavorecidos. Su administración ha venido actuando como que la ciudadanía media es transparente. Simplemente, parece que el gobierno no la ve.

Muchos integrantes de éste sector fueron protagonistas de aquel voto tijera; otros varios se mostraron abiertamente activos en el armado de su llegada a la administración, para pronto descubrir que cuando Gutiérrez habla en plural, no siempre está pensando ni queriendo decir lo que en realidad se escucha.

SIN QUILMEÑOS II

Lejos de los micrófonos, de charlas con periodistas o rondas de prensa, Francisco Gutiérrez apeló otra vez, a la seguridad que le ofrece un extenso impreso para comunicarse «en directo» con los vecinos.

En un tono democrático, por momentos imperativo y por momentos ambiguo, un extenso escrito de tono moderado, no llega a animarse a pedir el voto y se limita a decir algo más o menos así:

Vecinos de los sectores medios de Quilmes, las circunstancias me obligan a decirles algo: «Somos los mismos, seguimos queriendo lo mismo.»

Toda una síntesis de la conciencia que impera en el gobierno sobre el capital político que Gutiérrez tuvo en la mano y regaló inexplicablemente.

SIN QUILMEÑOS III

Gutiérrez, con la oposición dividida y encuestas en mano, es el favorito para ganar las elecciones del próximo 28 de junio. La noticia bomba sería que pierda y de ahí lo solvente de su posibilidad de ganar.

Para el gobierno local será su triunfo, en primera persona; Néstor Kirchner, Daniel Scioli y el efecto arrastre quedarán prontamente en el olvido; será así. Debe ser así. Con ese triunfo debajo del brazo, no todo será igual en Quilmes.

Una pregunta final, para pensar:

Si la hoja que se reparte cada mes, no es propaganda partidaria que debería financiar el Justicialismo, en lugar de ser afrontado con dineros públicos, ¿En qué categoría se inscribe éste material repartido a dos semanas de las elecciones? ¿Qué diferencia hay entre uno y otro?

Comentá la nota