Escenario político de un gobierno sumido en el silencio Gutiérrez ordenó concentrar todo su armado político en una sola agrupación con miras al segundo tramo del mandato

Se trata de un notable cambio de rumbo en la forma de organizar el apoyo político de su gobierno. Hasta ahora, cada dirigente conservaba la conducción, el manejo y también la historia de su propia agrupación, desde ahora, Gutiérrez busca que todos se integren en la Agrupación Felipe Vallese.
En medio de un clima de llamativa quietud, sin definiciones políticas en materia de gobierno, la semana pasada mostró dos pequeños movimientos en el mundo político quilmeño. Se trata de movimientos que pueden consolidarse en el correr de los días, que resultan de interés dado la ausencia de toda información relevante. Hasta hoy, el gobierno municipal no ha provocado cambio alguno, luego de la jornada electoral del pasado 28 de junio.

Si bien es cierto que desde un primer momento, el intendente Gutiérrez desalentó la posibilidad de cambios sustanciales en su gabinete, hubo una promesa en cuanto a las formas de gestionar que tampoco han mostrado signos de cambio alguno. Se puede decir que pasados los primeros 30 días, el gobierno quilmeño ha discutido caminos políticos y de gestión alternativos, puertas adentro, generando muy pocos hechos noticiosos y con el intendente manteniendo una presentación pública por semana.

EL TRASPIE EN EL DELIBERANTE

Con la quietud ya comentada como noticia, digamos que uno de los hechos a señalar es el traspié sufrido por el oficialismo en el Concejo Deliberante. Todo comenzó el lunes pasado, cuando ocho concejales convocaron a una sesión extraordinaria, de la que el oficialismo se enteró con los hechos consumados. Al día siguiente, la mayoría disidente impuso criterios mucho más restrictivos a una ordenanza que regula la instalación de antenas de telefonía celular. El dato político que dejó lo ocurrido, volvió a mostrar a los sectores que no responden a la conducción del Intendente en condiciones de contradecir categóricamente políticas oficiales.

Lo ocurrido en el Deliberante adquiere interés político por encontrarse en línea con la reunión que, al cierre de la semana anterior, mostraba al gobierno construyendo un nuevo cuadro de alianzas que a las pocas horas se desmoronó. Al menos tres de los ediles convocados por el oficialismo y que concurrieron a la cena con el Intendente, a las pocas horas, protagonizaban la movida en contra.

BAJO EL MISMO NOMBRE

El otro dato ocurrido la semana última, fue la reunión a puertas cerradas que sostuvieron diez referentes territoriales identificados con el armado político del Intendente.

Se encontraron David Gutiérrez (Quilmes Oeste), Claudio González (Solano centro), Jorge Barrionuevo, Gabriel Pérez (Quilmes Este), Walter Chirizola y un referente de la agrupación Carlos Múgica (Solano centro), que lidera Guillermo Robledo. La agenda, que pudo incluir un debate sobre el comportamiento electoral de cada sector del Distrito, derivó en lo que a la postre sería el tema excluyente.

Comentá la nota