El escenario político El duhaldismo pilarense busca solidificarse de cara a las legislativas

Adrián Maciel, uno de los referentes del ex mandatario nacional y gobernador bonaerense, comenzará a recorrer el partido. Hay diálogo con otras fuerzas. Duras críticas al gobierno de Cristina Kirchner, y algunas para Zúccaro.
En un escenario que, como casi todas las elecciones, recién se planta muy cerca de las elecciones, este verano del 2009 parece ser distinto.

Opositores y oficialistas han salido, con distintos matices y estilos propios, a intentar seducir a un electorado que, por ahora, se muestra distante.

En ese marco, el duhaldismo pilarense comenzará a recorrer los barrios en los próximos días, por un lado, mientras que por el otro miran de cerca las negociaciones que encara su líder político en el marco de posibles alianzas y acuerdos electorales.

Adrián Maciel, actual Secretario Coordinador de la Defensoría del Pueblo, es uno de los máximos referentes de Eduardo Duhalde en Pilar, aunque, admite, “no necesariamente el único”.

Maciel con las próximas elecciones ya sumará su tercera contienda electoral, la primera en las huestes del Paufe y la última enrolado en el sector peronista del lavagnismo (también en un acuerdo con el Paufe).

Y si bien su rol en la Defensoría le permite “ver de cerca y poder aportar soluciones a la gente”, Maciel se encarga de separar una labor de la otra.

“La Defensoría permite lo que no siempre permite hacer política desde la oposición: que es llevarle a la gente soluciones a los problemas, que es fundamental”, manifestó Maciel, en diálogo con el programa SOS Noticias (sábados de 11 a 13, FM 92,1 MHZ).

—Muchos podrían decir que se usa la Defensoría para hacer política—, apuntó un periodista del programa.

—No, porque yo siempre he hecho política, no ahora. Luego de las 15, cuando dejo de trabajar en la Defensoría, sigo haciendo política, tal como lo he hecho en las elecciones del 2005 o las del 2007, o cuando formé parte del equipo de diplomáticos de Duhalde, cuando él fue Presidente—, respondió Maciel

¿Qué escenario imagina en las próximas elecciones?

—Se trata de una legislativa, en donde por lo general la gente toma un voto castigo hacia el oficialismo, incluso compartiendo cierta ideología, porque no está en juego la presidencia de la Nación. Además la imagen positiva de la Presidenta Cristina Fernández, que al principio (de la gestión) rozaba el 70%, ahora está entre un 20% y un 30%. Se va a registrar lo que se llama el voto castigo, con una oposición que va a crecer y un kirchnerismo que no va a tener la misma elección que en el 2007.

—¿Usted cree la mala imagen de la Presidenta va a terminar arrastrando a Zúccaro?

—Lo desconozco. Él (por Zúccaro) ha planteado que será candidato en el 2011 y sólo un futurólogo lo podría decir. En el plano nacional sólo se ven gestos, y no gestión.

—Cómo encaran ustedes desde su espacio la construcción de preferencias entre el electorado.

—Yo en las últimas dos elecciones he estado siempre en el marco opositor y sigo participando para Duhalde que sacó adelante al país y me pidió en persona que me encargue de trabajar en su espacio en Pilar, que puede haber más de uno, lo que es viable y legítimo. Por suerte Zúccaro tiene diferencias buenas de trabajo con la Presidenta, aunque no debemos olvidar que los acompañó en la misma boleta. Y todos estos aumentos que se están dando en los precios y las tarifas son autorizados por el gobierno Nacional.

Por ahora, el duhaldismo pilarense, de la mano de Maciel, mantiene diálogo con otras fuerzas, como por ejemplo el denarvaísmo, encarnado en Pilar por el concejal Diego Ranieli, y no se descartan que se sumen a sus filas ex paufistas, extra partidarios y otros peronistas anti K. Aunque los acuerdos finales se sellarán con el visto bueno final del propio Duhalde.

Comentá la nota