Escenario político Candidaturas testimoniales: ¿Qué puede pasar el día después en Quilmes?

Que el Intendente anuncie su determinación de encabezar en persona la lista de concejales, para no asumir, en una elección legislativa de mitad de mandato, representa un hecho sin antecedentes desde el regreso de la democracia.

Es mucho más que colocar a un familiar directo con el propósito no declarado, de tener el apellido como cabeza de lista. Es mucho más.

Vistas las cosas desde Quilmes, está claro que Néstor Kirchner ha considerado necesario adelantar a éste próximo turno electoral la discusión sobre de todo un proyecto político, que seguramente se hubiera definido con su candidatura a la presidencia de la Nación en el 2011.

Es que aquella elección, con una segunda vuelta de por medio, resulta de gestión imposible con el actual estado de humor de las franjas medias urbanas, claves para garantizar la mitad más uno del electorado.

La figura de Daniel Scioli como compañero de formula, aparece justamente apuntando a éste electorado. Luego sale a la luz el capítulo de los Intendentes, que suena como destinado a contener la posible salida de militantes y dirigentes hacia el peronismo disidente.

Lo cierto es que el Kirchnerismo ha resuelto presentarse en masa a elecciones generales; aún pasando por alto elementales rudimentos de la convivencia institucional. La propuesta, con mucho de gesta heróica , genera mucho ruido en una sociedad que acaba de manifestarse masivamente durante las exequias de Raúl Alfonsín.

QUE SE JUEGA EN QUILMES

Con el escenario ya armado, bien vale la pena revisar ¿Qué se juega en Quilmes? Y como primera respuesta surge que en la ciudad hay en juego al menos, tres cosas. Política, bancas y gestión de cara al ciudadano de a pie.

En el campo de la política, el turno electoral del próximo 28 de Junio, resulta un adelanto del próximo recambio presidencial, del gobernador y del Intendente local. El Kirchnerismo, el peronismo disidente y los no peronistas; buscan consolidar posiciones. La nacionalización de la cita, le agrega volumen a la discusión política y a sus resultados, aunque resulten fuertemente dañadas las pretensiones ciudadanas con anclajes más localistas.

Mientras, el anibalismo kirchnerista, aún no ha marcado su postura, el anibalo-villordismo invierte energías para lograr un lugar en las filas del peronismo disidente. Al resto de los dirigentes del peronismo local, salvo la posible excepción del camañismo, cuesta verlos trabajando para Gutiérrez.

Desde la vereda de la Coalición Cívica, se trabaja aprovechando el aire fresco que dejó la desaparición de Alfonsín. Todos podrán medir fuerzas, al tiempo que cada sector, tendrá un cuadro de situación más acabado de dónde está parado.

EN MATERIA DE BANCAS

En materia de bancas, el Deliberante local renueva 12 bancas. Cinco pertenecen al anibalo-villordismo. Dos al camañismo; dos al Pro/recrear; dos al ARI y una al gurzismo. Sin entrar en demasiados detalles, podemos decir que quedan otras doce: Cuatro oficialistas; cuatro anibalo-villordistas; dos PRO/recrear; dos del Ari.

Para la administración actual, el cuadro político promete continuar complicado. Por un lado, ante las serias dificultades de gestión que exhibe, al compararlas con el final que vino mereciendo cada una de las administraciones anteriores en el Distrito. También se suman sus dificultades en materia de construcción política.

Con el mosaico de sectores que tienen garantizada su permanencia en el Deliberante, la escena queda integrada con ocho bancas en manos de sectores que no tendrán ningún interés en mejorarle la vida política a Gutiérrez y su gestión, mucho menos de cara al próximo recambio mayor. Es por eso que el Barbismo necesita lograr su meta de ocho bancas que le garantice calma política en el tramo final de su mandato.

SE JUEGA EL FUTURO DE LA GESTION

La gestión del Estado municipal, viene mereciendo continuos reproches por parte de la ciudadanía, que no logra dar con criterios acomodados a las demandas de una gran ciudad como Quilmes, sus 700 mil habitantes, su historia, su fuerte participación ciudadana, su desarrollo cultural logrado a pulso y sus aspiraciones de modernidad, eficiencia y convivencia.

Que cuestiones propias de la política nacional pretendan transformarse en los temas de peso cuando se votan concejales, resulta en un atraso en la relación de los funcionarios locales con la ciudadanía, al tiempo que resulta relativizada toda la pretensión de protagonismo de las cuestiones que preocupan ciudadano de carne y hueso, que transita diariamente la ciudad.

UN PRIMER CUADRO F.O.D.A.

Con la determinación de presentar candidaturas testimoniales cambia el escenario totalmente. Vale la pena intentar definir un cuadro de Fortalezas, Debilidades, Oportunidades y Amenazas que representa que el Jefe político de la ciudad fuerce la situación presentándose como candidato a un cargo que de antemano se sabe que no va a ocupar.

¿Qué conclusiones pudo haber sacado la administración Gutiérrez como para embarcarse sin más, en una experiencia de éste tipo?. Vayamos paso a paso:

En el cuadro de las Fortalezas:

1.- Dentro del universo de Néstor Kirchner, la postura y disposición personal de Gutiérrez pudo pesar como una fortaleza clave a futuro.

2.- Para el equipo que gobierna Quilmes, el protagonismo heroico del jefe político, actúa como una inyección de adrenalina, muy necesaria en el escenario calmo que predomina.

3.- La tercer fortaleza impacta sobre quienes terminen siendo integrantes de la lista de concejales. Su beneficio resulta inocultable. Además de la gesta nacional, se refuerza la expectativa de lograr una elección histórica que cristalice la meta de ocho bancas propuesta de antemano.

4.- El ciudadano de a pie, tendrá como fortaleza, una propuesta electoral crispada sobre la cual emitir una opinión definitoria; lo cual es realmente mucho.

En el cuadro de las Debilidades:

1.- Una potencial debilidad surge de la antipatía que puede genere en el electorado más fatigado, la candidatura testimonial que derive en un sentimiento anti K polarizador . 2.- La segunda debilidad quedará como herencia sobre el discurso pro-democrático del propio Gutiérrez.

3.- La tercera debilidad, que ya marcamos, aparece desde la ciudadanía. A la hora de defender la gestión sobre los negocios, intereses y recursos de Quilmes, éste planteo nacionalizado, diluye responsabilidades y aporta casi nada en dirección a la recuperación del Estado municipal, arrasado durante los últimos años.

En el cuadro de las Oportunidades:

1.- Quizás aquí este el núcleo que llevó a Gutiérrez a avanzar sin dudas. Para su carrera política personal el cuadro parece hecho a su medida. Veamos un billar a tres bandas: a.- Potencia su figura personal, que necesita penetrar y convencer a mucho electorado remiso. b.- Lo pone en campaña, justo el lugar dónde el dirigente metalúrgico se siente más cómodo, apuntalado con la billetera nacional y provincial. Vaya oportunidad. c.- Se puede ganar una elección, sin hablar de Quilmes; ¿qué más se puede pedir?

2.- Como cayendo de lo anterior, Gutiérrez tiene por delante la posibilidad de ser un protagonista del resurgimiento desde las cenizas, de un proyecto político.

3.- A nivel local se trata de consolidar su hoy deshilachado poder territorial, con una mayoría propia en el Deliberante que le asfalte sus otros dos años de mandato, con otro escenario político de cara al 2011.

4.- Desde otro costado, que Gutiérrez sea candidato, debería resultar una oportunidad en manos de la ciudadanía para opinar sobre su gobierno. Sin embargo, al día de hoy, resulta prematuro asegurar que el humor colectivo se oriente de esa forma, dejando de lado un plebiscito hacia los cinco años de Gobierno nacional. El forcejeo interesado de éstas dos posibilidades lo veremos en vivo y en directo durante todo el proceso.

En el cuadro de las amenazas:

1.- La amenaza más calculada es no lograr un triunfo categórico en Quilmes. Obtener cuatro y hasta seis concejales propios, no alcanza. Esa es la mayor amenaza y Gutiérrez con la fallida historia de cada uno de sus antecesores en la mano, lo sabe muy bien. Quilmes es un Distrito muy complicado para gobernar. Aquí confluyen intereses y formas de mirar propias de la mayor marginación y exclusión; junto a pujantes sectores que apuntan a una ciudad más ordenada, más previsible, más amigable, más integrada al mundo.

2.- La segunda amenaza es parte de la anterior; y brota de la suerte que corra el gobierno nacional luego de la consulta.

ACTUALIDAD COMPLEJA

Del repaso de estas distintas situaciones, surge que Francisco Gutiérrez y su gestión queda fuertemente ligado a la suerte que corra Néstor Kirchner y su propuesta. Como si se tratara de una contradicción, desde Quilmes, vale apuntar la ausencia de fondos nacionales en apoyo a la administración local, así como resulta evidente el ayuno en materia de visitas relevantes en lo que va del presente mandato.

¿Se terminarán las casas de los planes Federales de vivienda que esperan inconclusas?; ¿Se ampliarán las obras de agua y cloacas iniciadas?; ¿Habrá dinero para la prometida pavimentación del Camino General Belgrano?; ¿Se terminará la obra de la avenida 12 de Octubre?; ¿Se concretará la obra del Puerto de Quilmes?; ¿Habrá recursos para terminar en serio con el desborde de marginalidad social que asola el Distrito?

EL EFECTO SCIOLI

Las semanas irán acomodando el escenario como para definir bien qué papel terminará ocupando el Gobernador Scioli en el escenario mayor. No se trata de un desembarco menor dentro de la estrategia electoral. Desde el punto de vista político, se trata del desembarco de formas de mirar distintas a las enarboladas por el Kirchnerismo en su versión más progresista.

Comentá la nota