Escenario: Nubarrones para el oficialismo quilmeño

No hay todavía una tormenta pero si un ambiente enrarecido entre el Ejecutivo Municipal y los concejales. El 2.009 viene con la impronta electoralista, y a menos de un mes de comenzar formalmente con la actividad ordinaria, el Concejo Deliberante de Quilmes se encuentra en plena efervescencia política.
Al “barbismo” (seguidores del Intendente) todos le auguran un porvenir difícil. No obstante, el sistema político quilmeño es profundamente complejo donde se entremezclan intereses de todo tipo, desde apetencias personales y negocios, hasta necesidades netamente políticas de la dirigencia. Todo depende del momento, del humor social y los límites son siempre muy difusos. Los factores determinantes difíciles de discernir.

FRENTE DE TORMENTA PARA EL OFICIALISMO EN EL HCD:

En este marco, la semana que pasó Quilmes volvió a vivir unos días calientes en el tema político. El Concejo Deliberante nuevamente se desmarcó del oficialismo (la semana anterior lo había hecho con los pedidos de Informes) y aprobó una ordenanza que incomodó al Jefe Comunal y desairó a los representantes del Intendente en el HCD.

Se parece a una escalada que los propios concejales opositores ventilan, dejando en claro -implícitamente-, que había “manos suficientes” en el recinto para concretar la “remanida” amenaza de la interpelación. De todos modos, no hay ánimo “destituyente” entre los legisladores.

Francisco Gutiérrez, por su parte, respondió con un plenario donde amagó, aunque sin decirlo, con confrontar con los concejales. Sin dudas, fue una respuesta al arco político con representación en el HCD.

Comienza a barajarse el año electoral y aún las cartas no están sobre la mesa. Lo único cierto es que aún queda mucha tela para cortar, y los futuros meses servirán de lana hasta dejar armado el mapa electoral que se plasmará en octubre.

TECHINT ENTRE BAMBALINAS:

En medio de las idas y vueltas, trascendió que el proyecto costero de Techint (aún no aprobado en Quilmes) sigue siendo motivo de debate entre los dirigentes de la ciudad. El número de concejales dispuestos a votar la iniciativa sería más que suficiente para su aprobación, pero reclaman un tratamiento inmediato para evitar los costos políticos de aprobar un “negocio semejante” sin beneficios para la comunidad en un año electoral. Se trata de sancionar un proyecto de rezonificación de la Ribera de Bernal para que un grupo privado lo explote comercialmente sin ninguna contraprestación a la comunidad.

Sin embargo, los datos técnicos que empiezan a surgir del expediente municipal ponen un manto razonable de duda sobre la viabilidad del proyecto. Hasta el propio Intendente parece haber tomado distancia del proyecto. Las cosas parecen ir en vías de complicarse.

ESCENARIO: EL JUEGO DE LAS ESPECULACIONES

En el ámbito estrictamente político local, cada vez son más los que hablan de un “acuerdo en ciernes” entre los seguidores del Intendente Gutiérrez y del Ministro de Seguridad y Justicia, Aníbal Fernández. Nadie se anima a vaticinar si el acercamiento será meramente formal y electoral con vistas a Octubre o también abarcará a la gestión municipal. Gutiérrez no se muestra apurado por traslucir definiciones sobre el tema y el Ministro Fernández menos.

El resto de los sectores políticos de la ciudad con representación en el HCD miden en forma permanente con recelo y desconfianza el realineamiento en las filas del kirchnerismo local ya que, sospechan, que el tenor del acuerdo terminará condicionando las relaciones del oficialismo con el resto de los grupos con bancas en el Deliberante. De todos modos, hay que decir que el Intendente en el último plenario se mostró sin sus aliados del PJ local y con dirigentes del PI y del Frente Grande.

Esta semana hay una reunión en el Consejo del Partido Justicialista quilmeño donde se esperan novedades al respecto. Los “referentes territoriales” del diputado provincial Daniel Gurzi podrían oficializar su “ruptura” con el Jefe Comunal.

PERONISMO DISIDENTE

Por otra parte, la mesa conformada por Mauricio Macri, Francisco De Narváez y Felipe Solá cosecha adherentes en el Distrito. La semana última, el “felipismo” inauguró su primer local partidario en la ciudad de la mano del ex diputado Ángel Abasto aunque no pasó desapercibida la ausencia de Eduardo Schiavo en el lugar, otra de las caras del sector.

Abasto anunció para esta semana definiciones en la constitución de la mesa distrital. En tanto, se conoció que Demian Baus, ex mano derecha de Alberto De Fazio, trabaja hace meses con los equipos técnicos que encabeza la actual esposa de Solá.

Por otro lado, la construcción de los seguidores de Francisco De Narváez en Quilmes parece estar condicionada por la feroz puja (contempla arista judicial) que mantienen el ex intendente Sergio Villordo y el ex concejal Jorge Aquino. Este último fue el primero en acompañar al “Colorado” en el Distrito e intenta no perder espacio en ese terreno. La disputa aún sigue siendo tan fuerte que pensar en articular un inter-bloque en el HCD con todos los legisladores del grupo (incluyendo RECREAR y Macrismo) suena a una misión imposible en el corto plazo.

LA COALICIÓN CON LA BANDERA DE “LILITA”:

La Coalición Cívica quilmeña, aspira a seguir pisando fuerte en la ciudad gracias a la buena imagen que tiene Elisa “Lilita” Carrió. Esperan las definiciones de los acuerdos marcos y sus correlatos en el Distrito.

Su desafío pasa entonces, por construir una propuesta sólida, con candidatos representativos. De todos modos, la pelea por posicionarse en el Distrito no cesa. Así puede entenderse el pedido de la bancada de concejales de la Coalición de declarar a Quilmes en “Emergencia” por la inseguridad.

Comentá la nota