Escenario legislativo adverso para varios gobernadores

Cuatro mandatarios oficialistas se enfrentan a la posibilidad de no contar con mayorías propias en las Legislaturas provinciales desde el 10 de diciembre
Para desaliento del kirchnerismo, el gobierno nacional no estará solo enfrentando un escenario parlamentario complicado después del 10 de diciembre. Varios gobernadores oficialistas lo acompañarán en la adversidad de tener que gestionar sin mayorías legislativas que les garanticen sanción a los proyectos que envíe el Ejecutivo. De los once distritos que eligen legisladores provinciales el 28 de junio, Buenos Aires, Mendoza, Chaco y Misiones se encaminan a dibujar un mapa electoral complejo que dejará a sus gobernadores en la obligada posición de consensuar con la oposición las iniciativas de envergadura, como el Presupuesto 2010.

En los otros siete distritos que renuevan legisladores (Ciudad de Buenos Aires, Corrientes, Formosa, Jujuy, Salta, San Luis y Santiago del Estero) la situación aparece más definida, en favor de los oficialismos locales, varios de ellos alineados con la Casa Rosada. Un horizonte con el que, según las previsiones electorales, no deberían soñar Daniel Scioli, Celso Jaque, Jorge Capitanich ni Maurice Closs.

n Provincia de Buenos Aires: El principal distrito electoral del país renueva el 28 de junio 46 bancas de diputados y 23 de senadores; de las cuales 26 y 19 respectivamente corresponden al Frente para la Victoria. Pero el dato adverso para Scioli no es solo la cantidad de escaños que pone en juego (45 en total), sino que 41 de los lugares que se renuevan en la Legislatura representan al interior provincial, donde a la boleta del FpV le espera su peor elección.

Así, aún ganando la elección para diputados nacionales por el distrito, la Legislatura local quedaría en una paridad similar a la actual (con el otrora bloque oficialista partido entre el FpV y el PJ disidente), obligando a Scioli a construir difíciles consensos. La clave para entender ese dilema radica en uno de los agujeros del sistema electoral argentino: los votos no se traducen proporcionalmente en bancas. Es decir, la mayor cantidad de legisladores provinciales sale de las zonas agropecuarias del interior provincial y no del Conurbano, que representa el 70 por ciento de los votos de la provincia y apenas el 30 por ciento de los integrantes del legislativo.

n Mendoza: La provincia que podría reafirmar o desterrar los sueños presidenciales de Julio Cobos renueva 24 diputados y 19 senadores locales, con pronóstico desalentador para el gobernador kirchnerista Celso Jaque. En la Cámara Baja, 7 de esos escaños están en manos del PJ; 6 corresponden a la UCR; 5 a los cobistas de Consenso Federal (ConFe); 4 al Partido Demócrata; 1 al Peronismo en la Concertación (alguna vez cercano a Cobos y hoy de más afinidades con Jaque) y 1 al ARI. En el Senado, la radiografía no es tan balanceada: 11 lugares son de la UCR; 2 del PJ; 3 del Peronismo en la Concertación; 2 del Partido Demócrata y 1 del ARI.

Es decir que Jaque gobierna hoy con apenas un tercio del total de la Legislatura provincial. Y, lejos de cambiar, ese escenario se mantendría invariable. Tal situación llegó en las últimas semanas a provocar la ira del gobernador, que propuso públicamente cerrar la Legislatura porque se negaba a tratar su propuesta de reforma judicial.

Según las últimas encuestas, las urnas prometen pocos puntos de diferencia entre oficialismo y oposición. Así, los kirchneristas se esperanzan con mejorar aunque sea en algunos pocos escaños el panorama legislativo. Sin embargo, cualquier beneficio que logren no alcanzará para que el gobernador pueda desentenderse de la discusión con los diputados y senadores.

n Chaco: Apenas repuesto de los duros embates que recibió en medio de la epidemia de dengue, el gobernador Jorge Capitanich podría recibir otra mala noticia: la continuidad de la mayoría legislativa en manos de la oposición. La Legislatura chaqueña (que es unicameral) renueva 16 bancas, de las cuales 10 corresponden a la UCR y 6 al PJ. Según las encuestas locales, los comicios reeditarían el escenario electoral de 2007, arrojando un resultado sumamente ajustado; lo que se traduciría en la persistencia del control radical de la Legislatura.

n Misiones: De los gobernadores oficialistas complicados, tal vez sea Maurice Closs quien tenga mayores esperanzas de gestionar con el acompañamiento de los diputados. Es, de hecho, el único de los aquí mencionados que tiene actualmente mayoría legislativa. Pero el suyo es, también, el bloque que más escaños pone en juego. De los 20 que se renuevan, 16 le corresponden al Frente Renovador (Frente para la Victoria y aliados); 3 al PJ del ex gobernador Ramón Puerta y 1 a la UCR. Aunque la tendencia en la provincia permanece incierta, si lograse retener al menos la mitad de sus bancas, el misionero podría quedarse con el raro galardón de ser uno de los pocos K gestionando con mayoría legislativa propia después del 10 de diciembre.

Comentá la nota