INV: escaso stock y expectativa ante los precios bajos

Buscan así calmar los ánimos. Al 1 de noviembre las existencias llegan a 11,8 millones de hl, o sea 7% menos que hace un año
Con precios deprimidos y la incertidumbre por el futuro de las exportaciones vitivinícolas que no se disipa, la industria recibió una señal clara: las existencias de vino alcanzan a 3 meses, una disponibilidad acotada para el mercado actual, que está por debajo de los registros de 2007 para la época y que no justifica una caída de las cotizaciones.

Según datos del INV, los stocks al 1 de noviembre último superan los 11,8 millones de hectolitros entre Mendoza y San Juan, un volumen en el que la producción mendocina representa 10,1 millones. A la misma fecha del año pasado, las bodegas disponían de 12,6 millones de hectolitros de vino, lo que en la comparación arroja un 7% menos.

Con altibajos en los despachos al consumo interno y las exportaciones que se agudizan por la decisión de las bodegas de "parar la pelota" en materia de adquisición de vino por lo difuso del horizonte comercial, por primera vez la información se difunde con una discriminación sobre cómo se reparten los volúmenes actualmente según sus propietarios y por tipo de vino.

Así, casi 7 de cada 10 litros está en las bodegas fraccionadoras, donde las grandes (que despachan más de 1 millón por mes) poseen 2,3 litros hasta principios de noviembre. En los totales, 8,8 millones corresponde a vinos genéricos y los 3 restantes a varietales.

"Esto es una especie de radiografía que permite medir cómo evolucionan los stocks. Una información clave para que quienes tienen vino puedan decidir cuál es el momento oportuno para vender", señaló el presidente del Instituto, Guillermo García.

Frente a las existencias actuales, y a un ritmo comercial proyectado de 1,2 millón de hectolitros mensuales (consumo interno más exportaciones de acuerdo a los últimos datos), se llegaría al fin del ciclo vitivinícola (junio 2009, con la liberación del vino nuevo) con una diferencia de 3 meses de disponibilidad.

Al respecto, García lanzó un mensaje a los establecimientos que marcan tendencia en cuanto a oferta y demanda. "Los stocks son muy limitados. Por eso, matemáticamente, las bodegas deberían salir a comprar pronto para mantener sus volúmenes".

En Mendoza, más de la mitad del vino disponible está en manos de sus propietarios, mientras que el 43,16% pertenece a terceros elaboradores. La brecha es bastante parecida si se suman los totales con San Juan (Ver infografía).

Pero en retrospectiva queda claro que de un año a otro hay más propietarios y menos terceros. A noviembre de 2007 la participación era de 52% y 48% respectivamente.

Frente a la crisis, García reconoció que se sentirá pero esto hace "que nadie hoy acumule stocks".

Y si de impacto se trata, el mosto, a la espera del primer pronóstico de cosecha orientativo del cupo de elaboración, no es la excepción. Desde Fiscalización del INV, Daniel Rubio, confirmó que las exportaciones, proyectadas en 220.000 toneladas para todo 2008, no llegarán a las 200.000 y que las existencias caerán de 73 mil a unas 50 mil toneladas a enero de 2009.

Comentá la nota