Con escasa presencia, el campo se movilizó por el precio del trigo

Tal como lo anunció EL ARGENTINO, ayer se realizó la movilización de los productores entrerrianos que reclaman seguridad para el precio pleno del trigo.
Los agricultores se concentraron primero en el Túnel Subfluvial para desde allí marchar en caravana hacia la Casa de Gobierno, donde realizaron el acto central.

El reclamo coincide con la cosecha de trigo y exigen al gobernador, Sergio Urribarri, que gestione ante el Gobierno Nacional el cumplimiento de lo dispuesto en el "acuerdo triguero" que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó con las exportadoras y los molineros el 10 de septiembre y por el cual se garantizaban 600 pesos por tonelada.

"Le vamos a dar unos días para la resolución. Esta vez venimos mansitos, pero no sé qué va a pasar si hay una próxima vez", advirtió amenazante el presidente de la Filial Cerrito de Federación Agraria Argentina (FAA), Javier Podversich.

La movilización contó con muy poca adhesión, aunque los agrarios aclararon que "somos pocos porque hemos movilizados sólo a nivel de delegados, pero nuestro reclamo es por todos los productores", indicó Alfredo De Angeli, presidente de la Federación Agraria de Entre Ríos.

En el acto frente a la Casa Gris se dijo: "¡Qué cosa, tenemos trigo y no tenemos precio!", y con esa frase sintetizó el motivo del reclamo. Es que el 10 de septiembre, Cristina Fernández de Kirchner anunció la modificación en las retenciones a los pequeños y medianos productores y formalizó el acuerdo logrado con molinos y empresas exportadoras de cereales, para liberar las exportaciones de maíz y trigo, a cambio de que se garantizara el abastecimiento a un precio razonable en el mercado interno. Pero la cosecha ya se inició y el trigo no cotiza como se esperaba: 600 pesos la tonelada.

"No venimos a pedir rebajas en las retenciones, venimos a reclamar que se cumpla con lo prometido", continuó el dirigente de la Filial Cerrito de FAA. "Las soluciones tendrían que haber sido para ayer", dijo para dar cuenta de la imperiosa necesidad de los chacareros. "De buenos gestos estamos hartos. Este reclamo es para que la solución sea urgente, porque es fácil largar palabras al viento", remató.

Daniel Kindebaluk, secretario de la Federación de Cooperativas de Entre Ríos (Fedeco), fue breve y exigió que "de una vez por todas el Estado entienda". En ese momento, la marcha de los docentes nucleados en la Asociación Gremial de Entre Ríos (AGMER) aparecía en la esquina de Santa Fe y Laprida haciendo oír los bombos, para rodear la Casa de Gobierno en dirección al Consejo General de Educación (CGE). Si bien maestros y ruralistas no unieron sus reclamos, cayeron sobre el mismo espacio grabando una estampa de disconformidad en la capital provincial.

"Al trigo no lo vamos a regalar"

Como cierre del acto, Alfredo De Angeli fue rotundo en referencia a la administración de Urribarri. "Si este gobierno no denuncia, es cómplice", dijo. El líder agrario se quejó de que se había acordado que les iban a pagar "el precio lleno del trigo, pero eso no se está reflejando".

"Quién se queda con los 10 pesos de los quintales, los 100 pesos de la tonelada de los productores", se preguntó, y explicó que tras el anuncio de la Presidenta y la no cotización del trigo, "para Entre Ríos son 100 millones de pesos que se van a ir de la mano de cuatro o cinco grandes empresas".

"Venimos a denunciar esto, a decirle al gobernador que denuncie", enfatizó.

Por último, De Angeli reconoció que "el gobernador hizo las cosas bien con los productores inundados". Pero arengó: "Nosotros vamos a seguir protestando todas las veces que sea necesario".

"Dicen que somos destituyentes, nosotros venimos por más democracia", acentuó.

"Al trigo no lo vamos a regalar", gritó y todos los productores respondieron. "Minga nos van a poner de rodillas", y el acto se cerró con un fuerte aplauso.

Comentá la nota