Escasa convocatoria en la ciudad de Córdoba

Poco más de un centenar de personas se concentró ayer frente a la ex plaza Vélez Sársfield para reclamar por más seguridad. A pesar de las expectativas de los organizadores, la convocatoria no fue masiva. Hubo ruralistas autoconvocados.
Alrededor de las 18, se habían reunido grupos de vecinos en dos sitios de la ciudad de Córdoba: en el Patio Olmos y en la plaza de la Intendencia.

Samanta Santucho y Brenda Rovera, integrantes de la organización Vecinos Autoconvocados por la Seguridad y oradoras del acto de plaza de la Intendencia, dijeron a este diario que no había "motivos ni organizaciones políticas detrás del acto".

Entre los 80 vecinos que se congregaron allí, había personas de distintos barrios de la ciudad, algunos de ellos con pancartas que llevaban el nombre y la fotografía de algún familiar o amigo fallecido, como el caso de Antonio Ludueña, el propietario de un cyber que fue asesinado en barrio Patricios. También se presentó la organización Padres del Dolor.

Luego de que algunos vecinos relataran situaciones de inseguridad que vivieron, marcharon hasta el Patio Olmos, donde se unieron a quienes se habían congregado allí y donde uno de los oradores era Luis Vanella, integrante de un grupo de ruralistas autoconvocados y líder de un movimiento de perfil político llamado A Puertas Abiertas.

"Mientras la inseguridad nos golpea, los políticos miran para otro lado. Hoy, las únicas dos políticas de Estado son la inseguridad y la corrupción", dijo Vanella.

"Me da pena ver tan poca gente. Todos los cordobeses deberíamos estar aquí", dijo Brenda Rovera, y los vecinos acompañaron con el grito de "seguridad".

Comentá la nota