No fue una escapada de fin de semana

No fue una escapada de fin de semana
Luego de los cuatro días feriados, la ocupación para enero en Mar del Plata quedó en más del 80 por ciento. El verano anterior, jaqueado por la crisis, era del 50 por ciento. Para febrero, ya está reservada la mitad de las viviendas en alquiler.
Los empresarios y comerciantes marplatenses celebran por adelantado lo que ya bautizaron como "una excelente temporada". La ocupación de la capacidad hotelera en la ciudad costera superó el 80% el tercer día de enero. Las cifras son todo un éxito si se las compara con las estadísticas anteriores. Ahora hay un 30% más de gente que el verano pasado, cuando la recesión económica obligó a los turistas a acortar sus vacaciones en la playa. Entonces, los hoteles lograron ocupar sus habitaciones en un 70% los sábados y domingos, y en un 50% de lunes a viernes.

Para el vicepresidente de la Cámara de Balnearios y Confiterías de Mar del Plata, Jorge Riccilio, la temporada 2010 será diferente. "Se mantendrá los altos niveles de ocupación, incluso a pesar de los aumentos de entre el 10% y el 20% en los precios de la gastronomía y los servicios", aclaró. Miguel Ángel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros, estima que la ciudad costera recibirá un 20% más de gente que el año pasado.

Según los cálculos de la Policía Vial bonaerense, desde el 1 de enero llegaron a la ciudad 1.500 autos por hora durante los últimos tres días. Además, la flamante terminal de ómnibus marplatense, situada entre San Juan y 9 de Julio, recibió a casi 500 mil personas en apenas cuatro días. Así lo estimaron algunos directivos de firmas de transporte de larga distancia. Esas empresas debieron agregar 30 servicios a los 20 que tenían pautados para el 1 y 2 de enero. En total, llegaron 256 micros por día. Algo similar ocurrió en la estación de trenes.

Los operadores turísticos dijeron estar sorprendidos por el repentino repunte de gente que llegó a la ciudad entre el jueves y ayer. Consultados por Crítica de la Argentina, algunos empresarios contaron que en los apart y en hoteles de tres, cuatro y cinco estrellas la ocupación llega al 85 por ciento. En los alojamientos gremiales es del 75%, y en los de dos estrellas, del 50 por ciento.

Donsini, presidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata, agregó que las reservas de casas y departamentos para febrero ya superaron el 50 por ciento. "Hemos mantenido los valores y estamos con una muy buena demanda de alojamiento", dijo.

Según Riccilio, responsable de la Cámara de Balnearios marplatense, las carpas y las sombrillas de los complejos costeros están alquiladas en un 60 por ciento. "Éste fin de semana fue muy bueno y pensamos que esto va a seguir así todo el verano. Pero como ocurre habitualmente, el mayor movimiento se espera para la segunda quincena", vaticinó el empresario.

Los precios de los alquileres subieron un 10%, pero los de la gastronomía y servicios de playa, hasta un 20 por ciento.

En la primera quincena, el precio de un departamento de un ambiente oscila entre $ 900 y $ 1.800. Uno de dos ambientes, entre $ 1.160 y $ 2.800. Los chalets y casas no bajan de los $ 2.500 pesos por quincena.

En Punta Mogotes, alquilar una carpa por día cuesta desde $ 100. El estacionamiento se cobra aparte: $ 27. La quincena cuesta $ 1.250. En el Sur, los balnearios son más costosos. Las playas La Caseta, El Taino, Piedra Marina y El Balcón, entre otras, cobran entre $ 1.500 y $ 2.000 la quincena y $ 30 por dejar el auto.

Las confiterías de la costanera sirven desayunos completos por 20, 30 y hasta 40 pesos por persona.

Comentá la nota