Por los escándalos, cae la popularidad de Berlusconi

Su índice de confianza bajó a menos del 50%; divulgan más grabaciones
ROMA.? "Ah... mirá que él no usa preservativos, ¿eh?", le dicen a la prostituta de lujo Patrizia D?Addario sobre Silvio Berlusconi, en una de las cuatro nuevas grabaciones difundidas ayer. Las cintas agregaron nuevos detalles de la exuberante vida sexual del premier italiano, cuya altísima popularidad ha comenzado a bajar debido al escándalo.

Los audios dados a conocer por el sitio online del semanario L?Espresso, de ser auténticos ?como parecen? confirmarían que era verdad lo que había denunciado hace un mes D?Addario. Esta atractiva escort, oriunda de la región de Apulia, de 42 años, aseguró que había recibido dinero para participar de dos fiestas en el palacio Grazioli, y que había pasado una noche allí con el Cavaliere.

La "bomba" D?Addario explotó semanas después del escándalo por la misteriosa amistad de Berlusconi, de 72 años, con la joven napolitana Noemi Letizia, de 18, que provocó el pedido de divorcio de su segunda esposa, Veronica Lario. Y de la difusión de una serie de fotos de chicas semidesnudas en fiestas que hubo en Villa Certosa, la mansión del premier en la isla de Cerdeña.

D?Addario, que grabó audios y videos de sus encuentros con Berlusconi, decidió contar su verdad porque éste jamás cumplió con su promesa de ayudarla a poner en marcha un emprendimiento inmobiliario en Bari, al sur de Italia.

Mientras anteayer un audio confirmó que durante la noche de la elección de Barack Obama, el 4 de noviembre del año pasado, el Cavaliere le dijo a D?Addario que lo esperara "en la cama grande", ayer nuevas grabaciones sacaron a flote otros detalles impactantes.

En una conversación entre D?Addario y el empresario Giampaolo Tarantini, el amigo de Berlusconi que está siendo investigado por incitación a la prostitución, ya que era quien pagaba chicas para que fueran a las fiestas del primer ministro italiano, se oye cómo ambos se ponen de acuerdo sobre las condiciones de trabajo.

"Mil por la noche", dice D?Addario. "Mil ya te los di. Después, si te quedás con él, te hará un regalo. Ah? mirá que él no usa preservativos, ¿eh?", advierte Tarantini. Y la mujer protesta: "Pero no hay cosa sin preservativo. ¿Cómo hago para confiar?" Y la voz masculina trata de tranquilizarla: "Pero? es Berlusconi. (?) ¿Sabés cuántos exámenes se hace?"

"Una amiga"

La grabación también incluye un pasaje que confirmaría que el premier no sabía que D?Addario era una prostituta. "El no te toma por una prostituta, ¿entendés? El te toma como una amiga que llevo?", se oye decir a Tarantini.

Otra grabación incluye el diálogo entre una voz que parece idéntica a la de Berlusconi y la misma D?Addario. Ocurre durante la mañana del 5 de noviembre pasado, después de haber pasado supuestamente la noche juntos en el palacio Grazioli, la residencia privada del Cavaliere en esta capital.

Mientras desayunan y hablan sobre lo dulce que está el té, ella recuerda su amorío nocturno y dispara: "Qué dolor, al principio me hiciste un daño horrible". La voz de Berlusconi responde: "¡Pero dale, no es verdad". "Sí, en serio, un dolor horrible al principio", insiste D?Addario.

Las otras dos grabaciones no son de contenido sexual. Allí se oye, en cambio, a un supuesto Cavaliere que, con su habitual gigantesca autoestima, se elogia y explica lo fantástico que es. "A partir del 1° de enero soy el responsable del organismo internacional que gobernará la economía del mundo y que se llama G-8. Soy el único en el mundo que lo ha presidido dos veces, en 1994 y en 2002. No hay ningún otro que lo haya presidido dos veces (?). Soy in-su-pe-ra-ble", se jacta. En la otra grabación, Berlusconi habla cual Cicerón de los tesoros artísticos de Italia.

Por segundo día consecutivo, el premier prefirió mantener el silencio e ignorar esta enésima vuelta de tuerca sobre su controvertida vida privada, que tuvo inmenso eco en la prensa extranjera, pero fue silenciada en los noticieros italianos.

Si bien los audios difundidos no reflejan ningún comportamiento punible, un sondeo que se conoció ayer indica que el escándalo está erosionando la imagen de Berlusconi. Según una encuesta del instituto IPR, realizada en julio y publicada por La Repubblica, el Cavaliere perdió cuatro puntos de popularidad en los últimos 60 días. Por primera vez desde que fue elegido en abril del año pasado, su índice de confianza cayó por debajo del 50 por ciento.

De todas formas, un 49% de los italianos (cifra envidiable para muchos otros mandatarios europeos) dijo que aún confía en Berlusconi, mientras que un 50% afirmó que confía "poco" o "nada".

Comentá la nota