El escándalo de los votos bajo presión

Por Fernando Gonzalez

Para quienes le restan importancia a la discusión que subyace en medio de la batalla por la ley de Medios, bien vale echarle una mirada a la transcripción o mejor incluso escuchar la entrevista que el periodista Ernesto Tenenbaum le hizo ayer en radio Mitre a la senadora correntina María Dora Sánchez. "Hay mucha gente que vota presionada y nadie hace tanto escándalo", dijo la legisladora cuando las preguntas la apremiaban.

Se supone que los dirigentes políticos, y la senadora Sánchez es una militante de la Unión Cívica Radical, se entrenan toda su vida para enfrentar las presiones y poder convencer a la sociedad de que sus ideas son mejores que las de sus adversarios. Tal vez nadie hizo "tanto escándalo" por sus acciones hasta ahora porque era menos conocida y sus votos menos definitorios. Pero que el Estado Nacional le deba $ 1.000 millones a Corrientes debería ser más el argumento de una denuncia de la senadora que la justificación de un voto del que evidentemente se avergüenza.

Antes de la sanción, el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, había alertado al periodista Luis Majul sobre el adelanto de $ 6 millones que había recibido por viejas acreencias con la Nación. A nadie sorprendió entonces que los senadores chubutenses Marcelo Guinle y Silvia Giusti votaran a favor del Gobierno.

Comentá la nota