Un escándalo sexual debilita aún más la imagen del PP

Revelan que facilitaban prostitutas a políticos del partido opositor
MADRID.- Las vinculaciones del Partido Popular (PP) -la principal fuerza de oposición de España- con graves hechos de corrupción se multiplican cada día.

Una nueva revelación del expediente del llamado "caso Gürtel" (la trama de corrupción en el PP) dejó en evidencia que Francisco Correa, el principal empresario involucrado en los delitos de sobornos a políticos del partido conservador, también solía facilitarles "servicios de chicas", según las transcripciones de conversaciones entre varios imputados en la trama.

Las nuevas revelaciones sobre servicios de prostitución en la trama de corrupción del PP profundizaron aún más la crisis de imagen que atraviesa el partido, desde que anteayer la justicia decidió levantar parcialmente el secreto de sumario sobre la causa.

Según las transcripciones de aquellas charlas, los ex concejales del Ayuntamiento del municipio madrileño de Majadahonda José Luis Peñas y Juan José Moreno recibieron, el 26 de marzo de 2007, el ofrecimiento por parte de "Paco" Correa de un servicio de "compañía de chicas".

El propio empresario admitió que participó en una fiesta organizada en la casa del alcalde de la localidad alicantina de La Nucia, Bernabé Cano, donde, según el testimonio de Correa, "había cinco tías (mujeres) impresionantes", que presumiblemente eran oriundas de Europa del Este.

En las conversaciones que se divulgaron ayer, Correa confirma la presencia de las jóvenes en el chalet del alcalde, al afirmar que uno de los imputados "se llevó una tía guapísima a la habitación" y que "todos los demás estaban allí en pelotas, cada uno con su tía".

Las declaraciones de Correa también implicaron a un ex viceconsejero de Inmigración de la Comunidad de Madrid (gobernada por el PP), al reconocer que con su ayuda pudo "sortear los obstáculos legales" para que una de las prostitutas extranjeras presentes en la casa del alcalde pudiese entrar y salir de España sin inconvenientes y con un pasaje de avión de avión de ida y vuelta pagado por el propio Correa.

Cambio de actitud de Rajoy

El escándalo de prostitución supuso otro golpe para el líder del PP, Mariano Rajoy. Tras haber sido criticado y presionado en privado por influyentes miembros de su partido por minimizar constantemente el "caso Gürtel", Rajoy trató de mostrar ayer un cambio de actitud al declarar que su partido "no mira para el costado ni lo va a hacer nunca" ante los hechos de corrupción.

Además, el líder conservador aseguró que exigirá responsabilidades "a todos aquellos dirigentes o militantes que hayan hecho lo que no deben hacer".

Comentá la nota