Escándalo para la gestión Selva

Decretos del Ejecutivo. Las desprolijidades son manifiestas y públicas. La oposición duda de la transparencia de lo actuado. El intendente se reúne con empresarios que salen con más dudas de las que ingresaron. Se pueden venir juicios que podrían costar cientos de pesos al erario público por la desatención general a las normativas y reglas al haber sido pasada por alto una ordenanza del Deliberativo.
Empresas privadas, el Municipio y la opinión pública enredados en la trama más impactante del último tiempo y del año sin lugar a dudas. La acidez de la oposición y las vías de escape del oficialismo. La historia, Deluca, Lacasa y Retegui hablan del asunto que “todos hablan”: las cámaras de seguridad para Mercedes.

Cuando estaba todo resuelto, al menos para el Ejecutivo, debieron dar marcha atrás y eliminar, por Decreto del intendente, la adjudicación del equipo tecnológico destinado a la seguridad local. La misma constaba de cámaras de vigilancia, Software adecuado y puesta en marcha, en términos de servicio e infraestructura, de un sistema de vigilancia en nuestra ciudad.

Ya más de uno se imaginaba monitorear la ciudad desde cámaras de tv, la ciudad o edificios o el municipio o lo que fuera iba a estar cubierto por el ojo que todo lo ve, sin embargo, un trompazo administrativo - legal lo cerró y lo dejó bien morado. Se demostró que la administración no conoce a fondo las formas de adquirir determinados bienes, las normativas que regulan la compra y los límites y parámetros presupuestarios que deben seguirse. Decretos y más Decretos marcan la escena cual film “Brazil” de Terry Gilliam en el que los papeles y las grises oficinas de la burocracia empañan la realidad. En este caso la realidad empañada es aquella que invita a hacer las cosas bien y los papeles son los que circularon entre los espacios legales, contables, deliberativos y ejecutivos de nuestra ciudad. La city, que iba a estar vigilada, quedó, por el momento, sin cámaras de tv. Sin la vigilancia que nos haría una ciudad del futuro, del “infinito y más allá”, dirían en el film Toy Story.

El primero de los contactos

La empresa Israel Security & Technology se había acertado tiempo atrás a nuestra ciudad para ofrecer sus servicios. Para ello se efectuó un estudio en el que se dictaminaba que unas 20 cámaras de video permitirían un monitoreo de actividades dentro de la ciudad. El presupuesto que la empresa calculó rondaba los 200 mil pesos. El mismo había superado lo especulado por nuestros funcionarios lo que los llevó a decirles que si el Concejo Deliberante trataba el asunto y aprobaba el presupuesto serían comunicados para participar de la licitación. Sin embargo, cuando la misma se hizo, como privada, no bajo la mejor manera de mantener la transparencia, que era pública, la empresa en cuestión no fue invitada a participar.

El llamado

Pasado un tiempo, el Ejecutivo decidió que era momento de trabajar en la colocación de cámaras de seguridad de en la ciudad con el fin de monitorear actividades en espacios estratégicos. Para ello efectuó un cálculo presupuestario y llevó adelante actividades en pos de adquirir los bienes necesarios. Dicen que los organismos públicos como el municipio pueden efectuar llamados privados hasta poco más de 300 mil pesos, ante lo cual, como este llamado era de 200 mil pesos aproximadamente (se dice que era de casi 150 mil pesos) el Ejecutivo entendía estar enmarcado a la ley, pero, como el asunto pasó por el Concejo Deliberante y este le dictaminó en la ordenanza Nº 6552 que el llamado tenía que ser público y el ejecutivo lo hizo privado se habría infringido las instancias de poder. Ahí el quiebre. No se puede sobrepasar una orden del Concejo Deliberante y, muchísimo menos en términos de administración de recursos públicos.

El escándalo

El escándalo se desató porque el ejecutivo llevó a cabo un llamado privado para la compra de las cámaras y el sistema de vigilancia convocando a diversas empresas. Cinco de las que se dedican al tema fueron beneficiadas con la invitación dejando afuera a Israel Security & Technology que había sido consultada con anterioridad. Tres dieron respuesta y una de ellas, Vamalust S.A, oriunda de la vecina ciudad de Luján, salió ganadora. La firma Israel Security & Technology enterada del asunto presentó en mesa de entrada una nota solicitando, de cierta forma, explicaciones por el proceder del municipio argumentando que se habían violado las estructuras del funcionamiento de las instituciones públicas dado que la adjudicación que el intendente dio a la empresa Vamalust S.A había sido dentro de un régimen ilegal pues se realizó como licitación privada cuando debía ser pública pues así lo ordenaba el Cuerpo Deliberativo, además de manifestar su asombro por haber quedado excluida siendo que antaño habían sido requeridos sus servicio profesionales para evaluar la situación de la ciudad en el tema de la vigilancia.

Desde ese momento el ejecutivo se las vió feas. Estaba incumpliendo la reglamentación del funcionamiento institucional al pasar por arriba al Concejo Deliberante, independientemente que los montos les daban favorables, y había otorgado una licitación a una empresa sin tener la totalidad de la visión justificada. La visión global viene de que desde la oposición dicen no entender porqué le dan a una empresa la licitación cuando había otras con mayores y mejores antecedentes.

La desprolijidad se evidenció cuando el intendente Selva materializa el Decreto Nº 725 dejando sin efecto el Decreto Nº 521 que iniciaba el llamado a licitación y también el Decreto Nº 690 que otorgaba la misma a la empresa Vamalust. El oficialismo, concretamente Apesteguía dicen que no van a haber problemas legales dado que si bien la empresa recibió el beneficio de la obra no fue notificada.

No termina acá

La empresa Israel Security & Technology entiende que las desprolijidades son demasiadas y más allá que se reunieron al día siguiente de entrada su nota de protesta, pues eso es, con el intendente Selva, no quedaron para nada conformes con las explicaciones recibidas y no descartan llevar a cabo acciones legales contra nuestra comuna. Algunos sostienen que esto no tiene posibilidad de realizarse dado que el Decreto Nº 725 deja sin efecto la adjudicación y el llamado. La eliminación de las operaciones llevadas a cabo son los actos delineados desde el oficialismo para salvar la situación.

Valmasut que no fue, según fuentes municipales, notificada, también podría realizar juicio a la ciudad porque al concretarse un Decreto del intendente es ya una herramienta poderosa y, con sus matices y discusiones leguleyas, un elemento público.

Israel Security & Technology además afirma que tendría que haber habido publicidad oficial teniendo en cuenta la orden del Concejo Deliberante de hacer una convocatoria pública.

El frente está abierto. Las interpretaciones son varias. Lo cierto es que pueden venirse juicios a la comuna que de ser desfavorable todos nosotros pagaremos por responsabilidad, orden y cuenta de nuestros funcionarios.

Las opiniones

Dos espacios: el oficial y el opositor. Dos maneras de ver la cuestión. Opiniones de personalidades locales que no pueden estar afuera del asunto.

Horacio Deluca: Secretario de Seguridad de la Municipalidad

HL: La colocación de las cámaras claro que sirve para la seguridad. Una vez que estén instaladas las cámaras en distintos puntos de la ciudad van a servir para control, se chequearán a diario en forma paulatina para ver como se van sucediendo los movimientos en los radios en los que abarcará cada cámara y en caso que se produzca algún hecho dentro del ámbito de cobertura de cada cámara probablemente se puedan esclarecer alguno de los actos que sucedan.

-- ¿Cuatro cámaras alcanzan?

Van a ser más de cuatro cámaras, no tengo exacta la cantidad, pero serán más.

-- ¿Por qué se manejó a través de Gobierno y no de Seguridad?

HD: Si bien pertenece a la órbita de Seguridad, se manejó juntamente desde Gobierno y mi Secretaría, el intendente y demás, sale canalizado por Gobierno, pero es una decisión que ha tomado el intendente en su momento y que la trabajamos con el secretario de Gobierno, mi área y el intendente municipal.

-- ¿Y está conforme con que todo haya vuelto hacia atrás y se llame a una licitación?

HD: Si, si, por supuesto.

Débora Lacasa y Jorge Retegui, concejales de la Coalición Cívica:

DL: Es una nueva manifestación de la desprolijidad y la poca transparencia que rige el accionar del municipio. La verdad que había que respetar una ordenanza que decía que para contratar este servicio de seguridad de cámaras, había que llamar a una licitación pública. No se hace de ésta manera, se hace en forma privada y aún siendo privada que implica la invitación a las empresas a participar de la licitación, tampoco se sabe por qué se invita a unos si y a otros no, siendo que esta empresa había participado en el diseño, en el programa y en la proyección de lo que había que hacerse. Desde la Coalición Cívica hemos hecho un pedido de informe, que, pese a que se ha ido para atrás con el decreto adjudicatario, nosotros lo vamos a sostener porque creemos que como fuerza política y como ciudadanos merecemos explicaciones.

-- ¿Les quedan dudas?

JR: Como mínimo si, es una falta de transparencia. Se comentó fuertemente que el intendente ya había firmado el decreto de adjudicación y cuando salió a luz esto con fuerza, se retrotrajo todo y hay un decreto ahora firmado para la anulación, para posteriormente hacer un llamado a licitación pública. Pero además la situación marca claramente el descontrol que hay y la no importancia al tema seguridad. Es una cosa aislada de lo que es la seguridad de Mercedes. Desde la secretaría de Control Urbano, quien depende la seguridad, el secretario tiene que ocuparse un poco más de todo, del tránsito, de la alcoholemia, de la seguridad y vemos que no hay un director de Seguridad, hay apenas un administrativo, que está después del secretario en cuanto a lo que es Seguridad y eso nos demuestra que al intendente Selva no le interesa la seguridad. Sino, ya hubiera armado un equipo para trabajar en el área, siendo que tiene la policía a su cargo.

DL: No le interesa, no lo sabe manejar, no se asesora con quién debe. Me parece que este es un tema muy grave. Se dirá que el tema inseguridad es acá y en la provincia. Pero al ciudadano no le importa si es un problema internacional o de la galaxia, al ciudadano lo que le interesa es ver a sus dirigentes, a su gobierno, trabajando en los temas que a ellos les preocupa día a día. Y son muchas las cosas que se pueden hacer. Coincido con lo que dice Jorge, acá parecería que hay desinterés o al menos de incapacidad.

-- ¿Que se haya tirado lo actuado hacia atrás, fue lo menos malo?

DL: Fue lo menos malo, esperemos que de ahora en más este proceso sea transparente y que realmente se contrate a la mejor persona, que ofrezca los mejores servicios, con los mejores costos y que lo que se pida, sea lo que se pague y que no quede nada en el camino.

-- ¿Les llama la atención que el intendente no pida renuncias con éstos papelones?

JR: No llama la atención porque es el intendente el que forma un equipo, lo forma con gente de su confianza y que tienen un accionar similar. Creemos que es una consecuencia de lo que piensa el intendente. Los demás son sólo colaboradores. La responsabilidad política es de él.

Volviendo al tema seguridad, si no le interesa, lo menos que debería hacer es renunciar al convenio que tiene con la provincia de tener la policía a cargo.

¿Qué es un panóptico?

El panóptico es un centro penitenciario ideal diseñado por el filósofo Jeremy Bentham en 1791. El concepto de este diseño permite a un vigilante observar (-opticón) a todos (pan-) los prisioneros sin que éstos puedan saber si están siendo observados o no. El filósofo francés Michael Foucault fue quién tomó la idea para mostrar la vigilancia que la red de instituciones públicas lleva a cabo sobre la sociedad en unos de sus libros más famosos: “Vigilar y Castigar”, editado en Argentina por Siglo XXI editores siendo el mismo un clásico en el terreno de las humanidades.

El uso de panóptico lo generamos a partir de la necesidad de vigilar los actos de la población, aún a sabiendas de que la mayoría de los actos delictivos y de violencias poseen raíces sociales evitables y no individuales y subjetivas.

Comentá la nota