EL ESCANDALO MIGÑAQUY EN LOS MEDIOS NACIONALES

Lucía Quiroga, una de las militantes K a la que se acusa por el vaciamiento del Hogar de Menores Mignaquy, tiene una respuesta contundente para cada uno de los puntos de la denuncia del bloque de concejales de la UCR de Bragado por el vaciamiento de la institución. Y segura de no haber cometido ningún ilícito, arremete con una contradenuncia: "Esto ha sido una maniobra política, una puja, donde la doctora [Claudia] Piana [tesorera del Hogar]".
En diálogo con Perfil.com, Quiroga, quien hoy se desempeña como empleada municipal en la secretaría de Gobierno de la intendencia de Aldo San Pedro, manifestó que el radicalismo dice "tener muchas denuncias" pero "no tienen nada porque no hemos hecho nada que no corresponda". La UCR alega que la ex Junta Administradora del histórico hogar bragadense vació la institución: desaparecieron 300 mil pesos ahorrados por décadas, muebles e incluso los marcos de cuadros de gran valor, afirman. Quiroga lo desmiente y detalla los gastos.

Afirma que al momento de asumir en el cargo de administradora del Hogar, el entonces intendente radical Orlando Costa declaró la ilegalidad a la Junta, a pesar de que la elección estaba rubricada ante una escribanía pública. "Retiró todo apoyo al Mignaquy; había 94 mil dólares cuando yo asumí y con eso se fue sosteniendo el Hogar en todos estos meses que yo estuve".

"Este dictamen que ha hecho la UCR no habla de los gastos del hogar. Ellos hablan que se hicieron cosas raras, pero en ningún momento dan montos. El intendente retiró todos los empleados municipales; entonces nosotros pagábamos sueldos, vacaciones, aguinaldos, reemplazos por enfermedades", detalla Quiroga, quien perjura que todas las extracciones mensuales que se hicieron de la cuenta del hogar "eran para los sueldos y la comida de los chicos", así como para refaccionar el edificio que "se estaba viniendo abajo algunas partes".

Quiroga desconoce que falten muebles ya que al momento de su asunción, afirma, nadie le entregó un inventario al día, y marca que no pudieron entregar la documentación con todos los detalles del balance económico del Hogar debido a que "una empleada nos secuestra la documentación para meterla en un juicio laboral". "La documentación está en un juzgado; no está quemada", afirma en referencia a la denuncia del radicalismo.

En la denuncia de la UCR también se detallan gastos exorbitantes para un Salón de Usos Múltiples que, al momento de la renuncia de la Junta, no estaba concluído. "Ya esta casi terminado en su totalidad, lo que pasó es que el señor que lo estaba construyendo tuvo problemas de salud, pero ya esta casi terminado", sostiene Quiroga a Perfil.com, quien achaca: "En todas las juntas, el 95% de las personas que la integraron eran afiliadas a la UCR, jamás pensé que ellos, que toda la vida tuvieron afiliados dentro de la junta, iban a tomar esto [su condición de militante peronista] porque esta es la junta más democrática que ha habido".

Comentá la nota