Escándalo en Mendoza con empleados discapacitados

Siete trabajadores del Senado provincial no cobran desde diciembre. Denunciaron a Críticadigital que no tienen respuestas para su situación.
Un grupo de jóvenes discapacitados que trabajan en la Cámara de Senadores de la Legislatura de Mendoza hace dos meses que no cobran sus haberes. Así lo denunció la organización Aspild (Asociación Solidaria para la Inserción Laboral del Discapacitado) en representación de los damnificados.

En diálogo con Críticadigital, la presidenta de la ONG, Stella Maris Rodríguez, reveló que son siete los jóvenes que no cobran sus haberes son siete, pero que sin embargo "continúan cumpliendo con sus horario de trabajo, aunque nadie les da respuesta a la situación”.

Desde hace un año trabajan diez personas con capacidades especiales en el Senado provincial, según lo estipula la ley 5.041. La norma establece que el cuatro por ciento de los puestos de la planta total debe estar destinado a trabajadores con capacidades diferentes.

Una de las empleadas que no cobra desde fin de 2008 y que pidió no ser identificada por temor a represalias, explicó a este medio que "ya se cumplen casi los tres meses desde el 30 de diciembre, que no cobramos. Nosotros seguimos cumpliendo horario pero nadie nos da una respuesta concreta a nuestra problemática”. En la entrevista telefónica, la joven denuncia una peripecia burocrática para cobrar. “En un primer momento nos decían que el vicegobernador (N. del R.:Cristián Racconto) no había firmado los cheques, luego que el convenio no estaba cerrado y finalmente nos dijeron que no existía un convenio para regular esta situación”.

La joven comentó que en varias oportunidades solicitaron una reunión con Racconto, pero sólo recibieron como respuesta que el funcionario del Poder Ejecutivo mendocino no estaba "entregando" fechas de audiencia.

De las diez personas que ingresaron al Senado, a tres le brindaron la posibilidad del traspaso a planta temporal hasta diciembre de 2009. Cobran el doble que sus compañeros por una hora más de trabajo. Según la titular deAspild, los restantes siete quedaron en una situación de indefensión. “No tienen seguro, ni obra social. Una de las damnificadas se descompuso el último viernes en la Legislatura y como no tienen cobertura médica no pudieron llamar a la obra social”, comentó Rodríguez y agregó que otros compañeros le recomendaron que llamaran al 911 que es el Servicio Coordinado de Emergencia.

Los siete empleados en conflcito reciben un salario de 700 pesos mensuales. El último pago efectuado fue el 30 de diciembre de 2008. Sin respuestas a sus reclamos, ya piensan en pedir una reducción del horario de trabajo.

La directora de Aspild agrava el marco de denuncia. “Tres senadores provinciales, Ricardo Bermejillo (Peronismo Concertador), Fanny Estela Llobel (UCR) y Eduardo Fonzalida (Frente para la Victoria), elevaron un proyecto para que las diez vacantes que habían quedado a raíz de empleados que se jubilaron sean tomadas por los jóvenes discapacitados”, pero los puestos fueron ocupados por familiares del vicegobernador, entre ellos, “sobrinas y una cuñada”.

Promesas. La Comisión de Asuntos Sociales, de la que los tres senadores forman parte, elaboraron un proyecto de resolución para pasar a planta permanente a todos los discapacitados. Pero la mujer damnificada asegura que la propuesta fue modificada -por presuntas presiones- y quedó establecido que ingresaran tres a planta temporaria ahora, otros tres en 2010 y los restantes en 2011.

El legislador Bermejillo justificó esa modifición en un problema presupuestario en época de crisis. "El convenio de pasantías, firmado en la administración anterior, fue ratificado por el actual vicegobernador, pero tuvo cambios para no afectar el presupuesto de la Legislatura", manifestó a Críticadigital.

"Nadie puede ingresar a planta permanente debido al convenio colectivo de trabajo, salvo que rinda un examen, pero por ahora no se está llamando a concurso”, aseguró el senador, quien también anticipó que una solución estaría por llegar después de los tres meses sin cobrar. "Tengo la palabra del vicegobernador de que mañana se firma el convenio y que los jóvenes percibirán sus haberes atrasados la semana próxima", aventuró.

Comentá la nota