Escándalo en San Lorenzo: Pintos y Civelli se tomaron a golpes en el entretiempo

En el descanso del partido ante Colón, en Santa Fe, los defensores del Ciclón se agarraron a trompadas mientras salían del campo de juego. El gol del local llegó tras una escalada de Ricky Gómez por el sector del uruguayo. Pezzotta le mostró la roja al latearla derecho y la visita se quedó con diez para el complemento.
Los nervios de San Lorenzo en Santa Fe alcanzaron su pico máximo. En el entretiempo (Colón ganaba 1-0) se tomaron a golpes de puño el uruguayo Pablo Pintos y Renato Civelli, el lateral derecho y el central derecho, respectivamente.

Mientras el equipo caminaba rumbo al vestuario por un afuera de la manga, Civelli se acercó al uruguayo y le dijo algo al oído. Pintos hizo un gesto y se lo sacó de encima. Pero el ex Banfield lo tomó del cuello. Ahí el uruguayo se dio vuelta y le pegó una trompada en la cabeza a su compañero.

Cuando Civelli iba a responder con otra trompada intercedió Nereo Champagne, el arquero suplente del Ciclón y después Miglio, el titular. El equipo se metió en el vestuario, pero el escándalo ya estaba instalado.

El gol de cabeza de Nieto se originó por el sector del uruguayo. Ricky Gómez tiró una pared con Fuertes, llegó al fondo y envió el centro, cuando ya había superado en velocidad a Pintos. El envío al área agarró a Civelli mal parado y Nieto cabeceó al gol a pesar de la marca de Bottinelli.

En el inicio del segundo tiempo, Sergio Pezzotta le mostró la tarjeta roja a Diego Rivero, el capitán de San Lorenzo, y decretó la expulsión del uruguayo.

Comentá la nota