Por el escándalo, Jure echó al presidente del Mercado de Abasto

El intendente firmó el decreto que anula la designación de Martín Gallero en la sociedad anónima. Es el titular de Ergon, aunque está de licencia desde febrero
Mar­tín Ga­lle­ro te­nía las ho­ras con­ta­das en el Mer­ca­do de Abas­to. Por las de­nun­cias con­tra la fun­da­ción Er­gon, el in­ten­den­te Juan Ju­re to­mó en agos­to la de­ci­sión de ar­mar una lis­ta pa­ra reem­pla­zar por los vo­tos al pre­si­den­te de esa so­cie­dad cu­yo pa­que­te ac­cio­na­rio ma­yo­ri­ta­rio es­tá en ma­nos del Es­ta­do.

Sin em­bar­go, aho­ra que se des­cu­brió que Er­gon de­jó una deu­da de 700 mil pe­sos con la Afip, Ju­re de­ci­dió ace­le­rar los tiem­pos y el vier­nes fir­mó el de­cre­to por el cual anu­la la de­sig­na­ción de Ga­lle­ro al fren­te del Mer­ca­do de Abas­to.

"Nos pro­pu­sie­ron una re­nun­cia pe­ro el in­ten­den­te de­ci­dió echar­lo", di­jo un fun­cio­na­rio del go­bier­no.

Si bien ha­bía du­das so­bre si Ga­lle­ro po­día ser des­pe­di­do por de­cre­to, Ju­re ter­mi­nó in­cli­nán­do­se por la ver­sión que di­ce que el Mu­ni­ci­pio pue­de nom­brar y des­pe­dir al pre­si­den­te del Mer­ca­do de Abas­to por­que tie­ne el 51 por cien­to de las ac­cio­nes.

El de­cre­to ofi­cial no da ra­zo­nes pa­ra anu­lar el nom­bra­mien­to. "Con­si­de­ran­do que, de acuer­do con los es­ta­tu­tos que ri­gen el Mer­ca­do de Abas­to de Río Cuar­to S.A., la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Río Cuar­to de­sig­nó me­dian­te el de­cre­to 586/09 al se­ñor Mar­tín Ga­lle­ro co­mo di­rec­tor ti­tu­lar. Es­te De­par­ta­men­to Eje­cu­ti­vo Mu­ni­ci­pal con­si­de­ra opor­tu­no de­jar sin efec­to di­cha de­sig­na­ción", di­ce el tex­to del bre­ve de­cre­to. No hay ex­pli­ca­cio­nes más pro­fun­das.

Sin em­bar­go, los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les se­ña­lan que el des­pi­do es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la pre­sun­ta es­ta­fa en que ha­bría in­cu­rri­do Er­gon al de­jar una deu­da im­po­si­ti­va de 700 mil pe­sos con la Afip.

Des­de que asu­mió en el Mer­ca­do de Abas­to, en fe­bre­ro de es­te año, Ga­lle­ro de­jó de ser el pre­si­den­te de la fun­da­ción alon­sis­ta. Sin em­bar­go, en los he­chos se­guía ma­ne­jan­do los hi­los. En su lu­gar ha­bía que­da­do Juan Sal­de, que era el ad­mi­nis­tra­dor de Er­gon.

El es­cán­da­lo por las de­nun­cias con­tra la fun­da­ción ten­só la re­la­ción con el alon­sis­mo, el prin­ci­pal so­cio po­lí­ti­co que tu­vo el ra­di­ca­lis­mo pa­ra con­ser­var la in­ten­den­cia en el 2008.

Cuan­do los coo­pe­ra­ti­vis­tas die­ron sus pri­me­ros tes­ti­mo­nios de las irre­gu­la­ri­da­des de Er­gon, el alon­sis­mo sa­lió a des­vin­cu­lar­se de la fun­da­ción. Sin em­bar­go, la pre­si­den­cia del Mer­ca­do de Abas­to le co­rres­pon­de al alon­sis­mo des­de 2004 y allí es­tá, pre­ci­sa­men­te, Mar­tín Ga­lle­ro.

Comentá la nota