Escándalo en Israel por los crímenes cometidos por los militares en Gaza

Escándalo en Israel por los crímenes cometidos por los militares en Gaza
Se abrió un debate público sobre la moral y la ética de los soldados israelíes.
Más testimonios sobre muerte de civiles palestinos indefensos, destrucción innecesaria de sus casas y otros crímenes de guerra cometidos por las fuerzas israelíes que participaron de la invasión a Gaza a fines de diciembre de 2008 se conocieron ayer.

Muchos relatos se refieren a casos de vandalismo sin ninguna justificación "operativa" como la destrucción de fotos familiares y "pintadas" ofensivas en las paredes de las casas "tomadas", al parecer sin haber órdenes especificas de las autoridades israelíes.

Soldados de infantería describieron una intervención inusualmente alta de rabinos en la lucha, incluida la distribución de folletos que describen la guerra en términos religiosos. "Todos los artículos tenían un mensaje claro", dijo un soldado. Decían "somos el pueblo de Israel, que llegó al país, casi por milagro, ahora tenemos que luchar para desarraigar a los gentiles, que interfieren con volver a conquistar la Tierra Santa".

El estupor que provocaron los testimonios en la sociedad obligó a las FF.AA. israelíes a anunciar el lanzamiento de una investigación. Este anuncio se produjo a partir de la difusión de los testimonios por los medios de comunicación. a pesar de que Dani Zamir, el director de la academia pre-militar, entregó la información a las autoridades militares hace más de un mes.

La diferencia entre los informes oficiales y la realidad empezó a descubrirse poco después de terminar la ofensiva israelí. Las FFAA israelíes no permitieron la libre entrada de periodistas a Gaza y mantuviron el monopolio de la información.

Desde el inicio de la invasión a Gaza hubo acusaciones graves como la utilización ilegal de obuses y morteros de fósforo blanco en zonas pobladas. Primero el ejército las rechazó pero días después tuvo que admitir su veracidad.

Los testimonios eran neutrales ya que provenían de soldados y oficiales sin interés político alguno.

Lo que más ha impactado a la sociedad israelí (además de la total oposición entre la información oficial y la de los testigos) es lo que algunos llaman, parafraseando a Hannah Arendt la "vanalidad de la maldad", es decir, disparos a matar contra niños, mujeres y ancianos por el mero hecho de encontrarse en zonas "prohibidas", vandalismo en viviendas tomadas temporariamente, escupir las comidas de los palestinos, etcétera.

Los testimonios fueron tomados de un encuentro de ex alumnos de la academia pre-servicio militar Yitzak Rabin. La reunión organizada por Dani Zamir, el director de la academia, tenía como objetivo evaluar las consecuencias de la ofensiva israelí, que las autoridades militares y políticas definieron como "exitosa", especialmente en comparación con los inconvenientes que tuvieron durante la guerra del Líbano, de 2006.

Los participantes en la reunión, sabiendo que su dichos aparecerían resumidos en la revista de la institución- prefirieron centrarse en la crítica a la afirmación de las autoridades israelíes sobre la conducta moral durante la ofensiva. Oficialmente se dijo: "Es el ejército más moral y ético del mundo", una definición que muchos soldados no podían respaldar.

La publicación de los testimonios en la revista de la academia y posteriormente en Haaretz, impulsó a otros soldados (conscriptos y de reserva) a sincerarse ante los medios de comunicación.

Esto llevó a una discusión pública sobre la ética de Israel. Muchos consideran esta discusión como parte de una "campaña antiisraelí". Sectores de la izquierda israelí se han puesto en campaña para formar una comisión independiente de investigación sobre lo acontecido. Pero e ex Jefe de los Salud de las FFAA israelíes y hoy diputado de ultraderecha, Arie Eldad, acusó a la izquierda y a la ciudadanía árabe israelí de "No soportar una guerra en la que no hayan víctimas israelíes". Su compañero de bancada, Mijael Ben Arí, llamó a investigar la acción traicionera de los soldados iraelíes que se suman a la campana antiisraelí".

Comentá la nota