Escándalo en el CD de General Acha

Anoche se reanudó la sesión ordinaria que había quedado trunca el día anterior cuando la oposición dejó sin quórum al oficialismo. Sigue la polémica por la permanencia de un edil en lugar nocturno.
El Concejo Deliberante de General Acha reanudó anoche la sesión ordinaria que se había realizado el miércoles, pero que fue imprevistamente levantada cuando la oposición dejó sin quórum a sus pares oficialistas.

Lo que parecía una sesión normal se transformó en un escándalo, debido a la polémica que generó que el jefe de la comisaría local, José Eduardo Palau, hiciera público a través de un medio televisivo que el edil José Luis Garro permaneció en un bar una hora más de lo permitido por la ordenanza municipal.

Desde el bloque del Frepam, Alejandro Odasso solicitó al momento que se comenzó a dar lectura a los asuntos ingresados, el ingreso y tratamiento de un proyecto de resolución que repudiaba el accionar del jefe de la dependencia policial local. Pero se encontró con la moción del PJ, que a través de Nelly Mena, solicitó que el tema sea tratado sobre tablas, para lo cual se debía poner en votación, necesitándose los dos tercios.

El resto de los ediles de la oposición apoyó la postura de Odasso, mientras que el presidente cuerpo, Marcelo Berot, se negó a que el proyecto sea tratado en la sesión en las condiciones propuestas por el bloque del Frepam. La oposición se levantó y dejó sin quórum a los concejales del PJ que, luego de media hora, levantó la sesión.

Malestar.

Otro de los motivos que molestó a los concejales de la oposición es que durante la parlamentaria, los cuatro presidentes de los bloques de la UVA, el Frepam, Frente para el Cambio, y el PJ, acordaron darle tratamiento al proyecto de resolución que habían elaborado los ediles de la oposición. Pero durante la sesión, se encontraron con que el presidente del oficialismo, José Luis Procetti, se resistía a lo supuestamente acordado en esa oportunidad. "Ahora quiere borrar con el codo, lo que escriben con la mano", dijo Garro, en clara alusión al accionar de Procetti.

Por otra parte, los justicialistas argumentaron que el tenor del proyecto de resolución de la oposición era "muy fuerte" para ser aprobado por el Concejo Deliberante.

Comunicado.

Por otra parte, el bloque del Frepam hizo un comunicado de prensa respecto a este tema: "Ante la tendenciosa información surgida de la comisaría local, se elaboró un proyecto de resolución con la finalidad de repudiar tal actitud. En tal sentido, se acordó en reunión de labor parlamentaria, con el consenso de los presidentes de los cuatro bloques del CD, el tratamiento del aludido proyecto".

"Ya en sesión -continuó- el presidente del cuerpo, Marcelo Berot, quien se había opuesto en la comisión de labor parlamentaria, pretendió que el proyecto ingresara como petición sobre tablas. Ello le permitía pasar el mismo a comisión y por ende no tratarlo, ya que para entonces contaba con la anuencia del concejal presidente de su bloque, que horas antes le había sido contrario a sus pretensiones".

Inoperancia.

En realidad, sostiene Odasso, "la pretensión era no tratar el proyecto, dado que la inoperancia administrativa hacía difusa la determinación del horario de cierre de bares, ya que se había perdido la ordenanza aprobada, siendo necesaria su reconstrucción".

En definitiva, desde el bloque que Berot integra, "se pretendió discutir sobre la difusión de una información a nuestro entender maliciosa, pero derivó en la falta total y absoluta de criterio para el tratamiento de una cuestión que involucra al cuerpo, y terminó develando un accionar que oculta la carencia de aptitud para dirigir un órgano de gobierno, con desmedro de la calidad institucional".

Por esa razón, el Frepam expresó públicamente el repudio a la información policial brindada por el comisario, José Eduardo Palau, ya que "el concejal involucrado no cometió ni permitió o consintió que se cometa infracción alguna".

Comentá la nota