Escándalo en Francia: se fue el hijo de Sarkozy

El hijo del presidente Nicolas Sarkozy tiró la toalla. En un noticiero televisivo y, después de consultar a su padre "como papá" y no como Jefe de Estado, Jean Sarkozy renunció ayer por la noche a sus aspiraciones de presidir el EPAD, el Consejo Administrativo de La Defensa, el moderno distrito de negocios en las afueras de París.
Se conformará con ser miembro administrador, si su candidatura es elegida, porque el joven es diputado provincial de los Altos del Sena a pesar de su falta de formación que le dan dos semestres de estudios de Derecho.

Durante dos semanas de escándalo internacional, Jean (23) logró no sólo enfurecer a los franceses y dar razón para que los extranjeros ironicen sobre el tema sino también dividir a la UMP, el partido oficialista, que al igual que los socialistas comenzaron a lanzar acusaciones de nepotismo familiar y expresaron su temor por el castigo electoral en las próximas elecciones regionales francesas.

La polémica causó una gran erosión en la imagen del Jefe de Estado francés, en medio del affaire de su ministro de cultura, Frederick Mitterrand, acusado de realizar turismo sexual, y el juicio contra el ex primer ministro conservador Dominique de Villepin, que el presidente impulsa como parte civil en el caso Cleastream, ante el desconcierto de sus simpatizantes.

"¿Si para tomar esta decisión yo hablé con el presidente de la República? No. ¿Con mi padre? Sí. Pero es una decisión que tomé solo, que asumo solo", dijo Jean Sarkozy en el estudio televisivo de France 2 frente a David Pujadas, un presentador respetado de Francia.

Comentá la nota