El escándalo de espionaje de la policía porteña crece con llamadas sospechosas

Hubo al menos 80 contactos entre el ex policía detenido y la Metropolitana.
El escándalo por el ex policía federal sospechado de haber realizado espionaje para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires crece día a día. Ahora se detectaron llamados realizados desde el teléfono celular del ex policía detenido, Ciro Gerardo James, en la zona del Ministerio de Justicia y Seguridad del Gobierno porteño y las oficinas de la flamante Policía Metropolitana. Por esa razón ayer se hicieron diversos allanamientos.

Así lo revelaron ayer a Clarín fuentes cercanas a la investigación que lleva adelante el juez federal Norberto Oyarbide. Hasta ahora, el Gobierno encabezado por Mauricio Macri había negado que James hubiera trabajado o fuera a trabajar en la Policía Metropolitana. El ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Guillermo Montenegro, había negado enfáticamente tal posibilidad.

Sin embargo, el análisis de los llamados realizados por James desde su celular parecería desmentir al ministro. Hasta ahora, la Justicia tiene acreditado que James fue contratado por el Ministerio de Educación de la Ciudad para tareas que no están del todo claras. La sospecha es que figuraba en esa área pero hacía tareas de inteligencia.

Ayer a la tarde se allanó la oficina de la jefa del gabinete de asesores del Ministerio de Educación, Roxana Barroso, para quien se supone que trabaja James como asesor. También hubo dos procedimientos en oficinas vinculadas al ex jefe de James en la Policía Federal, el comisario retirado Jorge "Fino" Palacios. Uno de los allanamientos fue en el centro porteño y el otro en la localidad de Olivos. Ambas serían agencias de seguridad vinculadas al ex comisario.

Palacios renunció a dirigir la nueva Policía Metropolitana luego de las críticas que recibió por su actuación en la investigación del atentado contra la AMIA. Fue reemplazado por Osvaldo Chamorro, cuyo estudio de abogado, contiguo a la oficina de Palacios en un edificio de Maipú al 200 también fue allanado ayer, según dijeron fuentes judiciales.

Los allanamientos fueron ordenados por Oyarbide luego de detectarse que habrían existido numerosas comunicaciones telefónicas de James con Palacios y Chamorro. "En un solo mes hay 80 llamados entre el celular de James y una de las agencias de Palacios allanada", dijo una fuente de la investigación, que agregó: "Muchos llamados fueron hechos por Palacios o Chamorro al celular de James".

El detenido ex policía federal fue detenido luego de que un policía misionero lo vinculara con la pinchadura del celular de Sergio Burstein, uno de los familiares de las víctimas de la AMIA que se oponía a la designación de Palacios al frente de la Policía Metropolitana. James había trabajado en la zona de la Triple Frontera en el área que manejaba Palacios en la Federal.

Comentá la nota