Escándalo: un empresario denunció que le pidieron coimas en Victoria

Victoria.— Tras un año de la polémica instalación de un frigorífico aprobada por decreto de la Intendencia —pese a la negativa del Concejo—, el titular del emprendimiento, el bonaerense Guillermo Oscar Huarte, denunció públicamente a los ediles José Molla (ex presidente del bloque Justicialista y recientemente separado en una bancada unipersonal) y Angélica Chada (bloque Juan Carlos Stratta), por haber intentado coimearlo en 15 mil y 100 mil pesos respectivamente, a cambio de su voto favorable al momento de expedirse sobre el emprendimiento.
Cuando ingresó el proyecto al Concejo, en septiembre de 2008, la mayoría de los ediles estaba a favor de la iniciativa. Pero una serie de irregularidades y dudas sobre los antecedentes y solvencia del inversor —figuraba como un pequeño contribuyente en la Afip y pretendía montar un emprendimiento de 2,3 millones de dólares—, derivaron en el voto negativo de 7 de 10 concejales.

Sin embargo, el Ejecutivo cedió a Huarte 4 hectáreas del futuro parque industrial y autorizó la instalación de la planta. La decisión evidentemente estaba tomada de antemano, porque mientras el Concejo debatía el proyecto en comisión, ya se estaba montando el obrador.

Tras la polémica, la obra se detuvo, pero se reinició y hoy está muy avanzada.

Llama la atención que Huarte haya lanzado tan graves acusaciones contra los ediles tras un año de la votación del Concejo y del supuesto pedido de coimas. El empresario dijo que su determinación de hacerlo público deriva de los constantes ataques de Chada, quien fue la primera en denunciar anomalías en el proyecto.

"Tomé la decisión de hablar porque la concejala volvió a sacar una nota en un diario donde habla de lo mismo. Además, comprometió al intendente, al gobernador y decidí ponerle coto a esta cuestión. Me hago cargo de lo que digo, que hagan los juicios que quieran; yo sé lo que tengo que hacer", advirtió el titular del frigorífico.

Contradicción. LaCapital se comunicó con Chada, quien en principio dijo que no le interesaba "hablar de ese evasor", pero luego afirmó: "Tiene que demostrar sus dichos. Si fueran ciertos ¿por qué no lo denunció en su oportunidad?". La concejala tildó al empresario de "mafioso, inescrupuloso y matón" e insistió con que por su condición de monotributista "tiene que ser testaferro de alguien".

Más de una vez, Huarte respondió a las acusaciones de Chada con amenazas tales como "si fueras hombre no estarías ahí sentada", o "se salva porque es mujer". La edila respondió: "Evidentemente mi lengua y mi presencia le molestan porque lo descubrí y lo mandé al frente".

Y aunque está en condiciones de accionar penalmente, dijo que no piensa "gastar ni siquiera en cartas documento porque es un insolvente y no tiene nada a su nombre. Tengo tranquilidad absoluta y quienes me conocen saben cómo he actuado", concluyó.

Sorprendido. Visiblemente afectado, Molla no ocultó su sorpresa ante la "irracional" acusación. "Me resulta raro dar explicaciones, porque yo voté a favor y defendí el proyecto porque significa más trabajo para los victorienses".

El concejal opinó que detrás de los dichos del empresario hay alguna maniobra. "Tal vez se deba a mi trabajo legislativo en cuanto al uso de agroquímicos y a internas políticas. Me siento muy mal", dijo. Molla no descarta iniciar acciones judiciales por calumnias e injurias.

Comentá la nota