Escándalo en Centenario por el despido de cinco contratados

El gremio municipal pidió explicaciones y dijo que la caída de los contratos es una medida netamente política.
Un escándalo de proporciones se generó ayer al término de una sesión de Concejo Deliberante en la que se autorizó un "endeudamiento" de la comuna en unos 200.000 pesos.

El gremio municipal fue a pedir explicaciones porque se despidió a cinco empleados por "revancha política": por ser familiares o adherentes al concejal que (siendo parte de la Concertación local) hace dos semanas votó en contra al oficialismo en una reunión donde no se autorizó un proyecto inmobiliario.

Los gritos y cruces de palabra se extendieron por más de una hora cuando la reunión había finalizado: los trabajadores municipales le recriminaron al presidente del Concejo, Oscar Nahuel, porqué se estaba despidiendo a contratados sólo por coincidir con la postura política del concejal Mario Acuña, que se separó de la uniformidad del oficialismo al votar en contra del loteo de Villa Angela.

"Cuando el compañero preguntó porqué lo dejaron sin trabajo, el secretario de Obras Públicas, Fernando Pieroni le respondió que se había roto el pacto político con el concejal Acuña; resulta que ahora los contratados son la mercancía de intercambio de las componendas políticas, volvemos a los años de la represión y la esclavitud, aunque sean contratados no vamos a aceptar que se eche gente por revancha política, porque mañana siguen los del MPN, los de la UCR porque habrá represión partidaria según la decisión que se tome en el Concejo", recriminó el secretario general del sindicato municipal, Francisco Ponce.

En intendente no está

Por otra parte, el intendente Javier Bertoldi se encontraría en Mar del Plata y la máxima autoridad política del municipio ayer era Nahuel.

Por otra parte, Ponce criticó también que los concejales se "endeuden" por 200.000 pesos para pagar por única vez un aporte salarial de 300 a los trabajadores "con un presupuesto de 71 millones de pesos, de los cuales 48 son de gastos corrientes y 35 de masa salarial; una cifra de 200.000 pesos no es para pedir adelanto de coparticipación, lo que pasa es que en Centenario toda la información que debiera ser pública se restringe y se transforma en tabú, de ellas nadie habla: la recaudación de la comuna es un secreto total, la plata que se perdió en un robo es tema tabú y la responsabilidad de los malos funcionarios es tema tabú", dijo.

Comentá la nota