El escándalo de los dos asistentes de Cristina

Fabián Gutiérrez e Isidro Bounine son la sombra de la Presidenta y fueron denunciados en las últimas semanas por su acelerado incremento patrimonial. Los casos están en la justicia federal y la Oficina Anticorrupción.
Los secretarios de la presidenta Cristina Kirchner se vieron obligados a dejar su anonimato en las últimas semanas a raíz de la investigación de su patrimonio que arrojó un incremento acelerado. El primero de los secretarios cuya fortuna generó un escándalo fue Fabián Gutiérrez. El abogado Enrique Piragini denunció a Gutiérrez por presunto enriquecimiento ilícito cuando se difundieron los detalles de su crecimiento patrimonial y de la llamativa vivienda que estaba construyendo en la ciudad de El Calafate, donde se ubica además la residencia del matrimonio presidencial.

En 2003, Gutiérrez había declarado un patrimonio de 52.590 pesos. Seis años después, declaró bienes por 1.419.754 pesos, aunque sus deudas ascendieron a 1.017.362. Es decir que en total, sus activos de este año son de 402.392 pesos, con un crecimiento del 765 por ciento en seis años. El secretario de Cristina tiene 36 años y trabaja para el matrimonio Kirchner desde los 18.

El juez federal que recibió la causa es Claudio Bonadío, que decidió que podía iniciarse una investigación formal que está a cargo del fiscal Guillermo Marijuán, quien la semana pasada le pidió a un juez federal santacruceño que inspeccione la casa de Gutiérrez en El Calafate. El secretario privado de la Presidenta debió salir a explicar la lujosa propiedad, que tiene porcelanatos, hidromasajes y jacuzzis, y cuyo valor se había calculado en un millón de dólares. Sin embargo, Gutiérrez aseguró que una vez terminada no valdrá más de 300 mil dólares.

Isidro Bounine es el otro secretario presidencial que está siendo investigado. La Oficina Anticorrupción, que analiza sus últimas declaraciones patrimoniales, detectó que los bienes de Bounine pasaron de sumar 15 mil pesos a 734.261 pesos en los últimos cuatro años.

Con su sueldo obtiene un ingreso de 171 mil pesos al año, más algunos extras como los 65 mil pesos de viáticos y 36 mil pesos por alquilar una propiedad. Los números no cerrarían porque la diferencia entre las declaraciones juradas de los últimos cuatro años es mayor a la suma de sus ingresos en ese período.

El secretario de 29 años, es hijo de Maquena, quien fue niñera de Florencia Kirchner, la hija menor de la Presidenta. Después de trabajar un tiempo junto a Héctor Icazuriaga, el jefe de la SIDE, Jorge Isidro Baltazar Bounine comenzó asistir a Cristina Fernández y ahora es uno de sus secretarios privados. Esto significa que es uno de los pocos que acompaña siempre a la jefa de Estado en los actos públicos y la asiste en la actividad privada en la Casa de Gobierno o en la residencia de Olivos.

El abogado Javier Miglino pidió que se investigue a este secretario de Cristina para que se determine si cometió una infracción a la Ley 25.188 de Ética Pública.

A solas con la embajadora

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibirá hoy a las 19 en la Casa Rosada las cartas credenciales de cinco embajadores, entre ellos la de los Estados Unidos, Vilma Socorro Martínez. Según fuentes de la Cancillería, la jefa de Estado conversará con Martínez acerca del futuro de las relaciones bilaterales entre la Argentina y la administración de Barack Obama. Martínez sufrió un "escrache" el jueves pasado de organizaciones sociales que le reclamaron su intervención en favor de Kraft.

Comentá la nota