ESCALADA | UN RECLAMO DE HACE TIEMPO Otra vez solicitan que reparen la deteriorada calle Juan de Garay

 ESCALADA | UN RECLAMO DE HACE TIEMPO    Otra vez solicitan que reparen la deteriorada calle Juan de Garay
Cansados de convivir con los enormes baches, los vecinos de Remedios de Escalada exigen que se arregle la calle Juan de Garay al 100 en donde se acumula agua y basura. Los automovilistas aseguraron ser “los más perjudicados” ya que deben realizar varias maniobras para “evitar romper" sus vehículos. En este sentido, indicaron que “con el paso del tiempo la calle se deteriora cada vez más" y circular por allí "es imposible”.

Quienes viven o tienen su comercio en la calle Juan de Garay, a metros de la avenida Hipólito Yrigoyen, en la localidad de Remedios de Escalada, piden que la municipalidad de Lanús arregle el deteriorado asfalto en donde se acumula mucha agua y basura.

“Hace meses veo frente a mi casa cómo la calle se rompe todos los días un poco más. Llamé varias veces al municipio, me tomaron el reclamo pero hasta ahora nadie hizo nada por reparar el asfalto”, comentó enojada Norma Ares, una vecina que vive en la cuadra.

Por la arteria circulan varios autos y camionetas a diario que deben esquivar cada uno de los pozos para evitar romper el tren delantero de los vehículos. “Podés esquivar un pozo pero no todos. Siempre terminás cayendo en uno”, señaló, ante la consulta de Info Región, un automovilista que pasaba por allí.

Los comerciantes del lugar también se ven perjudicados ya que “las veredas nunca pueden permanecer limpias”. Esto se debe a que en los baches se acumula agua sucia, la cual termina en las veredas cada vez que un vehículo pasa por allí.

“Valdeo la vereda dos veces al día y siempre está sucia porque los autos salpican toda la suciedad para acá. Hace días que hay agua estancada y nadie de la Municipalidad viene a sacarla”, indicó una empleada de una granja de la zona.

Sin embargo, el comercio que más sufre el deterioro de la calle es la heladería ubicada en Juan de Garay 12 porque sus empleados debieron sacar las mesas y sillas que se encontraban junto al cordón de la vereda ya que sus clientes suelen ser “bañados por el agua sucia que se acumula en los pozos”.

“La gente prefiere sentarse adentro del local porque temen ser salpicados por algún auto. Por eso decidimos sacar las mesas de la vereda”, aseveró Pablo, uno de los empleados. Aquellos conductores que no conocen la zona son también víctimas de esta calle rota, sobre todo en los días de lluvia, ya que el agua que se junta impide advertir la dimensión de los pozos.

A pesar de la buena voluntad de los vecinos que con un secador de piso tratan de quitar el líquido y la basura acumulada, el problema persiste desde el año pasado y tiende a agravarse con el pasar de los días ya que el asfalto cada vez está más roto.

“Es una de las principales arterias de Escalada, en donde hay varios comercios. No entiendo por qué si pagamos todos los impuestos, las autoridades no nos dan ninguna solución”, apuntaron los comerciantes.

Comentá la nota